Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
 
Ir a home

 

¿Porque gustan los programas como what not to wear?

Paty Leyva, cibernauta de medio tiempo afirma que lo que viste una persona puede cambiarle la vida.

Refiriendónos al programa What not to wear, podemos descubrir a Trinny y Susannah, dos bestias que se dedican a criticar y a transformar a cuanta mujer y hombre se cruza por su camino. Si has visto este programa transmitido por la BBC en el People & Arts, sabes de qué estoy hablando. En cada episodio abordan a una inocente criminal de la moda, y le ofrecen un jugoso cheque para gastar en ropa con la única condición de obedecer sus instrucciones.

Muchos pensaron que este programa era una especie de secuela del Fashion Emergency en E Online! pero no es así. Este par de británicas van más allá, su objetivo es educar. Porque en lugar de regalarle un par de trapos nuevos, hacen que cada una de sus víctimas se mire desde todos los ángulos (en un espejo satánico), enfrentándose a la realidad, para después dar una serie de recomendaciones, mostrar todo su guardarropa y permitir que Trinny y Susannah boten sus prendas a la basura al mismo tiempo que se burlan de esta. Luego salen –solas– de compras mientras son filmadas e interrumpidas por las anfitrionas del programa para corregir las barbaridades qque podrían comprar. Finalmente las tres se juntan y analizan los looks concluyendo –casi siempre– felices, que la alumna aprendió la lección.

Hay personas que opinan que las victimas son a menudo encasilladas bajo los mismos lineamientos. Puede ser. Pero si no tienes ni estilo, ni idea del color, partir por de un lineamiento en común no me parece tan malo.

El televidente se conecta y se conmueve con cada programa – aunque son relativamente pocos capítulos – es emocionante ver como ayudan a la gente, no es solo una cuestión de vestirse, también está el tema de la Autoestima que a menudo tiene un impacto emocional más fuerte en el hombre que en la mujer.

Tu podrías ser la próxima víctima.

 

Trends® Magazine. 27 de Julio del 2006. Derechos Reservados.