Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Logo FATMar Angelfire Logo
¡FANATICOS DE LAS TORTUGAS!

Por. Ramón Morales

Especial para el Universal, 14 de septiembre del 2000.

Hasta hace poco, la gente viajaba a Punta Chame por razones muy específicas: Disfrutar las delicias de sus playas, recrearse la vista con los vestidos de baños (o más bien, con quienes los llevan puestos), tostarse bajo el sol y refrescarse con alguna saludable bebida (a la que eventualmente le podíamos agregar el no tan sano alcohol). En resumen, Punta Chame era sinónimo de descanso, diversión visual y jolgorio, ¡Que más podíamos pedir!

Ahora se ha sumado otro color a la paleta. Hace menos de un año se inició el proyecto Villa Carey, para la protección de tortugas marinas.

La tarea consiste en reubicar los nidos que las tortugas madres depositan en áreas donde generalmente los pobladores se roban sus huevos, y la posterior cría de las pequeñas tortugas, que nacen en Villa Carey y que son mantenidas en su estanque, para su futura liberación en las playas.

La Fundación Amigos de las Tortugas Marinas (FATMar), asumió la responsabilidad de administrar los recursos de Villa Carey, recaudar fondos y hacerle la vida de cuadritos a los estamentos que no contribuyen eficientemente con la preservación de estas especies marinas.

¡TODOS AL SET, LAS TORTUGAS ESTAN LISTAS!

Cuando los neonatos empezaron a habitar en su casa temporal (el estanque de Villa Carey), el rumor corrió rapidamente: "Hay tortuguitas en Punta Chame, ¡Vamos a verlas!" Transcurría diciembre de 1999 y el estanque era (guardando la distancia respetuosa), como una especie de nacimiento navideño. Los niños pedían a sus padres que los llevaran a verlas y hasta los novios, para impresionar a las damas de sus sueños, les hablaban de su amor a la naturaleza y sus buenos sentimientos, mientras ellas veían, extasiadas, a las tortugas bebés despedazar a uh camarón vivo.

Los activictas de FATMar no tenían la intención de armar un circo, pero descubrieron la utilidad de aquellas visitas. Se instalaron murales informativos y los miembros de la fundación se ofrecían cada fin de semana, para dar charlas a los visitantes. Esa fue la base para un plan de educación ambiental, que pronto se extenderá a los colegios y sitios públicos.

Además, muchos curiosos han terminado sumándose a FATMar, incluyendo niños, por lo que la fundación está organizando la división infantil, denominada Pioneros.

Gracias al respaldo de tres estaciones locales de TV y la difusión en varios medios impresos, el ciudadano común se está enterando de cómo están las cosas en Punta Chame. Ahora sabe que la depredación es grave y cada vez hay menos tortugas marinas, por obra y gracia de los pescadores furtivos y algunos barcos pesqueros, que no están utilizando los dispositivos de exclusión de tortugas que deben llevar en sus redes.

¿Sabía usted que hace un par de años Panamá perdió el derecho de vender su pesca a Estados Unidos, por no utilizar los dispositivos de seguridad requeridos? Pues, ¿Qué Tal?, hay pesqueros panameños que, en nombre de los que respetan las disposiciones legales, se las están jugando por todos, nuevamente.

LAS CARTAS SOBRE LA MESA

FATMar va a pelear duro por la vida de las tortugas marinas, ya que ellas no pueden hacer mucho ante la falta de escrúpulos de sus "hermanos mayores": los humanos.

Sin embargo, los activistas han llevado la tarea con alegría, porque con dolor, lo único que se gana es una alma atribulada. A fin de cuentas, se trabaja por la vida y eso es gratificante y divertido.

Los activistas realizarán próximas liberaciones de tortugas con la presencia de presentadores de televisión y artistas que promoverán la causa ecológica.

Estarán en las calles, en las escuelas y tocarán las puertas de aquellos empresarios sensible, que no sólo piensas en la facturación de sus negocios. Ojalá que, al tocar esas puertas, no se escuche una voz del otro lado que diga: "Lo siento, pero mi jefe no lo puede atender".
Esta página llega a todo el mundo gracias a Angelfire Logo