Bette Davis actrices y actores curiosidades del cine
 
BETTE DAVIS
(1908-1989) La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza, sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán.

Bette Davis

Actriz norteamericana nacida en Massachusetts, creadora de un nuevo tipo de heroína y reconocida por su versatilidad en la actuación. Fue una mujer pionera en una industria dominada por hombres.

Como muchas actrices comenzó su carrera en Broadway protagonizando Broken dishes y Solid south. Luego de una corta asociación con Universal, se asocia con Warner Brothers en 1932. Actúa en The man who played God (1932) pero los críticos recién comienzan a considerarla en Of human bondage (1934). Davis recibe el Oscar por su rol en Dangerous (1935) y por Jezebel (1938). Su talento junto con su popularidad crecen durante la década del cuartenta y principios del cincuenta gracias a films como Now, voyager (1942) y All about Eve (1950).

La carrera de Davis resurge en 1962 gracias a Whatever happened to Baby Jane?. En 1977 se convierte en la primera mujer en recibir el Premio por Logro de Vida y también la primera en ser presidenta de la Motion Picture Academy of Arts and Sciences.

Realizó cien películas, siendo nominada cerca de once veces al Premio Oscar y ganándolo dos.

Nacida bajo el nombre de Ruth Elizabeth Davis en Lowell, esta mujer de grandes y penetrantes ojos se convertiría con el paso de los años en una de lás más grandes intérpretes que ha dado el mundo del cine, capaz de apasionar, divertir, odiar, amar, en fin, provocar todo un cúmulo de emociones que con sus inmejorables actuaciones ha sido capaz de transmitir a públicos de todas las generaciones.

Hija de padres divorciados, pronto encontraría su vocación artística y encaminaría sus pasos a la actuación, más concretamente en Rochester, Nueva York, donde, paradójicamente, George Cukor la rechazaría; pero la obstinada Bette poco después conseguiría debutar en el teatro. Cukor, naturalmente se equivocaba de pleno en esta ocasión y Bette se mantendría un par de años en lo más alto en la escena de Broadway, cosa que llamó la atención de los avispados productores Hollywoodienses que le ofrecieron un contrato con la Universal en 1930. Un año después debutaría con "Bad Sister" y en posteriores films de poco valor, pero su sueño de actuar en Hollywood se había cumplido por fin.

Abandonó Columbia y fichó por la Warner bajo la mediación de George Arliss que le consiguió un papel para "The man who played God" (1932) que supuso un nuevo avance para su carrera pero que no le evitaría aparecer de nuevo en films poco estimulantes del estudio. Su gran oportunidad vendría en 1934. La Warner la prestó a la RKO para protagonizar un papel junto a Leslie Howard en un film dirigido por John Cromwell, "Cautivo del deseo", una auténtica obra maestra que perfiló el personaje que la llevaría a la gloria, el de mujeres fuertes y muchas veces pérfidas, personajes de bajos sentimientos y llenos de gran vigor dramático. La película fue todo un éxito y proporcionó a Bette la oportunidad de protagonizar mejores películas, como "Peligrosa" (1935) actuación por la que consiguió el ansiado Oscar o "El bosque petrificado" (1936). La fuerte personalidad de la Davis era popular en Hollywood y sus constantes peticiones a la Warner provocaron continuos conflictos entre el estudio y la actriz, en medio de uno de ellos, Bette se largó de Estados Unidos y se fue a Inglaterra, pero la Warner la demandó y consiguió que regresara, pero a partir de ese momento su tratamiento hacia la ya estrella sería mucho mejor.

Protagonizaría en esta segunda etapa en la Warner films tan importantes como "Jezabel" (1938) de William Wyler que le proporcionó un nuevo Oscar, el segundo de su carrera, "Amarga victoria" (1939), "Juarez" (1939) de William Dieterle, "La solterona" (1939), "La vida privada de Elizabeth y Essex" (1939) junto a Errol Flynn, corroborados en los años 40 por otros excelentes títulos como "La carta" (1940) , "La loba" (1941) o "La extraña pasajera" (1942) entre otros, que hicieron de Bette un modelo a imitar por muchas espectadoras femeninas.

En la segunda mitad de la década de los cuarenta la gran actriz vio menguada esta retahíla de magníficos personajes, hecho que redujo también un poco su prestigio, pero una nueva y prodigiosa actuación bajo las órdenes de J. L. Mankiewicz la volvería a poner en primer plano, nada más y nada menos que "Eva al desnudo" (1950), film en el que casi se autoparodiaba. Fue un extraordinario inicio de década que al final sería bastante frustrante para ella, no sería hasta 1962 cuando volvió a lucirse en otra obra maestra, ahora dirigida por Robert Aldrich, "¿Que fue de Baby Jane?", en donde compartía cartel con otra de las grandes actrices de la época dorada, Joan Crawford, con quien Bette mantenía una famosísima y eterna rivalidad dentro y fuera de la pantalla. Dos divas frente a frente que dieron lo mejor de sí mismas y consiguieron unas actuaciones más que sobresalientes.

Su periplo posterior fue más bien irregular, trabajando asimismo para la pequeña pantalla, culminando su carrera con la magnífica "Las ballenas de Agosto" (1987) dirigida por el cineasta inglés, un miembro destacado del denominado "Free cinema", Lindsay Anderson, y siendo acompañado por la veteranísima Lillian Gish, actriz que había sido musa en el periodo mudo de D. W. Griffith.

Dejaría una película inacabada y fallecería tristemente en París el 6 de octubre de 1989 por un cáncer de mama a los 81 años aún conservando esa profunda mirada que le haría famosa.

Bette se casaría en cuatro ocasiones, con Harmon Nelson, de 1932 a 1939, después en 1940 con Arthur Farnsworth, del que quedaría viuda en 1943. El tercero sería William Grant Sherry, con el cual contraería matrimonio en 1945 y se divorciaría 5 años después y por último el actor Gary Merrill en un enlace que duraría 10 años, desde 1950 hasta 1960. Con Merrill coincidiría en "Eva al desnudo" (1950), "Another Man's Poison" (1951) y "Phone call from a stranger" (1952).

Sus actuaciones, su personalidad, su presencia, su fuerza escénica. Inolvidable, Bette Davis. Incluye fotos y comentarios del autor de esta pagina .