Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

CATOLICISMO Y MARXISMO

Una exposición del frente de Izquierda Dominicano

 Al Arzobispo de Santo Domingo y por su mediación a toda la Iglesia Católica Dominicana.

Distinguido Monsenor Lopez Rodriguez.:

                En ocasión de la visita a nuestro país del Papa Juan Pablo II, en momentos en que se observa una activa participación de la Iglesia Católica en la vida política Nacional e internacional y en que se discute el rol de esa institución respecto a los graves problemas que afectan a los pueblos del mundo y que particularmente de América Latina y el Caribe, hemos considerado necesario expresarle a Ud.  por su vía a todos los componentes de la Iglesia Católica Dominicana nuestra disposición al dialogo, a la búsqueda de los puntos coincidentes y a la definición de las áreas de la colaboración que permitan producir y precisar la convergencia de marxistas y católicos en el necesario esfuerzo para liberar a nuestro pueblo del hambre y la miseria, para afirmar y ampliar las libertades conquistadas, y para dentro de un esfuerzo común con todos los pueblos explotados y oprimidos, conquistar la nueva independencia y emprender el camino del desarrollo.

               ILUSTRACION JESUCRISTO EXPOSICION NI CATOLICISMO NI MARXISMO. De ambos lados aparecen reparos y se expresan resistencias que es preciso vencer.

                Podría argumentarse -y en efecto así lo han planteado sectores de la iglesia y del movimiento marxista- que en términos filosóficos "existe una incompatibilidad radical" entre ambas corrientes.

                Eso es absolutamente cierto. Pero a partir de esa verdad no se puede , sin riesgo de pasarle por  encima a otras, negar la posibilidad del dialogo y de coincidencias importantes entre marxistas y cristianos.

                La iglesia Católica, sus jerarquias, sus pastores, sus feligreses no solo actúan en el campo de la filosofía y de las diferencias existentes entre la concepción materialista dialéctica y la concepción idealista religiosa.

                La iglesia Católica tiene además un evangelio  y una doctrina social en los cuales es posible encontrar criterios avanzados sobre la justicia, la bondad, el amor al prójimo, la defensa de los pobres, la igualdad, la condena a los poderosos, los derechos del ser humano y otras muchas cuestiones vinculadas a la vida real.

                Las encíclicas de Juan XXIII y las declaraciones de Puebla y Medellín son expresiones de esa preocupación por la suerte de los pueblos, mientras que el movimiento conocido con el nombre de Teología de la Liberación representa lo más avanzado del compromiso cristiano con la causa de la emancipación de los pobres y de la plena independencia de nuestro pueblo.

                La iglesia Católica actúa dentro de la sociedad actual e influye y se deja influir por fuerzas sociales y personalidades muy diversas.

                Esto determina conducta y tensiones relacionadas con el cuestionamiento del status vigente y coincidencias y divergencias con otras corrientes del pensamiento filosófico y del quehacer político y social.

                Esto en gran medida explica que la iglesia Católica como institución mundial y nacional, y sus diversos componentes particulares, no solo se preocupen de los problemas relativos al culto a Dios y los santos y de las cuestiones relacionadas con la creencia en la existencia de una vida después de la muerte y de la necesidad de "salvar el alma" y conquistar el "paraíso celestial", sino que también, cada vez más, se vea precisada a incursionar en cuestiones terrenales , en los problemas de la sociedad , en cuestiones relacionadas con la política económica, con las gestiones gubernamentales, con la situación social, con la conducta de las diferentes fuerzas políticas y con los más relevantes problemas nacionales e internacionales.

                La Iglesia Católica participa en un mundo material del cual no puede sustrarse.

                Todo esto motiva que el catolicismo, en sus diversas tendencias, incluya un componente social, cultural, político y económico que se agrega a los propiamente conceptual-filosófico.

                El marxismo, por su parte, como concepción del mundo y de la vida, además de lo filosófico comprende definiciones, tesis y programas transformadores relacionados con los problemas de la economía , de la lucha de clases, del poder político y de otras múltiples manifestaciones sociales y culturales.

                No es posible, pues, reducir ambas corrientes mundiales a sus concepciones sobre el origen del mundo y sobre la relación entre la materia y el espíritu o sobre la existencia o no de otra vida distinta a la terrenal.

                Ni el marxismo es solo ateísmo científico, ni el Catolicismo solo fe en Dios y en Cristo como "Encarnacion de Dios".

                La cuestión es mucho más compleja. Y en el marco de la acción dentro de un mundo especifico, concreto, es preciso determinar las coincidencias reales y posibles, y abordarlas , teniendo como propósito fundamental la felicidad y el bienestar de los pueblos de los diversos países de este mundo.

                Nosotros estamos prestos a contribuir en esa dirección.

                En el amplio campo del amor al prójimo, de la lucha contra el infierno de la explotación y la pobreza, del combate a los Lucifer de carne y hueso, de las aspiraciones del pueblo de ponerle termino al injusto reino de una minoría opulenta e insaciable, podemos encontrar un fértil campo para las coincidencias que nos permitan hacer de la Tierra el "bello paraíso de la humanidad" que pueda ser disfrutado a plenitud por todos los verdaderos marxistas y por todos los verdaderos cristianos.

                No somos de los que manejamos la célebre frase  de Marx " la religión es el opio de los pueblos" en forma mecánica, al margen de la dialéctica de la vida y del desarrollo social.

                La sentencia marxista conserva su vigencia frente a las corrientes religiosas que todavía emplean la fe del pueblo oprimido y creyente para justificar su explotación y su miseria, atribuyéndole origen divino; pero no es aplicable a otras tendencias religiosas, que con grados y niveles diferentes, se convierten de mas en mas en movimientos críticos al mundo actual , expresándose en términos de protesta contra la opresión y asumiendo la tarea de contribuir en la Tierra a la liberación y a la felicidad de los pueblos. En tal sentido nosotros valoramos altamente la contribución de los teólogos de la liberación al esfuerzo destinado a contrarrestar los aspectos más alienantes de la religión católica.

                Estamos ante nuevas modalidades de la conciencia religiosa que en la actualidad expresan su inconformidad y su protesta contra la miseria real.

                y estamos también ante la existencia de un marxismo no dogmatico que valora en toda su significación estas nuevas tendencias del cristianismo y propugna por una sincera colaboración en el proceso de integración de ambas concepcionesCARLOS MARX Y SU TEORIA ECONOMICA Y DEL CAPITALISMO en el seno del movimiento popular y por un claro respeto de sus respectivas identidades.

                No por tal aproximación los marxistas se convertirán en cristianos  o los cristianos en marxistas, sino que a través de ella ambas corrientes podrían contribuir mancomunadamente al éxito de una causa profundamente humana e inconmensurable justa.

                Su intervención en el caso de la crisis del senado , Monseñor, y su enérgica condena a toda esa politiquería, justamente calificada por Ud. como "burla al pueblo" es una muestra de la necesidad que tiene la iglesia de intervenir en las cuestiones del mundo terrenal , que ojala se extienda a otros aspectos donde se aprecian conductas peores de los representantes del sistema vigente.

                Hoy más que nunca el pueblo dominicano necesita una Iglesia Católica y un movimiento marxista que piensen y actúen de esa manera.

                Hoy más que nunca el pueblo campesino condenado a la miseria por el latifundio, los asalariados y los empleados golpeados por la política del FMI, los moradores humildes de los barracones y de los barrios marginados, los desempleados y todos los afectados por esta aguda crisis, necesitan de corrientes religiosas y de tendencias políticas revolucionarias que en vez de contribuir a crear el consenso del pueblo con la clase dominante, ayuden a formar, con su trabajo convergente y unitario, el consenso popular que posibilite alcanzar la liberación definitiva de nuestro pueblo.

                Esta es, Monseñor López Rodríguez, nuestra más profunda convicción y al expresarla en esta significativa ocasión deseamos que todos los católicos que forman parte de la izquierda y de las organizaciones populares y los que participan en otras instituciones , conozcan nuestra buena voluntad para forjar esa necesaria unidad entre marxistas y cristianos. Y ojala que esa actitud encuentre en ustedes la reciprocidad necesaria.

Atentamente, Por el Frente de Izquierda dominicano.

Listín Diario 11-10-84

UNION PATRIOTICA ANTIIMPERIALISTA (UPA) Roberto Santana

MOVIMIENTO POR EL SOCIALISMO (MPS) Roberto Duverge

PARTIDO DE LOS TRABAJADORES DOMINICANOS (PTD) Jose Gonzalez Espinosa

MILITANTES DE IZQUIERDA UNIDA (MIU) Miguel Mejia

BLOQUE SOCIALISTA (BS) Rafael (Fafa) Taveras

PARTIDO COMUNISTA DOMINICANO (PCD) Narcisso Issa Conde

A CUADRO DE MANDO

@nohivo

facebook mohivo

facebook victoria

facebook talleres