Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

LA RESISTENCIA CATÓLICA A LA IGLESIA CONCILIAR


 

Uno de los fenómenos más sorprendentes del catolicismo de las últimas décadas es la creciente proliferación de grupos católicos en abierta resistencia al espíritu conciliar que se apoderó de la Iglesia a partir de 1962. Esto no quiere decir que antes de 1962 no existieran modernistas en la Iglesia ni mucho menos, pero el magisterio de los Papas y de los Concilios hacían oír fuertemente la Voz de Cristo y no permitían que esta fuera distorsionada. Pero, lamentablemente, el Caballo de Troya del modernismo se infiltró en la Ciudad de Dios después de la muerte del Papa San Pío X, en el año 1914. El año 1958 subió al trono pontificio, el Papa Juan XXIII. A partir de él, todos los Papas atenuaron o directamente desfiguraron la doctrina de Cristo para hacerla más agradable a los oídos del mundo moderno. Ahora la Iglesia se reconcilió con el liberalismo y acalló sus críticas al comunismo. Y para reconciliarse con los protestantes reformó la Misa y los Sacramentos, y la doctrina católica sobre ellos se atenuó y en algunos casos se silenció y deformó.

Frente a esta revolución dentro de la Iglesia dirigida por Roma, se inició una resistencia desde varios frentes no siempre compatibles entre sí.

No vamos a mencionar a los grupos que han elegido a su propio Papa, porque son intentos poco serios y de carácter simplemente cismáticos. Vamos a mencionar los grupos que nos parecen bien fundados:

  1. El Sedevacantismo

Esta postura afirma que la Sede Romana está actualmente Vacante. Por lo tanto los Papas conciliares son unos intrusos, ya que por ser herejes están depuestos. Pero la crítica que le podemos hacer es que el único que puede decretar la herejía formal de un individuo católico es su superior jerárquico. Y en el caso del Papa, su superior jerárquico es Jesucristo, ya que el Papa es el vicario de Cristo y cabeza visible de la Iglesia. Lamentablemente no ha ocurrido la intervención milagrosa de Jesucristo, y por algún misterioso designio divino ha permitido que las autoridades de la Iglesia continúen su labor demoledora.

Uno de los grupos sedevacantistas más antiguos e inteligentes es el que se congrega en torno a la revista alemana Einsicht, fundada por Eberhard Heller en 1971. En 1981 lograron convencer a monseñor Ngo-Dinh-Thuc (1897-1984) para que consagrara algunos sacerdotes como obispos y así poder salvar la sucesión apostólica. Y en 1982 monseñor Thuc hizo pública una declaración en la que terminaba señalando "Es por ello que, en mi calidad de obispo de la Iglesia Católica Romana, juzgo que la Sede de la Iglesia Católica en Roma está vacante y que es mi deber de obispo hacer todo lo posible para que la Iglesia Católica Romana perdure en vista de la salvación eterna de las almas".

Otro grupo muy bien organizado y con muchos fieles es la Unión Sacerdotal Trento de México, que dirige monseñor Martín Dávila, consagrado obispo en 1999, por monseñor Mark Pivarunas (obispo del linaje Thuc).

Finalmente mencionaremos a la Congregación María Reina Inmaculada de los Estados Unidos, dirigida por monseñor Mark Pivarunas, consagrado obispo en 1991, por monseñor Moisés Carmona (consagrado obispo por monseñor Thuc en 1981).

Un personaje polémico y agudo que no se puede dejar de mencionar es el destacado intelectual argentino Carlos Disandro (1918-1994), que se ha caracterizado por denunciar, sin medias tintas, tanto a la Iglesia conciliar como al tradicionalismo barroco de los lefebvristas. Su combate es por la vuelta al cristianismo platónico de los Padres griegos.

Un dato curioso es que Rama Coomaraswamy, hijo del célebre discípulo de Guénon, Ananda Coomaraswamy es un fiel seguidor del sedevacantismo y ha sido ordenado sacerdote.

2) La Tesis de Cassiciacum

Esta postura señala que el Papa, desde 1965, ya no está divinamente asistido y, por lo tanto, ya no es segura su enseñanza. Pero no ha sido depuesto por lo que materialmente ocupa el Trono Apostólico. Tenemos Papa, pero éste no tiene la autoridad que poseían los Papas anteriores, podemos resistirle porque por boca de él ya no habla Cristo.

El primer teórico de esta postura fue monseñor Michel Guerard des Lauriers (1898-1988) de la Orden de los Predicadores. Este sacerdote fue el que redactó el célebre Breve Examen crítico del Novus Ordo Missae (1969), que fue la primera crítica sistemática a la nueva misa. Después en la revista francesa Cahiers de Cassiciacum escribió su tesis que ya explicamos en el párrafo anterior. En 1981 fue consagrado obispo por monseñor Thuc.

Actualmente uno de los grupos más activos que defienden esta postura es el Instituto Mater Boni Consilii fundado en 1985 por un grupo de sacerdotes italianos expulsados de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Tienen una revista, inteligente y combativa llamada Sodalitium.

Otro grupo importante y muy vinculado al anterior es Restauración Católica. Se originó de un grupo de sacerdotes de Estados Unidos, expulsados en 1983, de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. En 1993 fue consagrado como obispo monseñor Daniel Dolan por parte de monseñor Mark Pivarunas.

  1. Lefebvrismo
  2. Esta postura señala que los Papas conciliares son plenamente Papas pero están contaminados por la herejía liberal, por esto la Iglesia está en un estado de necesidad, por lo que los obispos y sacerdotes de la resistencia tienen jurisdicción supletoria entregada por la Iglesia y no por el Papa. Incluso se han atrevido a fundar tribunales para juzgar las nulidades matrimoniales. Esto ha sido firmemente cuestionado por varios sacerdotes y fieles católicos que han hecho ver que el poder de juzgar corresponde a un derecho intrínsecamente vinculado al Soberano Pontífice. Frente a una sentencia injusta de los tribunales papales sólo corresponde la resistencia pero no la creación de tribunales paralelos que no tienen mandato papal.

    El puesto de honor en esta vasta acción de resistencia corresponde sin lugar a dudas a dos obispos católicos: el arzobispo francés monseñor Marcel Lefebvre (1905-1991) y el obispo brasilero monseñor Antonio de Castro Mayer (1904-1991). Ya en pleno Concilio Vaticano II (1962-1965) opusieron tenaz resistencia al modernismo triunfante. En el año 1970 monseñor Lefebvre fundó la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en Suiza, y en 1976 es suspendido a divinis por el Papa Pablo VI. Finalmente es excomulgado en 1988 junto con monseñor Mayer por el Papa Juan Pablo II por consagrar cuatro obispos sin su autorización. Para entender la visión de monseñor Lefebvre nos gustaría citar dos párrafos de su célebre Declaración de 1974:

    Adherimos de todo corazón, con toda el alma a la Roma católica, guardiana de la Fe católica y de las tradiciones necesarias para el mantenimiento de esa Fe, a la Roma eterna, maestra de sabiduría y de verdad.

    En cambio, nos rehusamos –como nos hemos rehusado siempre- a seguir a la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante, que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II y, después del Concilio, en todas las reformas que de él surgieron.

    La Fraternidad San Pío X está repartida por todos los continentes, pero es particularmente fuerte en Francia, Suiza, Alemania, Estados Unidos y Argentina. Cuenta con cuatro obispos y aproximadamente cuatrocientos sacerdotes, además de religiosos y religiosas que los ayudan en sus tareas cotidianas.

    Existe también la Hermandad Sacerdotal San Juan María Vianney que está en Brasil y fue fundada por monseñor Mayer. Además hay monasterios benedictinos en Brasil, Estados Unidos y Francia; un convento dominico en Francia; y un convento capuchino también en Francia. Los dominicos editan la mejor revista teológica lefebrista, Le Sel de la Terre.

  3. Ecclesia Dei

Esta posición nació en 1988, luego que después de las consagraciones episcopales hechas por monseñor Lefebvre, el Papa Juan Pablo II escribió la carta apostólica Ecclesia Dei afirmando que monseñor Lefebvre y los obispos consagrados por él habían cometido un acto cismático y por lo tanto habían quedado excomulgados, pero abrió una puerta a la esperanza al señalar que "A todos esos fieles católicos que se sienten vinculados a algunas precedentes formas litúrgicas y disciplinares de la tradición latina, deseo también manifestar mi voluntad... de facilitar su vuelta a la comunión eclesial a través de las medidas necesarias para garantizar el respeto de sus justas aspiraciones".

Son varias las comunidades que han aprovechado de acogerse a estos privilegios concedidos por la Santa Sede. Sólo vamos a mencionar a las más relevantes.

Sin lugar a dudas el más importante es la Fraternidad Sacerdotal San Pedro, fundada en 1988 después que un grupo de sacerdotes de la FSSPX se retiró, luego de las consagraciones episcopales. Están bien establecidos en Estados Unidos, Francia y Alemania.

Otras comunidades destacadas son la Abadía benedictina de Ste. Madeleine at Le Barroux (Francia) y la Fraternidad dominica de San Vicente Ferrer (Francia).

También hay grupos organizados de laicos que solicitan los servicios de los sacerdotes Ecclesia Dei.

Entre otros están la Federación Internacional Una Voce, fundada en los sesenta para preservar y fomentar el conocimiento de la liturgia tradicional romana y del canto gregoriano, son particularmente activos en Estados Unidos y Europa occidental. Su presidente actual es Michael Davies, un intelectual que se ha destacado por escribir libros muy lúcidos en los que defiende la liturgia tradicional romana.

Otra agrupación que se destaca son las Sociedades de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad (TFP), fundadas en 1960, en Brasil, por el destacado intelectual brasilero Plinio Corrêa de Oliveira (1908-1995). Son asociaciones de inspiración católica dedicadas a combatir el proceso revolucionario que ataca a la civilización cristiana, son particularmente fuertes en Brasil, Estados Unidos, Francia e Italia. Este grupo sufrió una grave denuncia hecha por el profesor brasilero Orlando Fedeli, quien en 1983 dijo que descubrió en el seno de la organización un culto esotérico hacia el fundador y su madre. Al parecer estas denuncias tenían sólida evidencia.

Finalmente tenemos que mencionar a la Asociación Cultural Montfort de Sâo Paulo (Brasil). Fundada en 1983 por ex-miembros de la TFP. Su fundador y presidente es el citado profesor Orlando Fedeli y se ha destacado por su defensa pura y apasionada de la Fe Católica, sin importarle las incomprensiones y malos ratos. En 1997 decidieron romper todo vínculo con los grupos lefebvristas, debido al establecimiento de tribunales paralelos a los del Papa para dictar sentencias en casos de nulidad matrimonial.

Anexo: la resistencia católica en Chile

En Chile se pueden detectar tres grupos sin mayor contacto entre sí:

En primer lugar están los lefebvristas que tienen un priorato y una capilla en Santiago; una capilla y un colegio en Viña del Mar; y una capilla en Temuco. En total tienen cuatro sacerdotes, ninguno chileno.

En segundo lugar está el grupo Magnificat, un grupo de laicos, presidido por Julio Retamal, encargado de organizar una misa tradicional una vez al mes en la capilla de la facultad de arquitectura de la Pontificia Universidad Católica. Esta misa la realiza el Padre Milan Tisma, sacerdote diocesano de Santiago, y cuenta con autorización de su arzobispo.

En tercer lugar está la capilla, ubicada en Peñalolén (Santiago), que está al cuidado del Padre colombiano Rafael Navas. Perteneció a los lefebvristas, pero el problema de los tribunales creados por la FSSPX, lo empujó a renunciar en 1999.

Jorge Fuentes

URL de esta página: http://www.angelfire.com/zine/BLH/sieteD.html


RETORNAR