Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

La alquimia en la vida...

Si te gusta la página, si no te gusta, también si quieres dejar un saludo: Puedes firmar el libro...

Si quieres leer los mensajes del libro de visitas, presiona: Aqui...

Se cumplen los deseos?.

Hola amigo visitante:

Si, los deseos se cumplen, y cuando no lo hacen es porque no hemos sabido formularlos o creemos que no se han cumplido porque no nos damos cuenta de que si lo han hecho.

Lo mas importante al formular un deseo es creer que merecemos lo que estamos pidiendo, pero creerlo de verdad, sin el mas minimo rastro de duda, ya que el universo solo nos complacera con las cosas que nosotros querramos recibir de verdad sin miedos ni dudas.  Por eso antes de formular un deseo debemos pensar bien si tenemos dentro de nosotros alguna traba que haga que el universo nos proteja y no nos conceda el deseo.  Un ejemplo muy comun es el deseo de ganar en la loteria, la mayoria de la gente dice alguna vez, no, eso es pura trampa, eso no se lo gana nadie, entonces el que piensa asi no debe jugar a la loteria, ya que aunque desee fervientemente ganar, el no cree que lo hara, por lo tanto no le imprime a su deseo la magia necesaria para que se cumpla.

Otro punto importante en los deseos es creer que lo que deseamos existe. Y aqui me explicare directamente con un ejemplo que lei en el libro "El poder esta dentro de ti" de LOUISE L. HAY,  si deseas tener un amor para toda la vida, pero en la primera conversacion en que te cuentan que fulanita (o) dejo a sutanito(a) comentas" Es que ningun amor dura para toda la vida", entonces te estas contradiciendo y al formular tu deseo de tener un amor para toda la vida no seras capaz de imprimirle la magia necesaria para que se haga realidad.

Para formular un deseo, ademas de creer en que se va a realizar, en que merecemos recibirlo y en que el objeto del deseo existe, debemos estar claros de que es lo que queremos, al formularlo podemos hacerlo por escrito o en nuestra mente y luego aplicarle la magia de la confianza, permanecer firmes en el proposito de obtenerlo pero dejando en manos de Dios la decision de cual es la forma y el momento correcto para obtenerlo, sin pedirselo continuamente ya que eso atenta contra la confianza y agradeciendo de antemano lo que vamos a recibir (esto último lo puedes hacer cada vez que quieras).

Y digo lo de la repetidera, por que caemos mucho en pedir continuamente a Dios que nos conceda esto o aquello, y  lo unico que demostramos con esta actitud es que confiamos mas en un camarero de un restaurant que en Dios, porque si analizas la situacion, cuando le vas a hacer el pedido al camarero le pides una sola vez el antipasto, el primer plato, el segundo plato, el postre y la bebida y luego sigues charlando con tus amigos y no detienes al camarero cada vez que lo ves o cada vez que te acuerdas para recordarle el pedido y mucho menos vas donde el cocinero a ver como lo esta preparando, tu confias en que te van a trer lo que pediste como lo pediste ¿verdad?  Hay que hacer lo mismo al formular un deseo, pedirlo bien una vez y luego confiar en que nos sera concedido. (El ejemplo del camarero lo aprendi tambien del libro de LOUISE L. HAY que les mencione anteriormente)

Y digo que hay que perdirlo bien porque esa es otra de las partes fundamentales al pedir un deseo, pedirlo bien.  Si algun familiar o cercano a ti esta a punto de morir no pidas que se salve a toda costa, no vaya a ser que despues pienses que hubiera sido preferible que muriera en vez de haber quedado vegetal... Ademas hay que ser bien especifico al pedir,  puedo desear tener una nevera y le digo a Dios: "Quiero una nevera", a los dos dias me encuentro con una nevera tirada en la calle, toda rota y le paso de lado sin darme cuenta que encontre la nevera!  Quizas este ejemplo es un tanto burdo, pero ilustra lo que les quiero decir.  La forma correcta de formular el deseo anterior es "Deso una nevera en perfecto estado y podria hasta especificar el color! Es en serio, pruebalo y veras.

Lo anterior expuesto me lleva al punto de que hay que estar alerta a las señales y a los avisos que recibimos luego de formular un deseo, ya que la mayoria de las veces se te facilitaran las cosas para obtenerlo, pero tu deberas actuar para recibirlo.  Y viene aqui a colacion la historia del hombre que creia mucho en Dios y un dia su barco naufraga en medio del rio y empieza a ahogarse, pasa un hombre en una canoa , le lanza una cuerda y le dice que se agarre, el le dice "no tranquilo, yo creo en Dios y el me salvara".  llega un helicoptero y baja una escalera "suba señor" le gritan desde el helicoptero,   "no tranquilo, yo creo en Dios y el me salvara" le respondio el señor, y asi llegaron varias ayudas mas hasta que el señor se ahogo.  Cuando estaba en el cielo, pidio hablar con Dios y le pregunto que porque no le habia concedido el deseo de salvarlo y Dios le respondio :" Hijo mio, te envie una canoa, un helicoptero y otras ayudas y todas las rechazaste!".

El señor del cuento no supo interpretar las señales y no actuo para hacer realidad sus deseos.

Para finalizar te invito a leer esta historia que me llego a traves de una de las lectoras de esta pagina y a la cual le hago llegar mi agradecimiento:

TRES ARBOLES

Había una vez tres árboles en una colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas y el primero dijo: "Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos; todos verán mi belleza".

El segundo árbol dijo, "Algún día seré una poderosa embarcación.
Llevaré los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza, fuerza y mi poderoso casco"

Finalmente el tercer árbol dijo: " Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles en el bosque. La gente me verá en la cima de la colina, mirará mis poderosas ramas y pensarán en el Dios de los cielos, y cuán cerca estoy de alcanzarlo. Seré el más grande árbol de todos los tiempos y la gente siempre me recordará"

Después de unos años de que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores vino donde estaban los árboles. Cuando uno vio al primer árbol dijo: "Este parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero", y comenzó a cortarlo. El árbol estaba muy feliz debido a que sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros. El otro leñador dijo mientras observaba al segundo árbol: "Parece un Arbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto". El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino a convertirse en una poderosa embarcación" El último leñador se acercó al tercer árbol; éste estaba muy asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se volvería realidad.

El leñador dijo entonces: "No necesito nada especial del árbol que corte, así que tomaré este". Y cortó al tercer árbol.

Cuando el primer árbol llegó donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales, y fue puesto en un pesebre y lleno con paja. Se sintió muy mal pues eso no era por lo que tanto había orado.

El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar, y fue puesto en un lago.

Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes habían llegado a su final.

El tercer árbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la oscuridad de una bodega.

Años mas tarde, los árboles olvidaron sus sueños y esperanzas por las que tanto habían orado.

Entonces un día un hombre y una mujer llegaron al pesebre. Ella dio a luz un niño, y lo colocó en la paja que había dentro del cajón en que fue transformado el primer árbol.

El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebé, pero este mangar debería serlo. El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia. Años más tarde, un grupo de hombres entraron en la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió en la barca.

Mientras ellos estaban en el agua una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres. Los hombres despertaron al que dormía, éste se levantó y dijo:" Calma! Quédate quieto! ", y la tormenta y las olas se detuvieron. En ese momento el segundo árbol se dio cuenta de que llevado al Rey de reyes y Señor de Señores.

Finalmente, un tiempo después alguien vino y tomó al tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando llegó el domingo, el tercer árbol se dio cuenta que el fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina, y estar tan cerca de Dios como nunca, porque Jesús había sido crucificado en él.

La moraleja de esta historia es: Cuando parece que las cosas no van de acuerdo a tus planes, debes saber que siempre Dios tiene un plan para ti. Si pones tu confianza en El, te dará grandes regalos a su tiempo.

Recuerda que cada árbol obtuvo lo que pidió, solo que no en la forma en que pensaban. No siempre sabemos lo que Dios planea para nosotros, solo sabemos que: Sus caminos a veces no son nuestros caminos pero... sus caminos siempre son los mejores!!

Chao querido visitante, gracias por haber estado aquí, que la luz del que "es el todo con nosotros", te ilumine y que sepas conferirle la magia a tus deseo para que todos ellos se hagan realidad...

Si quieres colaborar con comida (a ti no te constara nada mas que la conexión) conectate en

www.thehungersite.com y haz click donde se indica.

 

Regresar. 

 Esta página es de Susana Colucci. Venezuela.

Fue editada por primera vez en Marzo de 1999, esta versión corresponde al 22 de enero del 2000 y en ella se omitieron los acentos en beneficio de los lectores cuyo computador no edita el tilde.