Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

La increíble historia del punto y aparte

 

Por: Alfredo Esparza, a.k.a. "el cejón"

El señor Punto y a parte decidió, a partir del día de hoy, dejar de ser lo que es. Descubrió esta mañana, mientras era utilizado para terminar uno y otro párrafo que un estudiante de universidad iba elaborando para conformar lo que sería su ensayo sobre derechos humanos para su clase de ética laboral, que su vida estaba parcialmente vacía, a la derecha de punto y a parte siempre tenía la compañía de una n, e, r o cualquier otra letra. Punto y a parte lamentaba precisamente eso, que no era siempre la misma letra quien lo acompañaba, ya sea en alguna impresión o en el monitor de un ordenador, las letras nunca eran las mismas; cansado desde siempre, ahora quería un poco de estabilidad en sus “relaciones interletrales”, como él mismo decía. Pero esto no era todo, a su costado izquierdo notaba que siempre de los siempres carecía de compañía, no tenía a nadie con quien platicar, saludar o cuando menos sonreírle. Durante algún tiempo pensó que lo discriminaban por ser chaparro, gordo y prieto pero pronto desechó esa eventualidad al compararse con las comas y el punto y seguido, por ejemplo a este último lo envidiaba ya que a pesar ser exactamente iguales, casualmente lo veía abrazado de bellezas letradas a ambos lados de sus extremidades (si es que un punto y seguido puede tener extremidades), ya sea una a a su derecha y una L  a su izquierda, aunque bueno, en ocasiones también le tocaban las más feas, como lo eran la obesa o y la cejuda y grandota Ñ.

 

            ¡Pobre punto y a parte! ¡Siempre tan solito del lado izquierdo! Decía el alfabeto entero. Siendo él una persona tan amable y extrovertida, ¿Cómo es posible que no tenga a alguien que le sea fiel? Algunas consonantes, como las rijosas r, s y t, se burlaban de él hasta el grado de humillarlo de tal modo que su estabilidad emocional se veía seriamente amenazada y terminaba por sufrir horribles colapsos nerviosos. ¡Pobre punto y a parte!

 

            Fatigado de  ser criticado por unos y de sentir la compasión de otros, el día de hoy punto y a parte tomó la resolución de abandonar definitivamente su empleo de punto y a aparte. La última vez que se le vio en su tecla-oficina fue hace unos minutos, cuando empacaba todas sus pertenencias en una enorme caja de cartón, guardaba toda su colección de lápices con punta extra-fina, su silla elaborada con maderas exóticas del trópico, así como el retrato de su exnovia @ a la cual nunca conoció más que por correspondencia ya que nunca coincidieron uno a lado del otro en algún texto. Así pues, punto y a parte dejó para siempre su lugar de trabajo, los oficinistas de las teclas de a lado ni siquiera se inmutaron cuando el renegado signo ortográfico se marchó. La m cuestiono a ; al respecto, sin embargo, aunque éste lo vio empacando, no pensó que él se iría. Punto y coma se ha esfumado, desde ahora ya no lo podremos utilizar más. Su desconsideración ha provocado un enorme caos de proporciones inmensurables en estudiantes que tienen que entregar trabajos mensuales, en profesores que tienen que elaborar sus exámenes de fin de curso (y que además, ya no podrán hacer sus dictados diarios en las primarias... “bla, bla, bla, punto y a aparte, en otro renglón”... ¡Qué horror!) en escritores afligidos que ahora no pueden terminar sus obras a causa de ese diminuto puntito que sirvió alguna vez para concluir párrafos; ahora los abogados ya no pueden redactar sus demandas y el presidente de la república no puede preparar sus discursos, a partir de hoy los gerentes generales no pueden hacer ultimátums a sus empleados, la prensa se ha parado, hay alarma mundial y en los medios masivos los grandes dirigentes de las principales potencias internacionales  parados ante las cámaras, no saben que decir porque ya no tienen al punto y a parte para separar una idea de otra a través de los párrafos. El planta Tierra está en completo desorden, las bolsas de valores del mundo más importantes se han venido a la baja arrastrando con ellas a los países más débiles. Las principales monedas se han devaluado y no existe modo alguno de notificarlo al pueblo internacional ya que no se pueden elaborar informes ni folletines explicativos al respecto. Hay devaluación en nuestro país y la gente no lo sabe. La Internet se ha caído y millones de usuarios ya no pueden revisar su correo ni comunicarse con sus seres queridos que se encuentren en tierras extranjeras. Existe gran conmoción internacional, nadie sabe que hacer; el consejo de seguridad de la ONU se ha reunido para tomar las medidas militares necesarias al respecto. Se han formulado varias teorías tratando de explicar la trágica desaparición de punto y a parte, la más viable –según los expertos- es que el tan ahora célebre personaje ha sido secuestrado por un grupo de terroristas de oriente medio. Los líderes religiosos pregonan que ha  comenzado el inicio del fin del mundo y convocan al mismo a unirse en una oración (claro está, sin punto y a parte) común para que tan singular ente regrese a su indispensable labor. Cabe agregar, que hay grupos religiosos extremistas que aseguran que punto y a parte tiene que volver convertido en mecías y salvar a la humanidad de perderse en las tentaciones mundanas que actualmente nos aquejan. Punto y a parte ya no está

            Mientras el mundo se precipita hacia un ofuscamiento irreversiblemente seguro, Punto y a parte se dispone a tomar unas vacaciones relajantes en el desierto de Gobi, en su última cita con el doctor, éste le recomendó aislamiento total de las grandes urbes ya que el estrés del trabajo le destrozaba crónicamente los nervios. Así pues, él lleva lo indispensable para su viaje:  bloqueador solar (porque en el desierto el sol quema mucho), gafas oscuras, y un diario para escribir sus memorias; inconscientemente él se aprovecha de su condición de ser  Punto y a parte en persona porque él es el único individuo con la posibilidad de escribir y concluir párrafos. Punto y a parte se va perdiendo y ni siquiera él tiene la certeza de cuando regresar

            Los científicos más importantes del mundo, en colaboración con los escritores de más renombre  internacional buscan urgentemente alguna solución a tan catastrófico, pletórico y disparatado dilema. Trabajan día y noche sin descanso alguno, en ayunas, con ojeras y cansancio y sin Punto y a parte (lo cual complica doblemente el problema). Pasan las horas afligidos y nada, absolutamente ninguna idea que ayude a compensar la tan lamentable ausencia de Punto y a parte. De quien por cierto, en la calle, en los espectaculares y en las paredes, en los camiones de transporte públicos y en los postes se han pegado anuncios con una fotografía de su rostro y haciendo alusión a señas particulares. En algunos países incluso ofrecen recompensas de hasta cincuenta millones de dólares

            El teclado entero no deja de llorar, desde el 1 hasta el 0, desde los gemelos : hasta el otro par de gemelos ¨, no hay nadie que no se encuentre afligido. Se han visto en las últimas horas computadoras con teclados inservibles debido a las torrenciales lágrimas de las letras, números y signos ortográficos que anhelan el regreso de Punto y a parte