Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
 
Ir a home

 

sexualidad de los adolescentes

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia es una etapa de cambios tanto físicos como psicológicos, en donde el muchacho(a) experimenta un gran conflicto de identidad, que si no es bien manejado por los adultos puede repercutir para toda la vida.

¿Cuándo inicia la adolescencia?

La adolescencia suele iniciar entre los 12 y 15 años de edad y se caracteriza por un brote brusco de la actividad fisiológica y endocrina en el cuerpo, lo que provoca una intensificación renovada de la libido. En este momento el sujeto pasa por las fases del desarrollo sexual por segunda vez, aunque de forma mucho más rápida, razón por la cual no es raro que resurjan los instintos bucales, anales y fálicos. Lo que conlleva una serie de conflictos con los padres, como en la etapa edípica.

La adolescencia llega a su fin entre los 16 y 18 años y en algunos casos más años. En este periodo y por el resto de su vida se puede observar los puntos de fijación, las etapas no resueltas que dejaran huella en el individuo. O sea, se puede observar su identidad sexual, su madures emocional, la estructura del carácter, la tendencia a regresar frente a la tensión, la habilidad para formar relaciones duraderas y firmes en el grado de madurez de sus instintos sexuales. Además se notara la parición de síntomas neuróticos en donde su desarrollo se vio gravemente afectado.

¿Qué factores producen o generan problemas en la adolescencia?

No hay que perder de vista que la adolescencia es una etapa y esta puede ser marcada por las etapas previas al igual que un mal manejo de la misma por parte de los adultos.

Un factor que genera problemas al adolescente es el solo hecho de dejar la niñez, la cual representa muchas recompensas como protección y dependencia, en especial cuando es tan poco lo que pueden dar a cambio. Por lo tanto, existe conflicto entre el deseo de ser adulto y el de seguir siendo niño par continuar recibiendo recompensas sin esfuerzo para ganarlos.

Recordemos que el adolescente no tiene una identidad definida, ya que no son adultos ni son niños, quieren o piensan que son independientes pero su realidad les dice otra cosa, lo que les ocasiona conflicto.

El establecimiento de la independencia con el fin de probarse a si mismo y al mundo de que él es un individuo autónomo, orilla al adolescente a menudo a mostrar su independencia de forma exagerada, a veces antisocial, autodestructiva o extravagantemente. Al extremo de llegar a repetir una y otra ves conforme el adolescente trata de probarse que es su propio jefe, actos que le ocasionan conflictos con sus progenitores o con las autoridades de la comunidad. Ejemplo de estos actos son el permanecer fuera de su casa hasta altas horas de noche, la vagancia, el alcoholismo, el fumar marihuana y el fracaso escolar.

Es raro pero llega a presentarse que la conducta disruptiva tienda a lo patológico como serían las agresiones individuales.

Los instintos sexuales y la agresividad se incrementan por el desarrollo endocrino y físico y como el adolescente ya esta capacitado para ejecutar la copula o la agresión se encuentran ansiosos por ejercitar sus nuevos poderes, pero se hallan cautelosos por sus posibles consecuencias (Embarazo, enfermedad venérea, lesiones, muerte, etc.) lo que representa otro conflicto.

Los adolescentes toman al adulto como un modelo a seguir y con quien identificarse pero este modelo también es la figura represiva, autoritaria, el enemigo que busca mantenerlo en servidumbre.

Constantemente el adolescente es colocado entre las presiones de tener logros académicos, sociales y económicos y su deseo de rebeldía, lo que ocasiona que se rebele en contra lo que es en su propio bienestar.

El tratar de ganarse la aprobación y la aceptación de sus compañeros, puede ocasionar que el adolescente participe en actos antisociales para probar su hombría ante la padilla. Estos actos puede ser el adoptar ciertos estándares del grupo o símbolos como traer el cabello largo, ciertos tipos de vestimenta, etc.

Al final de la adolescencia el individuo comienza a preocuparse por asuntos tales como cuestiones filosóficas acerca del papel que desempeña en la vida y el significado en si de la misma. Deberá de decidir a que va a dedicar su vida. A menudo se desarrolla una cinismo, de desesperación y de inutilidad (¿Cuál es el objeto de todo?). La preocupación por la muerte y su significado puede ser de capital importancia.

El papel sexual del individuo deberá de ser definido (activo-pasivo), heterosexual u homosexual.
La masturbación es casi universal tanto en el hombre como en la mujer. La ansiedad que esta genera acerca del daño mental o físico “imaginario” proveniente de la masturbación contribuye a sentimientos de autoculpa, de incapacidad, de maldad, de vergüenza o retraimiento.

En la mujer adolescente también deberá de decidir que quiere ser, esposa, madre, profesional o una combinación. Y si a esto se agrega la aparición de la menarquia (primera menstruación), que trae el enfrentamiento con su “feminidad” y la consiguiente diferenciación con el sexo opuesto. Lo que ocasiona una reacción, la cual dependerá de la cantidad de conocimientos impartidos antes de su aparición.

Lo antes descrito no es la totalidad de factores que pueden generar problemas en el adolescente, pero continuar seria interminable. El adolescente es similar a “la tierra de nadie”.

¿Errores de los padres y recomendaciones a los mismos?

A la gran mayoría de los adultos se nos ha olvidado por conveniencia que pasamos por la adolescencia y siempre se tiende a satánizar tal o cual situación con frases tales como " en mis tiempos ya parece que”, "cuando yo tenía tu edad no era ...". Pero lo cierto es que, los tiempos han cambiado. Actualmente se dispone de más información y además de una manera más rápida y esta información puede ser utilizada de forma inadecuada por los adolescentes o por el contrario puede servir para eliminar mitos y tabúes los cuales sólo sirven para chantajear y ocultar la verdad.

Un gran problema esta dado por la falta de comunicación de los padres para con los hijos en cuanto al tema sexual, ya que por regla tratamos de evitar el tema, lo que origina que el adolescente busque información de las fuentes que tenga a su alcance. Estas fuentes por desgracia manejan información falsa en la mayoría de las ocasiones, lo que va formando una idea errónea de la sexualidad en el adolescente y lo puede encaminar a las parafilias.

Los padres tienen la obligación de hablar con los adolescentes de los riesgos de ejercer coitos sin protección, sobre el uso del condón, sobre el despertar de su sexualidad, el erotismo, la paternidad responsable, la homosexualidad y heterosexualidad. Pero en muchos casos los padres rehúsan tomar alguna medida hasta estar plenamente convencidos de la necesidad para evaluación y tratamiento.


Varios tipos de enfermedades de transmisión sexual son epidémicas, incluidas la gonorrea, la uretritis no gonocócica, el virus del herpes genital, las verrugas genitales (condilomas acuminados), la sarna (escabiosis) y las infecciones uretrales y vaginales causadas por la bacteria Chlamydia trachomatis, el protozoo Trichomona Vaginalis y hongos Candida Albicans.

 Tipos de anticonceptivos

  • Espermicidas: son productos químicos que deben ser introducidos en la vagina antes de las relaciones sexuales, y alteran o matan directamente a los espermatozoides, su protección dura unas horas.  Este método únicamente protege contra el embarazo, no contra infecciones de transmisión sexual.
  •  Capuchón cervical: Método novedoso similar al diafragma, pero más simplificado, pues cubre sólo el cuello del útero o matriz. Este método únicamente protege contra el embarazo, no contra infecciones de transmisión sexual.   
  • Diafragma: consiste en una esfera de goma fina que en su borde lleva un aro metálico flexible protegido por goma. Se coloca en el fondo de la vagina, se puede colocar 2 o 3 horas antes de las relaciones. El ginecólogo es quién debe aconsejar el tamaño y la forma de uso. Este método únicamente protege contra el embarazo, no contra infecciones de transmisión sexual.
  • Esponja vaginal: Consiste en un círculo de poliuretano que se coloca en la vagina y tiene una pequeña cinta que facilita su extracción. Lleva espermicida, y su colocación es similar a la del tampón. No retirar antes de 6 horas tras el coito; puede colocarse varias horas tras el mismo.
  • Anticonceptivos orales:  Los anticonceptivos orales son el método reversible más eficaz para evitar el embarazo. La mayoría están compuestos por dos tipos de hormonas femeninas: estrógenos y gestágenos, que produce la mujer normalmente. Al ingerir las pastillas su efecto será impedir la ovulación, ya que sus efectos son evitar que el óvulo madure.
  • Anticonceptivos hormonales: existen vía intravenosa y se pueden administrar mensual, bimestral o trimestralmente, otros son en forma de implantes subdérmicos e inyección de microcápsulas en dermis. Estos métodos sólo evitan el embarazo, no protegen contra infecciones de transmisión sexual.

    El condón: Es lo más usual hoy en día por los jóvenes para evitar accidentes y enfermedades.

 

Trends® Magazine. 27 de Julio del 2006. Derechos Reservados.