Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Biografía extendida
El cruel seductor, ídolo tras la muerte
Biografía extendida
El estallido de la crisis agraria
El caso Shajty, el triunfo de la OGPU
Laurenti Beria - la mano derecha de Stalin

Laurenti Paulovich Beria

Datos del "diccionario enciclopédico del espionaje", de Pastor Petit, Editorial Complutense.

Laurenti Beria. Nacido el 29-III.1899 en Sujum, Georgia, república transcaucásica, llegó a dirigir el servicio secreto soviético durante 15 años(1938-53), al que imprimió su personalidad, entre genial y diabólica.

La familia de Beria procedía del campesinado, en tanto el pudo seguir estudios primarios y de enseñanza media; su anhelo era cursar ingeniería pero por falta de recursos, debió interrumpirlos.

En 1914, ingresa en el ejército zavski. Debido a su cooperación con los revolucionarios, sufrirá diversas persecuciones en la última fué condenado a pena capital. Logró evadirse y en 1917 se afilió al P.C. En Octubre de este año ocuparía un cargo de mediana importancia en Bakú.

Hacia 1920, su nombre había llegado a oídos de Stalin, el cual le nombraría agente secreto y lo proyectaría a la delegación soviética de Praga, donde aprendió el checo, alemán y francés.

Beria tenía una memória fotográfica, adoraba a Stalin y era capaz de la máxima dureza. En Georgia, adonde fué enviado a eliminar a los "protestones", puso de manifiesto singular mano dura y soluciones expeditivas.

En 1920 realiza varias misiones de espionaje ne la Europa occidental. En una de ellas destacó por su vigilancia de Trosky, en tanto éste residió Turquía, Dinamarca y Alemania. En 1931, el dictador le encargó depurar las organizaciones del PCUS. Beria se hacía pasar por aristócrata, arrancaba de los emigrados rusos sus planes lo cuales eran comunicados a Moscú.
Con Stalin fué servil, adulador. Ambos hombres se complementaban.

A comienzos de 1939, y por orden de Stalin, Beria suavizó las sangrientas pugnas. Beria organizó entonces la "Escuela Superior de Servicios de Información", a los que imprimió mayor disciplina y métodos avanzados.

Beria era para Stalin el ideal espía-verdugo, y éste le admiraba por su capacidad de fría violencia. En 1939, Beria fué nombrado miembro del Politburó. Su sed de poder no hizo sino crecer y afirmarse.

Una de las creaciones de Beria, durante la II Guerra Mundial, fué la organización del SMERSH, con la que se daba caza a los espías y enemigos de la URSS en territorio ocupado por Hitler. Demostró ser infatigable en al lucha clandestina: supo desinformar e intoxicar a los alemanes, y a la vez propagar el sabotaje a extremos que enloquecían a los ejércitos invasores.

Nunca la inteligencia soviética -que Beria dirigía desde XII.1938- había demostrado tanta audacia, planificación, coherencia y eficacia. Las redes de la Orquesta Roja, durante las hostilidades, y el espionaje atómico -por el que logró los secretos de fabricación de la bomba atómica- había funcionado con tan fructíferos resultados. Nunca tampoco, la NKVD fué tan odiada y temida. La URSS se convirtió con Beria en una gigantesca prisión, justo lo que Stalin quería. Cuando el 5.II.1953, Beria se encontró sin aliados.

Al término del sepelio, celebróse en el Kremlin una reunió, en la que se dispuso la expulsión del Partido y del gobierno, y fué sometido a juicio. Declarado culpable fué ejecutado con otras personas de su confianza, el 23. XII.1953.


 



Mis fuentes me revelan una historia bastante diferente.

Nace el 29 e Marzo de 1899 en Merjeuli, en la costa transcaucásica del mar Negro. Pertenece al pueblo abkhasé, todavía semisalvaje de la ruda región montañosa que se encuentra entre el Caúcaso y el Mar Negro.
Su familia de campesinos relativamente acomodados, siendo así en esta época y región de una pronunciada miseria.
Su padre lo envió a Sukhum, la única ciudad de la región(por llamarla de algún modo). No hay ni colegio, ni instituto, sino un centro denominado pomposamente "escuela primaria superior" . Es un excelente alumno.
En 1915 Beria marcha a Bakú, donde ingresa en una especializada en construcción mecánica. A comienzos de siglo hay en Bakú un movimiento revolucionario muy destacado. En 1987 empieza a participar a los movimientos.
Marcha al frente de Rumanía, pero después de su desmovilización, mezcla estrechamente estudios técnicos y trabajo político. Encuentra entonces a un hombre que desempeñará un importante papel en su carrera y en la historia del Kremlin, a quien sabrá utilizar después de haber sido utilizado por él: Anastasio Mikoyan.
La contrarrevolución le obliga a esconderse. Beria en esos momentos se centra sólo en sus estudios. Consigue el título de técnico arquitecto.
Tras el triunfo de la revolución y el derrocamiento de los mencheviques en Georgia, Beria sale de su "reserva" y realiza su primera misión política.
Es detenido en prisión hasta 1920. Cuando regresa a Bakú sus camaradas le aconsejan que se quede tranquilo durante un tiempo.
Entra en el Instituto politécnico, estudia a fondo los movimientos revolucionarios.
En abril de 1921, Laurenti entra en la Cheka. Acaba de cumplir 22 años.

Georgia es uno de los estados más difíciles, se revelan una, dos, tres veces. Dzerjinski termina con la sublevación en 1921. El gobierno soviético envía un emisario y se realiza un banquete. El emisario exclama -"En Georgia se ha acumulado un exceso de mala hierba. Hay que pasar el arado". Todos los comensales asienten en silencio. En pie detrás de la mesa, un joven a quien su modesto rango no autoriza esa noche sino a pasar los platos, rompe el silencio. "Destruiremos la mala hierba -exclamó- y si es preciso removeremos todo el suelo de Georgia". Los convidados se miran, estupefactos, ante la audacia de este joven inexperto que se atreve a soltar su frase ante el emisario de Moscú. Pero el emisario no parece enfadado, al contrario. Al día siguiente coge el tren. Dos días después el joven y oscuro aprendiz de chequista es nombrado jefe adjunto de la Cheka para Georgia. El joven es Beria y el emisario Stalin.

Georgia en 1922 se revela de nuevo.

Un testigo de la época lo describe como un hombre tranquilo, frío y calculador.
Beria mantiene la palabra dada a Stalin. Georgia no volverá a revelarse en muchos años. Recibe la Orden de la Bandera Roja, la más alta distinción militar. En cuestión de meses es nombrado jefe de la G.P.U para Georgia y también para toda Trascaucasia.
Sobre la forma en que actúan los hombres de Beria veamos el testimonio de E. Dumbadzé, uno de sus colaboradores, que escapó a Occidente en 1930.

"La mayoría de las gentes se imaginaban que las cámaras de tortura eran cuevas atestadas de instrumentos(...). La realidad era más sencilla era a la vez más sencilla y más espantosa; más sencilla, porque no se encontraba en ellas ningún dispositivo moderno; más espantosa , porque es difícil imaginarse algo más horrible y más indignante que los calabozos de la Cheka georgiana".

Dumbadzé cuenta cómo, en una sola noche, 118 condenados han sido transportados, desnudos y atados, en camiones, alineados a lo largo de una fosa común y ejecutados uno tras otro, con una bala en la nuca, por los dos adjuntos directos de Beria, Schulman y Nagatispov...
"Algunos condenados -escribe Dumbadzé- aullaban, lloraban o imploraban. Otros intentaban huir. Eran derribados por la escolta... Beria esperaba en su despacho el final de la operación".
Algunos afirmaba incluso que, a veces, asistía a las ejecuciones, y que participaba en ellas. Lo cual no está probado oficialmente.
A los 32 años, Stalin llama a Beria a Moscú.

Estamos en noviembre de 1931 es nombrado primer secretario del Comité Central del Partido Comunista en Georgia.
En Julio de 1935 aparecerá una Historia de la Organización Bolchevique en Transcaucasia cuyo autor es Beria, que elimina los pasajes oscuros que hay sobre Stalin en "Memorias" de Enukidze. Stalin aparece como un fiel seguidor de Lenin, casi como su lugarteniente y líder indiscutible de la revolución en el Cáucaso. Beria será miembro del Poritburó.

El 8 de diciembre de 1938, Pravna anuncia la sustitución de Yezhov por Beria. Tiene 40 años


 

Beria nombrado jefe de la NKVD

"Las detenciones de simples sospechosos se interrumpen por completo; incluso hay un comienzo de ammistía; y así, hombres condenados a cinco años por "broma de carácter político -era la tarifa- son liberados. Paralelamente, las condiciones en los campos de trabajo: el trabajo es menos duro; la disciplina, menos estricta, las raciones más decentes.

No se contenta con depurar la N.K.V.D(cosa que ya inició Yezhov, por cierto)., sino que reorganiza por completo sus estructuras. En lugar del chequista ciego, que se contentaba con aplicar las órdenes y actuaba según su humor, su vanidad y sus rencores personales, aparece un nuevo tipo de policía, aparentemente respetuoso con las leyes. Es la gran idea del creador de la Cheka, Félix Dzerzhinski, que recoge Beria por su cuenta, "borrando" a Menzhinski, Yagoda y sobre todo a Iejov (Yezhov).

La táctica de Beria consiste en crear una discreta aunque eficaz red de informadores en todas las esferas de la sociedad soviética, tanto en las fábricas como entre los intelectuales tanto en el ejército como en el último de los Koljós.

Beria funda escuelas donde los hombres reciben una instrucción especial para convertirse en los cuadros de esa inmensa red de espionaje: en tres años, aprenden no sólo la historia del partido y de la revolución (una historia ya corregida y revisada varias veces), sino también la técnica del fichero, del cuestionario, del tratamiento de la información, del contacto, del interrogatorio, de la vigilancia, del estudio muy hondo del Código Penal y de los grupos de oposición.
Una vez acabado su aprendizaje, esos cuadro forman a su vez a sus agentes, a quienes confían en principio tareas subalternas para ponerlos a prueba antes de lanzarlos a la aventura de la información en todas sus formas.

Loa agentes escogidos por Beria tienen a su servicio todo un ejército de confidentes, comúnmente denominados "secksot", ayudados a su vez por "Sekretnyi Osvedomitel", es decir por coleccionista de informaciones secretas". De hecho, esos confidentes no tienen en absoluto un carácter secreto. Se trata sobretodo de descubrir cualquier reunión clandestina de oposición al régimen, de escuchar conversaciones, de seguir las actividades de tal o cual persona en su vida cotidiana, etc, etc.

Poco a poco, Beria extiende su dominación a todos los sectores, creando cierto número de "Administraciones centrales; las A.C. Hay la A.C. de la seguridad del Estado y las de las milicias obreras y la de las construcciones hidroeléctricas...

Una A.C. agrupa, coordina y vigila las actividades de los bomberos, otra, las de las "vías públicas y de la circulación automóvil", otra está encargada únicamente del servicio de fichas que, en semejante sistema únicamente del sistema de fichas que, en semejante sistema, asume evidentemente una enorme importancia.

Beria dedica un especial cuidado a la gestión de los campos de Siberia. La G.U.L.A.G sólo rinde cuentas al director de la N.K.V.D Las reformas a este organismo serán de tipo administrativo, cada campo realizará una tarea.

A pesar de sus servicios de información, Beria ignora el peligro alemán. El 18 de diciembre de 1940, Hitler firma la orden de la "operación barbarroja"

El 5 de febrero de 1941, una ley separa a la "Administración Central de la Seguridad del Estado" N.K.V.D. de la "Comisaria de Seguridad del Estado" N.K.G.B, confiada a N.V. Merkulov. Beria que sigue a la cabeza de la N.K.V.D figuran en especial, la vigilancia del ejército y la Marina, el control de todos los extranjeros residentes en la U.R.S.S, incluído los diplomáticos, el cortejo de todas las informaciones de los demás países, sobre todo Alemania, por medio de "disidentes". Varios servicios y administraciones secundarias reciben la orden de introducir agentes de información además de los que ya existen, en organismos donde militan las minorías, que en ciertos estados, luchan contra el poder central, en las fábricas, los ministerios, los periódicos, los transportes e incluso en las escuelas.

Es la época en la que Beria hace nombrar embajador en Berlín a Vladimir Dekanosov, un amigo de la juventud con quien ha "removido tierra" en Georgia; es la época en que un hombre llamado Richard Sorge comienza a tejer hilos por toda Asia. Antes de ellos Stalin ha decidido al fin desembarazarse de Trostky, y Beria se ha ocupado de ello.

Al comenzar la guerra Beria, es enviado a dirigir las tropas del Cáucaso, que también conoce. Es la época también de las deportaciones masivas, que según Ilya Dzhirkevelov, las decidía TODO el Politburó y el Comité Central. No sólo Stalin y Beria (como dijo Jruschov)
Los medios utilizados por Ryumin(el responsable de los interrogatorios de los médicos judíos y sino me equivoco vicedirector de Ignatiev) y sus ayudantes para obtener las confesiones no eran ningún secreto, porque hay referencias a ellas por un decreto confidencial promulgado por Beria en marzo de 1953, después de la detención de Ryumin y de archivado el caso de los médicos. El decreto decía que en la prisión de Lefortovo disponía de una celda con aparatos de tortura. El decreto de Beria decía que, antes antes de ser destruida, la cámara de las torturas sería enseñada a todos los oficiales investigadores como ejemplo de lo que no era permisible en el proceso de interrogatorios, y subrayaba además la necesidad de observar la "legalidad socialista".


 

Stalin/Beria una pareja muy conocida por los enemi En este caso la dictadura militar de Turquía

El terrible descubrimiento de Beria

Beria había puesto micrófonos en los domicilios de los principales y ha elegido un grupo de 15 personas para hacer las transcripciones de las conversaciones.

Jruschov y Kalini bebían hasta embrutecerse, que utilizaban las palabras más soeces, que rompían sus copas y sus platos, y que dedicaban a Stalin y Beria los epítetos más malsonantes. Voroshilov bebía sin la menor restricción (cosa que tyampoco es extraordinaria) y en cierta ocasión Malenkov llegó a pedirle que no se presentara a las reuniones en estado de embriaguez. Malenkov era el único que no bebía, pero se mostraba muy locuaz en su casa y se le oía trazar planes , no sólo para el futuro del país, sino también para la composición de un gobierno que se acomodara a sus requerimientos. Le desagradaba Jruschov, al que consideraba un sujeto primitivo y no muy inteligente, pero sediento de poder. No confiaba en Beria, pero lo juzgaba como la persona más útil para sus propios fines.
Lo más importante que surgió de este espionaje fué una conversación entre Jruschov y Bulgarin acerca de cómo podían desembarazarse de Beria.
Beria llamó a la agente chekista que hizo la transcripción y amablemente le preguntó si había escuchado bien, por que había escrito la mujer, que en la cinta habían ruidos y la audición no era muy buena.
Beria, la parecer no quiso escuchar las cintas personalmente.


 

Beria con uniforme de mariscal

La muerte de Laurenti Beria, un pozo muy oscuro