Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

CIRCULATORIO  

     

                                                           

Los problemas de salud mas frecuentes en la actualidad son los relacionados con el sistema circulatorio y en especial con el corazón y sabemos que la causa principal radica en los errores de la alimentación a los que la mayoría estamos expuestos.

De hecho el infarto al corazón es la causa número uno de muertes hoy en dìa y las enfermedades como la hipertensión, las várices, la trombosis y la embolia día a día atacan a un número más alto de personas invalidando a algunas con lo que el costo de la enfermedad se incrementa por la disminución en la vida productiva de las personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un principio ideal para lograr prevenir dichos problemas sería el corregir los errores alimenticios desde edades muy tempranas siendo los factores mas preocupantes; el consumo excesivo de grasas saturadas, azúcares refinados y sal así como la carencia o falta de nutrientes importantes en el mantenimiento y preservación de la salud.

Este sistema está constituido por una inmensa red de conductos -arterias, venas y capilares - por las que circula la sangre y que al unirse forman un circuito cerrado.

Uno de los principales problemas del sistema circulatorio es el exceso de grasas que circulan en la sangre debido principalmente al elevado consumo de grasas en la dieta que conduce a elevar el nivel de colesterol y triglicéridos (Iípidos, grasas en sangre) con lo que las paredes internas de las arterias (capa intima) comienzan a cubrirse de una capa de grasa conocida como capa de arteroma (similar a la capa de sarro con que se cubre por dentro una tubería) produciéndose así la enfermedad más común de! sistema circulatorio en la actualidad, la arteriosclerosis.

DIGESTIVO

Efectivamente, el sistema digestivo puede compararse con un enorme procesador de alimentos, ya que en nuestro cuerpo cumple una serie de funciones muy parecidas a las que realiza este electrodomèsticos

 

 

 

 

 

 

 

Para funcionar correctamente y tener energía suficiente para desarrollar todos los procesos vitales, el organismo requiere de un suministro adecuado de ciertas sustancias esenciales. Estos elementos vienen contenidos en los alimentos que ingerimos a diario, y que son sintetizados por el sistema digestivo. En el largo trayecto que recorren los alimentos desde que ingresan a nuestra boca y son triturados por los dientes, hasta que el cuerpo desecha o elimina lo que no le sirve, ocurren innumerables procesos que dan como resultado los nutrientes que nos mantienen vivos y sanos.

 

El proceso digestivo comprende una etapa de preparación del alimento, que tiene lugar en la boca; otra de tratamiento del alimento mediante una serie de acciones físicas y químicas, que se efectúan en el estómago y primera parte del intestino; una tercera en que los componentes útiles y asimilables se separan de los residuos e ingresan en la sangre; y por último, la cuarta fase, en la que esos desechos son excretados fuera del cuerpo

 

RESPIRATORIO

Nuestro cuerpo no puede almacenar oxígeno, por lo que es imprescindible respirar día y noche para que el aire entre y salga de los pulmones. La velocidad y profundidad de la respiración es algo relativo, que controlan -específicamente- procesos involuntarios en el tronco cerebral. Como ya te contamos anteriormente, este proceso es absolutamente automático e involuntario, al punto de poder adaptarse a las necesidades de tu organismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La acción de respirar consiste en transportar el aire a los pulmones para que la sangre se nutra de oxígeno y se purifique, para luego expulsar el anhídrido carbónico del cuerpo.

Cada vez que respiras se producen dos movimientos que ya conoces: inspiración y espiración; es decir, entra y sale el aire. En esta etapa se intercambia más de medio litro de aire.

 

          CIRCULATORIO         DIGESTIVO              RESPIRATORIO