Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

BIOGRAFIAS

Samy y Sandra Sandoval

Samy y Sandra Sandoval comenzaron en su adolescencia en los escenarios de su natal Herrera. Poco a poco fueron conquistando pequeños pueblos y otras provincias como Chiriquí, Coclé, Veraguas y Los Santos.

Tras conquistar la región central del país el camino a la capital no fue fácil. Les costó cimentarse en el gusto de los amantes de la música típica popular. Tuvieron breves apariciones en programas radiales y una que otra difusión en RTVE Canal 11.

Siempre estuvieron respaldados y apoyados por su papá Luis y su mamá Dolores. Su padre hasta la fecha los asiste en cada una de sus presentaciones. Está pendiente a la hora de cobrar las entradas y que nadie los moleste.

Los Sandoval empezaron su andar por el mundo del espectáculo con su grupo Ritmo Montañero. Los hermanos eran inseparables. Su evolución artística contribuyó a que lograran conquistar primero a los fanáticos de la música típica y luego al público en general.

Primero conocimos a una Sandra alegre que amenizaba sus presentaciones e invitaba a que el público participará, luego esa voz y sus letras, creación de los más destacados compositores del género como Christian García (autor de gran parte de sus batazos musicales), acaparó la atención de los jóvenes de clase media y media alta por sus sensuales movimientos en las tarimas y lo sexy de los conjuntos que utiliza.

Mundialmente la guarachera de Cuba Celia Cruz se hizo famosa porque utilizaba pelucas, en Panamá teníamos a Sandra que las variaba de acuerdo con sus presentaciones o estados de ánimo.

Se convirtieron en un verdadero fenómeno solamente comparable al de los míticos Victorio Vergara Batista, Dorindo Cárdenas, Ulpiano Vergara y Alfredo Escudero. A este cuarteto ganador le costó años y años de lucha y éxitos para posicionarse en el gusto del público en general, fuera de las fronteras del ambiente típico . Sin embargo, a los hermanos Sandoval les tomó menos de tres lustros, ese es uno de sus grandes méritos.

Al conquistar la ciudad de Panamá llegó el acceso a los grandes medios, como la televisión y otros medios comerciales. Se convirtieron en un elemento indispensable en la mayoría de los espectáculos, como Teletón, fiestas de fin de año o el Carnaval.

Para las fiestas de Momo tuvieron que actuar en un solo día en más de un lugar. Y es que no había fiesta donde no estuvieran invitados. Se transformaron en las figuras del momento con éxitos como Brindemos por lo nuestro, La mujer superficial, La gallina fina, Oiga el viejo pa´ jodé y Lo que no da se deja.

De su vida se hicieron reportajes en programas de televisión como Los compadres, Aires de mi tierra, Hecho en Panamá, De Mujeres, etc. En el espacio De Mujeres, Sandra dijo una frase que se ha convertido en una de las más populares entre los panameños: “No hay mujer fea, sino mujer sin plata”.

Han explorado la actuación en sus videos musicales y en pequeños papeles en programas como Hecho en Panamá y Los Vergara. Sus amigos más cercanos dicen que tienen un buen sentido de humor y este lo han sabido traspasar a la pantalla chica panameña.

También la gente aplaude que Sandra Sandoval terminara su carrera de derecho y que tenga su consultoría jurídica, al igual que Samy, quien es ingeniero graduado, aunque no tenga tiempo para ejercer.

Sus fieles seguidores sufrieron un gran susto luego que se enteraron que Samy sufriera un accidente automovilístico. Aquellos que los quieren lo primero que preguntaron era si estaban graves, la calma retornó cuando les informaron que lo de Samy no era serio y que Sandra no viajaba con él.

Entre sus logros más recientes están sus actuaciones en el programa Sábado Gigante de la cadena Univisión, en Miami; en el Festival de la Calle 8, y hasta han conquistado Europa con presentaciones en Mónaco y Bélgica.

También han grabado discos en compañía de grandes como Gilberto Santa Rosa, quien los considera unos de los mejores del género típico panameño. Sin embargo, hasta la fecha no han realizado dúos con los grandes del patio. Amanecerá y veremos.

Lo único cierto es que esos jóvenes de Monagrillo son considerados en la actualidad Los Patrones de la Cumbia, tal vez porque fueron los primeros en realizar un concierto de su género, a escala masiva, en el Teatro Anayansi de ATLAPA o por ser nuevamente los innovadores de la música típica al lanzar un DVD y el libro Samy y Sandra, la historia escrito por Sergio Pérez Saavedra, que tuvo buena aceptación entre sus fanáticos, que por cierto están bien organizados en un club y que se hace sentir en los diferentes medios de comunicación.

 

Dorindo Cárdenas

 

Aunque su papá le había dicho a Dorindo Cárdenas que no quería que fuera músico de profesión —por eso de que después de tocar en un baile no pasaba a ser más que un bebedor de seco—, el joven no le hizo caso.

Fue así como este músico santeño empezó su carrera tocando la armónica y el violín simultáneamente. Hoy día, a sus 66 años, El Premier —apodo dado en La Villa de Los Santos por su talento— , no sólo goza de vitalidad y de la satisfacción de saber que cambió el concepto que su padre tenía de los músicos, sino que se ha forjado a lo largo de su carrera un merecido reconocimiento como uno de los mejores acordeonistas de Panamá, que ha cosechado el éxito durante más de 50 años de vida artística.

Fue a los 20 años cuando Dorindo empezó a tocar el acordeón. Este cambio trascendental lo recuerda como uno de los momentos más gratos de su vida, cuando consiguió la aceptación del público “el primer año que toqué en El Callejón de Las Tablas”. Todavía recuerda aquella vez que tuvo que cambiar el violín por el acordeón.

Asimismo El Premier recordó, en conferencia de prensa ayer viernes, que en 1957 organizó su primer conjunto típico llamado Águila Istmeña, que poco tiempo después cambió de nombre por otro más representativo: Orgullo Santeño.

Padre de 10 hijos (y uno fallecido en 1995), Dorindo Cárdenas ha obtenido las llaves de la ciudad de David y de Los Santos y la medalla de Vasco Núñez de Balboa, entre otros premios, por sus méritos como acordeonista y músico.

El dice que la mayor inspiración de su carrera fue escuchar la ejecución de Chico Purio Ramírez, quien posteriormente se convirtió en su maestro. Pero el discípulo no tardaría mucho tiempo en convertirse en un Jedi armado de su acordeón y bendecido con un talento que quizá no hubiera sido tan fructífero en el agro. “Si hubiera seguido el consejo de mi padre, quizá hoy en día fuera un agricultor; siempre me ha gustado la naturaleza”, apuntó.

El acordeonista, de quien se está editando en España un libro con su biografía —que próximamente estará de venta en Panamá—- opinó que se dieron cambios en la historia de la música típica panameña en lo que se refiere a la introducción de instrumentos, como por ejemplo el acordeón, lo que trajo como consecuencia una época de bonanza para la música vernacular, que sigue evolucionando. Sin embargo, respecto a la acelerada transformación de la música típica, Cárdenas dice que a pesar de su comercialización, no hay que olvidar los verdaderos orígenes de nuestra música en la campiña panameña.

El Premier, convertido hoy en día en un maestro del acordeón, envía un mensaje a la nueva generación de músicos incipientes, diciéndoles que se guíen por sus instintos artísticos y por la perseverancia para cosechar éxitos.