Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!



BREVE HISTORIA DE 
LA COLECCIÓN DUQUE DE HERNANI


La colección Duque de Hernani, es una de las colecciones pictóricas mas importante de España. Se trata de "un pequeño Museo del Prado", compuesto por 681 obras cuya procedencia es la misma que la del Museo Español, y en ella se encuentran casi todas las tendencias artísticas de occidente desde el sigo XIV al XIX, ambos inclusive, con autores en su mayoría de primera línea, tales como Tizziano, Carpaccio, Veronese, Rafael, Caravaggio, Rembrandt, Van Dyck, El Greco o Goya.



La colección Duque de Hernani procede de la antigua colección del Infante portugués, don Sebastián Gabriel Borbón y Braganca. El Infante portugués, nacido en Brasil, era hijo de don Pedro de Borbón y de la Princesa de las Beiras. Su padre que era nieto de Carlos III, había contraído matrimonio en Portugal y, a raíz de las guerras napoleonicas, se había trasladado a Brasil, con toda la Familia Real portuguesa. A los once años volvió a España para tomar posesión de los bienes de su padre, y en seguida, en plena juventud, se enroló en el lado carlista de las guerras de sucesión españolas. Hecho prisionero, se le incautaron todos sus bienes y se le desterró a Nápoles , donde contrajo matrimonio con Amalia de Borbón, hija del Duque de Salerno. Allí se despertó su interés por el coleccionismo de arte y especialmente de pintura. En 1855, tras quedarse viudo, volvió a España en donde contrajo segundo matrimonio con Cristina de Borbón, hermana del Rey consorte Francisco de Asís, y tras renunciar a la causa carlista, le fueron devueltos todos sus bienes a los que sumó los que ya había traído de Nápoles. La revolución de 1868 y la instauración de la Primera República hace que abandone España, camino de un segundo exilio , para vivir sus últimos días en la ciudad de Pau (Francia) donde fallece.

El primer documento fehaciente de la totalidad de la colección del Infante, lo constituye su testamentaría protocolizada ante el notario de Madrid, don José María de la Lastra, el día 1 de noviembre de 1887, nº 35966 del archivo de protocolos de Madrid. De acuerdo a la testamentaría, la colección estaba compuesta por 800 cuadros y fue expuesta por primera vez en el "Asilo" cedido por la municipalidad de la ciudad de Pau y donde fue peritada por el director de la galería Eusebio Rey, por el comisario don Salvador Cubells y por el presidente de la Academia de Nobles Artes San Fernando. La colección la componían tres grupos de cuadros : primero, los provenientes de la herencia de Carlos III, los cuales fueron incautados al Infante en 1835 y formaron parte del extinto Museo de la Trinidad ; segundo, los cuadros provenientes de su exilio en Nápoles ; y finalmente los cuadros provenientes de las compras realizadas en España a consecuencia de la desamortización de los bienes eclesiásticos ordenada por Mendizábal en 1855. En este grupo ha de incluirse también la colección privada del pintor José Madrazo, antiguo amigo y director del Museo del Prado, que el Infante compró a los herederos tras la muerte de aquel.

A consecuencia de la testamentaria del Infante, en 1887 se produce la dispersión de la pinacoteca entre sus cinco hijos y su viuda. Alfonso de Borbón, hijo del Infante, reagrupa la casi totalidad de la primitiva colección comprando las obras a los demás herederos, salvo algunas obras que corresponden a sus hermanos Francisco y Pedro y que actualmente se encuentran en el Museo del Louvre y en Gran Bretaña. Al fallecer Don Alfonso, le hereda su sobrino Manfredo de Borbón, Duque de Hernani, quien conserva 681 cuadros de la primitiva colección hasta su fallecimiento en 1979.. 

 Manfredo de Borbón y Bernaldo de Quirós, Duque de Hernani (1893 - 1979), era hijo de la Marquesa de Atarfe y de Luis Jesús Borbón, tercer hijo del Infante Sebastián Gabriel. Su madre, tras quedarse viuda, contrajo segundo matrimonio con Manuel Méndez de Vigo, con el que tuvo numerosa descendencia y por eso toda su familia se conoció siempre como Méndez de Vigo. En 1931, la instauración de la II República, y la leyes de protección del patrimonio histórico español, atribuyen a la colección el carácter de Bienes del Tesoro Artístico Español. En 1936, la Junta de Incautación incauta toda la colección al Duque de Hernani para formar parte del Museo del Prado. En 1940 la comisaría General del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional restituye la colección a su propietario y desde entonces diferentes obras de la misma han participado en exposiciones temporales del Museo del Prado.