El Ateísmo en la Red

Más sobre Huxley y la definición del agnosticismo

[ Original English version / Versión original en inglés ]

[ Volver a "Introducción" ]

Huxley nos describe cómo llegó a inventar la palabra "agnóstico":

Cuando alcancé la madurez intelectual, y comencé a preguntarme si era un ateo, teísta o panteísta, materialista o idealista, cristiano o librepensador, me encontré con que mientras más aprendía y reflexionaba, menos cerca estaba la respuesta, hasta que llegué a la conclusión que no tenía arte ni parte en ninguna de estas denominaciones excepto la última. La única cosa en la cual esta buena gente estaba de acuerdo era en la que yo difería de ellos. Estaban bastante seguros de que habían alcanzado una cierta "gnosis", de que habían solucionado más o menos el problema de la existencia; mientras que yo estaba seguro de que no lo había hecho, y tenía una convicción bastante fuerte de que el problema era irresoluble. Y, con Hume y Kant de mi lado, no podía pensar de mí como presuntuoso por aferrarme a esa opinión. [...]

Así que me puse a pensar, e inventé lo que concebí como el titulo apropiado de "agnóstico". Vino a mi mente como la sugestiva antítesis del "gnóstico" de la historia de la iglesia, que profesaba saber tanto de las cosas que yo ignoraba; y aproveché la primera oportunidad de hacerla desfilar en nuestra Sociedad, para demostrar que yo también tenía cola, como los otros zorros.

[Citado en "Encyclopaedia of Religion and Ethics", 1908,
editada por James Hastings MA DD]

Huxley se quedó tan encantado de averiguar que la palabra "agnóstico" tomó arraigo, que procedió a expandir lo que quería decir con ella.

El agnosticismo, de hecho, no es un credo sino un método, la esencia de lo que se basa en la rigurosa aplicación de un solo principio. Ese principio es muy antiguo, es viejo como Sócrates, viejo como el escritor que dijo "Pruébalo todo, aférrate de lo bueno"; es el cimiento de la Reforma, que ilustró con simplicidad el axioma que todo hombre debería ser capaz de dar razón de la fé en él, es el gran principio de Descartes; es el axioma fundamental de la ciencia moderna. Positivamente, el principio puede ser expresado así: En cuestiones del intelecto, siga a su razón tan lejos como le lleve, sin prestar atención a otras consideraciones. Y negativamente: En cuestiones del intelecto, no suponga ciertas las conclusiones que no han sido demostradas o no son demostrables. Tomo eso como la fe agnóstica, que si un hombre la respeta entera e incorruptamente, no deberá tener vergüenza de mirar en los ojos al universo, cualquiera sea el futuro que éste le guarde.

Los resultados de la definición del principio agnóstico variarán de acuerdo al conocimiento individual y la capacidad, y de acuerdo a la condición general de la ciencia. Lo que no ha sido probado hasta hoy puede ser probado, con la ayuda de nuevos descubrimientos, mañana. Los únicos asuntos negativos inmutables serán aquellas negaciones que fluyen de la demostrable limitación de nuestras facultades. Y la única obligación aceptada es la de tener la mente siempre abierta a la convicción.

[" Agnosticism", 1889]

Es erróneo que una persona diga que está seguro de la verdad objetiva de una proposición a menos que pueda dar evidencia que justifique lógicamente esa certeza. Esto es lo que el agnosticismo asevera, y en mi opinión, todo lo que es esencial para el agnosticismo.

["Agnosticism and Christianity", 1889]

Una biblioteca electrónica de escritos de Huxley está disponible (en inglés) como parte de The Secular Web.


Versión original en inglés © mathew <meta@pobox.com> 1995-1997. Todos los derechos reservados.

Última modificación: Lunes 30 de junio de 1997

Traducido al castellano por Sergio <ateismored@yahoo.com>.