Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Biografía extendida
El cruel seductor, ídolo tras la muerte
Biografía extendida
El estallido de la crisis agraria
El caso Shajty, el triunfo de la OGPU
Kriuchkov,Vladimir - el último líder leal al KGB

Vladimir Kriuchkov

Datos del "diccionario enciclopédico del espionaje", de Pastor Petit, Editorial Complutense.
Vladimir Alexandrovich Kriuchkov. Director del KGB en su postrera etapa: la de 1988-91, ya que la inteligencia rusa -ya no soviética- fué disuelta y solamente aprovechados en parte sus primitivos recursos. En 1955, con 35 años de edad, Kriuchkov fué destinado a Budapest como uno de los secretarios de Andropov, a sazón embajador en Hungría. Kriuchkov fué por tanto, un elemento activo en la represión del levantamiento húngaro, circunstancia que posteriormente lamentaría.
Kriuchkov sería descrito por sus compatriotas como un tártaro duro y serio que oculta un interior poco dado a la sonrisa, siéndole difícil, antaño, superar su etapa de alcohólico. Fué el primero en la historia del KGB de aceptar en su despacho oficial a un embajador extranjero, justamente el de los EEUU. Durante varios meses, tanto él como algunos directivos del organismo, concedieron entrevistas y pronunciaron conferencias; incluso se llegó a filmar una película:"El KGB hoy", ofrecida a los compañeros de televisiones extranjeras.
Y supo responder a 98 preguntas formuladas por los miembros de la Duma: "No tener informadores secretos sólo ayudantes"

A pesar del tono aperturista de Kriuchkov-fruto de la perestroica presidida por Gorvachov-, el nuevo líder Yeltsin (elegido presidente del Soviet Supremo ruso en 1990), le manifestó sin ambages su rechazo y su hostilidad del KGB, tanto del pasado como del presente.

Cuando en X.1988, Kriuchakov suspendió a Chebrikov a la cabeza del KGB, expuso su anhelo de colaboración entre los órganos de inteligencia de toso el mundo para mejor combatir el terrorismo internacional. Kriuchkov fué más lejos: mostró disposición a colaborar con al CIA para erradicar conjuntamente todo género de mafias y terrorismos. A finales de 1989, declararía: "El espionaje es un juego sin reglas". De hecho el KGB había ya comenzado a perder secretos y a erosionarse. No obstante el empeño por mudar de imagen, seguía siendo un fantasma del pasado que no podía suscitar más que rencor en la década de 1990, ya que no terror como en el pasado.

La aludida perestroika y glasnot de Gorbachov impedía todo involucionismo, y para nadie era un secreto que el régimen soviético estaba en coma. En la prensa comenzaron a imprimirse frases como las siguientes:"El KGB ha sido y es un imperio clandestino, el cual no ha hecho más que proteger el oscurantismo y la tiranía" o bien"El KGB inventaba casos de conspiraciones antisoviéticas para justificar su propia existencia", y a la vez "El KGB tuvo la desgracia de levantar manicomios para tratar a personas perfectamente cuerdas, cuyo único pecado consistió en haberse trocado en disidentes o simplemente pensar en voz alta". El KGB no quedó oficialmente clausurado hasta el 23.VII.191, y Kriuchkov se vió sin trabajo. El nuevo servicio secreto de la URSS, más acorde son su recién estrenada democracia, aprovechó algunos de los recursos del KGB, y el resto fué disuelto. Quien asumiría la tarea de aprovecharse algo de semejantes "cenizas" fué Vadim Bakatim. ________________________________________________________________________ En la actualidad Kriuchkov, trabaja en casa como asesor de Sistema, una empresa bursátil. Presume de tener un gran archivo de inteligencia exterior. Ha escrito un libro basado en sus 17 meses de prisión tras el gope de estado. Y estuvo en la envestidura de Vladímir Putin como presidente. Siempre le invitan a las reuniones del Servicio Federal de Seguridad.


 

Entrevista a Vladimir Kriuchkov


Entrevista a Vladimir Kriuchkov