Jornadas de Bibliotecología, Ciencias de la Información y Tecnología

El Bibliotecario Electrónico:
¿Bibliotecario del Futuro?
por Mildred López Martínez

La realidad y los cambios que genera la sociedad actual dan base para que la información, la biblioteca y los que hacen uso de ambas evalúen la misión educacional la visión y proyección en la vida de los miembros de la sociedad.  Los varios recursos, la información y cómo ésta debe ser usada por los que la solicitan, se convierte en objetivo primordial de mayor atención en las instituciones educativas.

Con el uso de las computadoras y las diversas bases de datos que existen, el proceso de aprendizaje cambia radicalmente.  Siendo una búsqueda en línea, se usa para que sea exitosa.  Debe ser aprendida, planificada y llevar un orden de prioridad.  Naturalmente, el cliente o usuario que solicite estos servicios debe recibir unas instrucciones que llenen las necesidades en su búsqueda informativa.

La creciente complejidad dentro de la estructura de la sociedad, sus problemas y la evolución y el aumento del conocimiento convierten al individuo en un ser de competencia activando su inteligencia y su motivación por el aprendizaje.  Las bibliotecas son el eje de constante ilustración hacia la extensión del usuario y a ese espíritu de búsqueda.  El valor real de todo esto estriba en el verdadero significado y urgencia de la información puesta en orden hacia prioridades y desarrollo de destrezas de búsqueda.  Las expectativas de la sociedad en que vivimos hacen crecer inquietudes y paralelos en el diario vivir que tornan hacia un mejoramiento de vida.

Para determinar las necesidades del hombre y aumentar su campo de conocimiento, los ”servidores de la información” permiten acceder por los medios más rápidos de nuestra sociedad:  ”las computadoras”, que demandan hoy nuestra atención a tal grado que ya somos parte del sistema dando paso al mundo cibernético electrónico, y convirtiéndonos en “Bibliotecarios Electrónicos”.

Nos preguntamos, ¿Por qué bibliotecarios electrónicos?  La respuesta no se deja esperar.  Estamos cambiando nuestro rol hacia un campo de la tecnología, a un papel del técnico de la información.  Hablamos un lenguaje técnico, damos instrucciones técnicas, accedemos información por medios tecnológicos y el usuario/cliente, ¿dónde queda?  ¿Quedará satisfecho con la mejor respuesta y el inicio efectivo para su demanda?

Si es cierto que en este mundo de la información se obtiene la misma con la mayor rapidez, también es cierto que la corta cantidad de la presentación lo hace a veces infundirse en cuanto a la calidad informativa o mejor a llevar verdaderamente sus expectativas o necesidades.  Diría que a veces resulta asfixiante tratar de llegar a una respuesta definitiva de lo que se quiere.  A pesar de que se logran unos propósitos como la información al tiempo de la necesidad en un esfuerzo mínimo o con menos ayudas se queda muy atrás el orden de importancia.

El papel vital del bibliotecario debe seguir los parámetros de siempre, “clasificado dentro del concepto extensión del profesor”.  El bibliotecario es Maestro en el vasto mundo de la información.  Su instrucción es vital para la obtención de un conocimiento claro y el desarrollo del aprendizaje en cualquier materia.  El pensamiento crítico, la evolución de materiales, el desarrollo de investigaciones, destrezas en varios niveles, estrategias de búsqueda dependan de una buena dirección y guía.  El bibliotecario nunca morirá por la función de la computadoras en un campo, al contrario, es la institución y su objetivo quien dará la última palabra.

Es la biblioteca con su personal las que ajustarán y decidirán los cambios, sin dejar de advertir que se debe responder a una clientela diversa y versátil.  Lo más importante es mantener la información lo mas útil posible y que la misma llegue rápidamente al demandante.  De esta manera la visión de una biblioteca electrónica combinada será eficiente dentro de los objetivos de la educación misma.  Estamos en la era de la información basada en imágenes y sonidos, hechos que llaman más atención al mejoramiento en la clientela más joven de las instituciones educativas.  Es necesario proveer para estos unas herramientas que simplifiquen la búsqueda.

La percepción de más necesidad y el énfasis que se le dé es punto de negociación entre sus demandas, actitudes, comportamiento y selección y uso de información.  El usuario o cliente debe estar claro en cuanto al propósito de búsqueda en el campo de la tecnología que se le ofrezca.  El énfasis mayor, la investigación o búsqueda de información, cae dentro de un control bibliográfico.  La asistencia del usuario debe persistir, pues el rol o papel dominante del bibliotecario como instructor del aprendizaje se desarrolla dentro de una nueva forma de demanda informativa.

Los bibliotecarios, como los maestros, crean en el estudiante los campos de conocimiento para desarrollarse en todas su fases como individuos finalmente.  Las experiencias educacionales de éstos son la responsabilidad de ambos.  Dentro de ese papel pedagógico los bibliotecarios deberán tener una mayor participación en los programas institucionales y eventos que proyecten los intereses de la comunidad estudiantil, un mayor acercamiento con la finalidad, propósitos, objetivos y materiales que alienten la intelectualidad de la clientela o la presencia, en ocasiones de una alta atención individualizada en aquellos casos que así lo ameriten.

Recordar que los clientes necesitan instrucciones vivas o ocasionadas, no marcadas . Dejar de ser ”administradores” y ser más devotos hacia la comunicación e investigación de la clientela y revaluar los servicios constantemente en igualdad a las necesidades presentes y cambiantes de las demandas.  Los bibliotecarios como grupo educador deben reconocer siempre que su contribución es muy especial en el servicio a la humanidad 

La biblioteca representa "servicio" y los bibliotecarios el medio educador o profesional ‘dentro de este mundo de la información y la tecnología.  El estudiante confronta mejor la información de lo que puede en muchos casos asimilar.  El bibliotecario tiene que aplicar su conocimiento, dejar bien su imagen que aumente en el momento frente al estudiante.  El papel   del experto en el conocimiento ayuda a personas dentro de la  adquisición, la importancia y la relación con su necesidad informativa y el punto donde transforma la información en conocimiento .


Biografías    |  Enlaces  |  Ensayos  |  Organizaciones  | Revistas  |  Universidades

Dr. Cirilo Toro Vargas
Publicado en el Internet:  8 de agosto de 2001.
Revisión:  18 de abril de 2005.