Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Problemas para hacer la Sombra de la Cheka
Estrategia defensiva

Sun Tzu - El Arte de la Guerra - Estrategia Ofensi

Sun Tzu - El Arte de la Guerra - Estrategia Ofensiva

Generalmente, la mejor política en la guerra es tomar un estado intacto;
arruinarlo es inferior. Capturar el ejército enemigo entero es mejor que
destruirlo.Tomar intacto un regimiento, una compañía o un escuadrón, es
mejor que destruirlo. Conseguir cien victorias en cien batallas no es la
medida de la habilidad: someter al enemigo sin luchar es la suprema
excelencia.

De este modo, lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la
estrategia del enemigo. Lo segundo mejor es romper sus alianzas mediante
la diplomacia. En tercer lugar viene atacar a su ejército. Y la peor de
todas las estrategias es atacar ciudades.

Atacar ciudades es algo que solo ha de hacerse cuando no hay ninguna otra
alternativa, ya que la preparación de escudos y su transporte, y tener
preparadas las armas y el equipo necesario, requiere al menos tres meses,
y montar las máquinas de asedio y las escalas para asaltar las murallas,
requiere otros tres meses adicionales. El general, incapaz de controlar su
impaciencia, ordenará a las tropas cargar contra las murallas, con el
resultado de que un tercio de ellas perecerá sin haber tomado la ciudad.
Así de calamitoso es atacar ciudades.

Así pues, los verdaderamente hábiles en la guerra someten al ejército
enemigo sin batallar. Capturan las ciudades enemigas sin asaltarlas, y se
apoderan del estado enemigo sin campañas prolongadas. Su meta es tomar
intacto todo cuanto hay bajo el cielo, mediante consideraciones
estratégicas. Como resultado, sus tropas no se desgastarán, y las
ganancias serán completas. Este es el arte de la estrategia ofensiva.

En consecuencia, el arte de usar tropas es éste: Si se es diez veces
superior al enemigo, rodeadle. Si se es cinco veces más fuerte, atacadle.
Si se tiene el doble de fuerzas, divididle. Si se está a la par, superadle
mediante un buen plan. Si se está en inferioridad numérica, sed capaces de
mantener abierta una vía de retirada. Y si se está en desventaja en todos
los aspectos, sed capaces de eludirle, pues una fuerza pequeña no es nada
excepto botín para una más poderosa, si se enfrenta a ella temerariamente.



El general es el asistente del soberano del estado. Si esta asistencia es
estrecha, el estado será fuerte sin duda; si es débil, el estado será
ciertamente débil.

Hay tres formas en que un soberano puede llevar a la derrota a su
ejército:
Si, ignorante de que el ejército no debería avanzar, ordena un avance; o
si, ignorante de que no debería retirarse, ordena una retirada. Esto se
conoce como desequilibrar al ejército.
Si, ignorante de los asuntos militares, interfiere en su administración.
Esto causa perplejidad entre los oficiales.
Si, ignorante de los problemas del mando, interfiere en la dirección de
la lucha. Esto engendra dudas en la mente de los oficiales.
Si el ejército está confuso y suspicaz, los gobernantes vecinos tomarán
ventaja de ello, y causarán problemas. Esto es lo que significa la frase:
Un ejército confuso lleva a la victoria del contrario.

Por otra parte, hay cinco casos en los que puede predecirse la victoria:
El que sabe cuando puede luchar y cuando no, saldrá victorioso.
El que comprende cómo luchar, de acuerdo con las fuerzas del adversario,
saldrá victorioso.
Aquél cuyas filas estén unidas en un propósito, saldrá victorioso.
El que está bien preparado y descansa a la espera de un enemigo que no
esté bien preparado, saldrá victorioso.
Aquel cuyos generales son capaces y no sufren interferencias por parte
de su soberano, saldrá victorioso.
Es en estos cinco puntos en los que se conoce el camino a la victoria.

Por tanto os digo: Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien
batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te
conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si
eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser
derrotado en cada batalla.

Estimaciones
Hacer al guerra