Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Leyendas de Argentina

(bibliografías varias)

INDICE GENERAL

EL CARAU

Carau es el nombre onomatopéyico de un ave zancuda, de plumaje negro, de vuelo torpe, que habita en lagunas, esteros y bañados correntinos.

Como su nombre lo indica su característica es su grito que lo emite casi toda la noche o ante la proximidad de algún extraño a la comunidad en que vive.

Cuenta la leyenda que Carau fue un muchacho apuesto y muy buen bailarín, aparte de guitarrero y cantor, que vivía en compañía de su madre, para quien eran todos sus cuidados y desvelos.

Pero cierta vez que ella enfermó seriamente, Carau agotó sus esfuerzos para atenderla con medicación casera, y al no tener mejoría resolvió marchar al atardecer hacia el pueblo más próximo, distante varias leguas del rancho.

En el camino encontró un baile, donde se acercó por curiosidad, pero enseguida se confundió con los bailarines, atraído por una muchacha muy agraciada, que a su vez coqueteaba con él, teniendo en cuenta que sobresalía entre todos, por su postura y elegancia.

Olvidando por completo la enfermedad de su madre, continuó bailando toda la noche hasta que de madrugada un amigo le trajo la noticia que su madre había muerto.

... ¡ NO IMPORTA MI BUEN AMIGO - respondió Carau - hay tiempo para llorar!.

Sin embargo, atormentado por el remordimiento salió del baile para hacerse cargo de su madre muerta. Cuenta la leyenda que durante mucho tiempo peregrinó por el pago sin hallar consuelo. La ropa oscura que usaba, desgastada y desteñida por el tiempo y la intemperie se hizo trizas transformándose después en plumas, los brazos se volvieron alas y el cuerpo adquirió la forma de un ave. Se largó a vivir y llorar por los esteros.

Cuenta la leyenda que la muchacha que lo retuvo en el baile, también se convirtió en ave, tomando la forma de la pollona, y lo acompaña al Carau en su constante peregrinar.

La Leyenda de la Cigueña

IR AL PRINCIPIO

La cigüeña blanca es el ave que más ha merecido cuentos, fabulas y leyendas, en los que está representada como "embajadora de la primavera", "talismán de la buena suerte", o "la gran voladora que cruza mares y montañas para llevar niños ercien nacidos, colgados en un pañal desde el pico".

La leyenda asegura que la fama de traer niños se originó en europa Central, en un pareja de cigüeñas que todos los años anidabanen el techo de una casa. Decían que no emigraban muy lejos, no volaban al Africa como casi todas ellas, esta pareja solo lo hacia hasta Francia, en una región cercana a París.

Ocurrió que una vez, una joven pareja que vivía en esa casa, dio a luz un bebé coincidentemente la misma noche que habia vuelto la pareja de cigüeñas.

Cuando algunos niños preguntaron cuándo había nacido, sus padres contestaban que "lo trajo la cigüeña", de las que esos mismos niños celebraban su regreso. Así corrió la versión que "lo trajo la cigüeña", "vino con la cigüeña" o "la cigüeña lo trajo desde París". Esta costumbre se extendió al poco tiempo para todos los recién nacidos.

El escritor español Joaquín Alvarez Quinterno decía que en los primeros años de su vida solía creer que era francés porque había escuchado decir que a los niños los trae la ciüeña desde parís. es por esta razón que se la considerá "El ave de la buena suerte" o un "simbolo de la suerte".

Con los primeros conquistadores, llegó a América esta leyenda, que tardó en difundirse, pero cuando tomó cuerpo, se extendio por todo el territorio de la Republica Argentina y por consiguiente llegó a la Provincia de Corrientes donde tuvo otra derivación: durante muchos años y aun hoy, en algunos parajes del interior, los viajeros desean ver una cigüeña para tener suerte durante todo el día y cuando la ven, continúa tranquilo el viaje, convencido de que todo le irá bien.

LA CRUZ DE LOS MILAGROS

IR AL PRINCIPIO

Un hecho afirmado en la creencia popular, que se conmemora en la Ciudad de Corrientes, el día 3 de mayo de cada año, con toda la solemnidad posible, es conocido como la Cruz de los milagros o la Cruz del Milagro, esta se encuentra custodiada en una iglesia que fue construida expresamente con el fin de conservarla, esta historia se encuentra tan arraigada en el espíritu de mi provincia que incluso se la incluyo en el ESCUDO PROVINCIAL, simbolizando la fuerza de la tradición de todo un pueblo.

El hecho concreto e indiscutido es la existencia de LA CRUZ INCOMBUSTIBLE, y de la veneración de todo su pueblo, ahora que fue lo que realmente sucedió hay innumerables versiones con igual numero de variantes y detalles, pero en realidad todas tienen un denominador común y varían en los detalles.

El hecho concreto es que realizada las primeras construcciones de la fortaleza que daría inicio a la ciudad recién fundada o sea se construyo Iglesia, Horca y Ejido, los pobladores plantaron una CRUZ DE MADERA en las afueras del fortín con el fin de recibir las bendiciones celestiales, ante las penurias propias.

Los indígenas atacaron en forma constante al asentamiento, y en un intento teniendo en cuenta la creencia de que destruyendo este símbolo que le daba poderes a los conquistadores le prendieron fuego a la CRUZ, primero se agotó la leña que habían encendido sin que el símbolo sufriera daño, y luego en un nuevo intento cuando uno de los aborígenes intentó encender una nueva hoguera para destruirla cayó fulminado por un rayo, ante la vista de los defensores de la ciudad, lo que provoco el desbande de los nativos sobrevivientes. Incluso en las versiones más radicales se aclara que este rayo cayo un día de sol brillante.

Como sea es importante rescatar la fuerza que esta cruz dio a los colonos desde ese momento hasta nuestros días, manteniendo la veneración en este símbolo, que representa la protección divina, a quien se ha concurrido en reiteradas ocasiones, sobre todo en momentos de grandes penurias como ha sufrido nuestro pueblo.

En las actas capitulares, se refieren a que por el día 3 de agosto de 1649, cuando pesaba sobre la ciudad y su gente las penurias propias de una larga sequía, los Cabildantes resolvieron recurrir a la protección divina disponiendo llevar una imagen de la VIRGEN DEL ROSARIO, hasta la ermita de esta cruz. Actos similares se repiten a lo largo de la historia.-

La Leyenda de la Paja Brava

IR AL PRINCIPIO

Esta leyenda es de oigen genuinamente guaraní, y cuenta que el cacique "ACÁ HÄTÁ", que quiere decir "cabeza dura", se caracterizaba por su coraje, pero también por la crueldad de sus procedimiento, razón por la cual era poco querido.

los integrantes de su tribu, planearon una conspiración, que al llevarse a cabo, luego de algunas escaramuzas, lograron terminar con su vida, donde también pereció su hija, que por sobre los hechos de su padre, se dedicaba a proteger a los niños y a las mujeres.

Para reemplazar al casique eliminado, los miembros de la tribu designaron al más bueno de ellos, como queriendo no volver a sufrir los padecimientos que tuvieron durante el cacicazgo del Acá Hätá.

Inmediatamente de asumir, recogieron los cadáveers y les dieron sepultura en las inmediaciones de una cabaña.

Al poco tiempo, con sorpresa vieron que en el lugar de ambas sepulturas, nacieron plantas de una variedad que no se conocía en la región. Era la paja brava, que desde entonces crece en los lugares húmedos, con sus hojas cortantes, por lo que también se la llama "Cortadora" y que recuerda al feroz cacique.

Los indios guaraníes llamaron a esta planta "Capií pochí" que significa "paja brava" ya que esta planta en forma de lanzas, hiere a cuanta persona que toca su tallo y/o hoja, al igual que el casique muerto.-

LA Leyenda del Espinero

IR AL PRINCIPIO

Cuando Dios creó el mundo, lo primero que hizo luego de separar la TIERRA de las AGUAS y ubicar los continentes, fue cubrirlos de árboles y poblarlos de animales, cuyos caracteres quedaron condicionados al medio ambiente, su alimentación adecuada a sus posibilidades de obtención y cada cual debería procurarse su propia defensa para poder subsistir.

El pequeño pájaro llamado "Espinero" y en guaraní "Taitig-ñuatí" que significa "nido de espinas" no tuvo otra alternativa que amañarse con sus escasas posibilidades naturales y con su pareja, no encontró mejor que aislarse para disimular su tamaño y falto de defensa, dándose a la ciclópea tarea de constituir un nido grande e íntegramente de espinas, que era todo el material que tenía a mano, sobre la rama del árbol, ya que no había otros elementos qu le podría servir de sostén, como desafiando los vientos, que parecen respetarlo por su valentía, por su coraje, así como los rapaces, reptiles y animales carniceros, los primeros de los cuales parecen ignorarlos, pese a que habitualmente se posan sobre ellos y a los otros, no teme por la disposición de la boca de entrada, ubicada de abajo hacia arriba, además de muy estrecha y erizada de espinas, que no permite el ingreso de intrusos, a no ser sus propios dueños o las avispas que suelen ocuparlos una vez abandonado, por lo general ya en total deterioro.

Se lo considera un hábil camuflador y ejemplo de laboriosidad y empeño, un diseñador extraordinario de un nido particular, al que le copiaron otros pajaros como el loro tuí o catita, pero que tiene la ventaja de trabajar en comunidad y poseer un pico ganchudo y patas dispuestas para trepar y tomar objetos, que le facilita la tarea.

Por el contrario el espinero tiene medios pobre y debiles, patas poco apropiadas, y asi y todo causan admiracion por sus nidos, cuyo aspecto, dimensiones, comodidades y caracteristicas pocos comunes, que demuestran habilidad, sacrificio, sentido de la seguridad.

EL CHERRINCHE (texto según el docente y periodista José M. Obregón)

IR AL PRINCIPIO

Era un indio guaraní, que había sido uno de los primeros de su tribu que pudo ver de cerca de los conquistadores españoles, a quienes ayudó a construir sus viviendas y los proporcionó frutas para comer y colaboró con ellos con la generosidad y desinterés que son características a esta raza.

Al ser testigo de la manera en que el conquistador explotó, abusó y aniquiló a las tribus guaraníes por el trabajo excesivo, el hambre y el maltrato, su odio fue creciendo y en cuanto pudo se sublevó contra aquéllos, con el acompañamiento de muchos de su raza.

Sin medir consecuencias ataco al español, pero fue vencido una y otra vez, donde no hubo piedad para nadie.

Se internó lejos para buscar otras tribus y volver a enfrentarlos, pero lo persiguieron y lo rodearon, pero al no poder apresarlo, en cuanto lo avistaron dispararon las armas de fuego sobre él, así fue como lo encontraron moribundo por las heridas y el largo asedio, pero aun en esas condiciones respondió ignorando la orden de rendición, por lo que el jefe de la partida de un solo golpe le cortó la cabeza, separándole del cuerpo. No conforme con ello, abriéndole el pecho le arrancó el corazón para llevarlo como trofeo.

Pero en el momento de levantar el corazón para mostrarlo a sus soldados, vieron como el sangrante órgano se convertía en llama, que después de quemar la mano del homicida es elevó por el aire hasta llegar a la altura de la copa de los árboles, donde adquirió forma de un pequeño pájaro, del tamaño y forma del corazón del joven indio, que enseguida se perdió en la espesura.

Desde entonces, el Cherrinche con su plumaje de color rajo sangre, matiza la rica fauna correntina. Simbolizando a la raza guaraní.

La Leyenda del Arco Iris

IR AL PRINCIPIO

Siete mariposas vivían hace muchos siglos en el corazón de la selva correntina, cada una tenia un color distinto:

rojo

anaranjado

amarillo

verde

azul

añil

violeta

Despertaban la admiración de los habitantes del monte y al volar ¡qué hermoso efecto producían sobre el verde follaje!

Cierto día, una de ellas se hirió con una larga espina.

La herida era fatal y, al comprenderlo, las mariposas restantes ofrecieron cualquier sacrificio para evitar que la muerte separase a su compañera.

- Entonces oyeron una voz que les dijo: "¿Están ustedes dispuestas a dar la vida con tal de permanecer juntas?".

- Todas contestaron que sí.

De inmediato negros nubarrones oscurecieron el cielo y se desató una fuerte tormenta de viento y lluvia. Un remolino envolvió a las siete mariposas amigas elevándolas hacia el infinito.

Una vez restablecida la calma, el sol volvió a brillar con más fulgor que nunca, y al mismo tiempo aparecía en el firmamento un extraño arco luminoso, formado por los siete colores. Los mismos que tengan las mariposas del monte.

Eran sus almas que continuaban unidas para siempre en el cielo.

Ese es el origen del Arco Iris, en cuya deslumbrante belleza debemos ver y admirar el símbolo de la más pura amistad.

La Leyenda del Carayá

IR AL PRINCIPIO

El carayá es un animal, tal vez el que tenga mayor cantidad de leyendas, especialmente en la República del Paraguay, en la Provincia de Misiones y en nuestra Provincia. Pero en la zona de la laguna del Iberá, se originó una leyenda que posiblemente sea la de mayor divulgación en la zona.

Esa leyenda cuenta que Carayá era un indio que vivía en las inmediaciones del Iberá. Le gustaba recorrer el monte todo el día, pero sufría mucho el miedo extraordinario que tenia a las fieras, el yaguareté, el gato montés, el aguará y otros habitantes del monte.

Quería superar ese inconveniente, y un día le comunicó al hechicero, que querría que lo convirtiera en un animal parecido a ellos.

- Quiero ser alguien al que nada le puedan hacer los yaguaretés, ni las víboras y los zorros. Quiero vivir en el monte como ellos, trepando a los árboles, saltando de rama en rama, comiendo las frutas que estén a mi alcance, sin que nadie me diga nada.

Dicen que exclamó frente al hechicero "ah, si pudiera trepar siempre a los árboles. ¡Esa será mi mayor ventura!.

- Bueno le respondió el hechicero. ¡ Será lo que deseas! Y comenzó a pronunciar palabras entre dientes y quemó algunas hojas secas de una hierba del lugar mezclada con hojas secas de tabaco.

De esa manera, y casi sin darse cuenta, el indio comenzó a transformarse paulatinamente en un mono. La piel se le volvió dura, con pelo y muy negra. Cambió la forma de su cabeza, la nariz, las manos adoptaron una forma especial, se le acortaron las piernas y le nació una larga cola.

Y como si todo el mundo sabía lo que había pasado, en cuando vieron a ese extraño animal trepando por los árboles, los miembros de la tribu lo llamaron "Carayá", el mono gran aullador de nuestra Provincia.

La Leyenda del Yerutí

IR AL PRINCIPIO

Cuenta esta leyenda que en la margen izquierda del Riachuelo, muy cerca del "Paso Pesoa" vivía una familia, cuya hija iba a contraer matrimonio, pero el acto religioso debía efectuarse en la Ciudad de Corrientes y no había manera de cruzar el arroyo, sin que el vestido largo de la novia no corriese riesgo de ensuciarse. Por ese tiempo estaba en construcción el "Puente Pesoa", cuyo director de obra, al enterarse de la situación, ofreció salvarlas a corto plazo, mediante el cierre de la cobertura del piso del último tramo y sugirió la espera.

Los novios aceptaron la proposición y pocos días después se concretó el acontecimiento, concediendo a los desposados y su comitiva la prioridad del uso de la obra nueva.

Finalizada la ceremonia y ya de regreso a la casa, comenzó la fiesta. Fue entonces, cuando el novio, prendado de la emotividad del ambiente, propuso a la novia una fuga silenciosa al puente,

- "Nosotros lo hemos inaugurado - dijo - Se trata realmente de un privilegio que Dios nos ha concedido a través de su constructor"

Y agregó: "Vale la pena rendirle un tributo. Vamos hasta el puente y allí, los dos solos, bailaremos sobre ese piso nuevo, ya que la música llega hasta allá". La novia dichosa y divertida, aceptó.

Llegaron al puente y al compás de un chamamé que llegaba nítidamente comenzaron a bailar. No repararon, sin embargo, que el puente todavía no tenia la baranda protectora, tanto que la pareja enfrascada en la sensibilidad de los giros, no advirtió que se hallaba muy al borde del piso, donde el joven perdió pie y arrastró al vacío a la esposa, y ambos desaparecieron en las profundidades de la corriente.

Dicen que al amanecer se posó sobre uno de los pilares, una paloma blanca, una YERUTI, que nunca había aparecido por allí.

También al caer la tarde vuelve a posarse sobre el mismo pilar, donde emite su típico gorgojeo natural.

Los vecinos y los pescadores habituales en la zona afirman, que durante las noches de luna llena, suele verse a la Yerutí, blanca como una novia, sobre el mismo pilote, que se conserva como un milagro, y que es el alma de la novia tras el novio, al que llama insistentemente y llora sin resignación.

La Leyenda del Crispín

IR AL PRINCIPIO

La leyenda del Crispín rivaliza en popularidad con las leyendas del Carau o del Chajá. Esta leyenda refiere que por haber sido mal hijo, fue castigado por Dios.

Hallándose su madre enferma, lo mandó a Crispín a buscar remedios, pero demoró al quedarse a comer frutas, mientras ella moría olvidada. Por eso fue condenado a vivir llamándola siempre.

De este castigo y de su forma de cantar proviene su denominación popular de " che sï ", que seria una acepción de "mi madre" en idioma guaraní.

El Crispín es un ave que reaparece con su canto triste cuando se aproxima el Día de la Madre, una característica de donde inspiró muchas otras leyendas.

Este canto se hace más insistente hacia el Día de los Muertos, después del cual paulatinamente parece retirarse en silencio.

Es un ave solitaria que hace de la siesta y toda la noche, las horas mejores para emitir su canto, que es nostálgico, triste. No se deja ver fácilmente, ya que está siempre oculta entre las ramas.

Asegura la leyenda, que es así porque siente vergüenza por la actitud que tuvo y que ocasionó la muerte de su madre.

Cuando la vio muerta, paulatinamente comprobó como el cuerpo se transformaba en pájaro, que voló a llorar para siempre su conducta.-

IR AL PRINCIPIO