Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

    Europa oriental

 

    RUSIA    UCRANIA



L
os pueblos eslavos son el grupo étnico más numeroso de Europa, formando parte del gran mosaico étnico de Europa oriental. Viven principalmente en Ucrania, Bielorrusia, Rusia, Polonia, (Checoslovaquia, Yugoslavia y Bulgaria.

Los grupos que ocupan hoy día Europa Central y Oriental han desarrollado adaptaciones culturales regionales y se les conoce por las variantes de la lengua eslava que hablan, misma que se subdivide en: eslavo oriental (ruso, ucraniano y bielorruso), eslavo occidental (polaco, checo, eslovaco, lusaciano o soravo y kashube), eslavo meridional (búlgaro, serbocroata, esloveno y macedonio). En la actualidad estos grupos tienen diferente importancia con respecto a la población total de cada nación.

Por su parte, la población rumana se ha conformado por un pueblo cuya raíz cultural y lingüística latina se ha conservado a lo largo de siglos, rodeada por pueblos eslavos y magiares (húngaros). Sin embargo comparte rasgos culturales con sus vecinos, derivados de su fuerte tradición agrícola y de pastoreo.

La región muestra una gran variedad tanto de climas como de calidad de la tierra donde se cosechan diferentes productos: la papa y el heno en Polonia, el maíz, el trigo y las uvas del valle del Danubio; el algodón y el tabaco en Bulgaria; cítricos, aceitunas y hortalizas en Yugoslavia y cereales en el extremo oriental. Esta tradición campesina se refleja en rituales propiciatorios, como la ofrenda de huevos en Pascua. En la antigüedad se teñían con sangre de animales, y actualmente se decoran con pintura policroma (sala culturas checa y eslovaca).

En el pasado sus aldeas se encontraban en el centro y este boscoso de Europa. Ganaban terreno al bosque mediante la práctica de la agricultura de tala y quema. El mobiliario se elaboraba en madera, como puede verse en la ambientación de una casa (sala de Rumania). En el siglo III de nuestra era se dieron grandes migraciones hacia el occidente de Europa provocadas por la incursión de pueblos bárbaros.

Tal vez la institución social más característica sea la gran familia, regida por un varón, que incluye a todos sus descendientes y que recibe el nombre de zadruga. En el trabajo y en el consumo actúan como una unidad doméstica, como es el caso de la elaboración de textiles de lino. En una de las casas más grandes de la aldea las mujeres hilaban mientras los hombres más viejos contaban leyendas, cuentos, narraciones, adivinanzas y se cantaban canciones populares. La importancia del trabajo textil destaca en todas las salas eslavas.

El centro de la zadruga es la casa donde vive el jefe del hogar con su esposa e hijos solteros. Los hijos casados viven en dormitorios separados congregados alrededor de la casa principal, una recreación de una recámara campesina se encuentra en la sala de las culturas checa y eslovaca. El prestigio y poder de una zadruga se relacionaba con el número de sus miembros, así se favorecía el matrimonio con mujeres de otra familia, en caso de que enviudaran era frecuente que un pariente del difunto la desposara para impedir que saliera de la zadruga. La novia confeccionaba y bordaba su ajuar, entre más variado fuera, la doncella era más codiciada. El ajuar se guardaba en arcones especiales (salas rumana y polaca) que se colocaban a los pies de la cama.


En el pasado sus aldeas se encontraban en el centro y este boscoso de Europa. Ganaban terreno al bosque mediante la práctica de la agricultura de tala y quema. El mobiliario se elaboraba en madera, como puede verse en la ambientación de una casa (sala de Rumania). En el siglo III de nuestra era se dieron grandes migraciones hacia el occidente de Europa provocadas por la incursión de pueblos bárbaros.

Tal vez la institución social más característica sea la gran familia, regida por un varón, que incluye a todos sus descendientes y que recibe el nombre de zadruga. En el trabajo y en el consumo actúan como una unidad doméstica, como es el caso de la elaboración de textiles de lino. En una de las casas más grandes de la aldea las mujeres hilaban mientras los hombres más viejos contaban leyendas, cuentos, narraciones, adivinanzas y se cantaban canciones populares. La importancia del trabajo textil destaca en todas las salas eslavas.

El centro de la zadruga es la casa donde vive el jefe del hogar con su esposa e hijos solteros. Los hijos casados viven en dormitorios separados congregados alrededor de la casa principal, una recreación de una recámara campesina se encuentra en la sala de las culturas checa y eslovaca. El prestigio y poder de una zadruga se relacionaba con el número de sus miembros, así se favorecía el matrimonio con mujeres de otra familia, en caso de que enviudaran era frecuente que un pariente del difunto la desposara para impedir que saliera de la zadruga. La novia confeccionaba y bordaba su ajuar, entre más variado fuera, la doncella era más codiciada. El ajuar se guardaba en arcones especiales (salas rumana y polaca) que se colocaban a los pies de la cama.


La zadruga y sus miembros llevaban el nombre del fundador de la familia comunal. Esta institución se conserva en Servia, y hasta hace poco existía en otros lugares de Yugoslavia, Polonia, Bulgaria y Bielorrusia. Con la adopción del cristianismo esta tradición patriarcal se traduce en la veneración al santo patrono de la aldea, que se festeja a la par que los ancestros. Era común encontrar imágenes de éste presidiendo la casa (sala rumana).

La unidad doméstica se adaptaba a una economía mixta, agrícola y de pastoreo. Una parte de los hombres adultos podía ausentarse para dedicarse al pastoreo y al comercio de ganado. En el museo se aprecian objetos de uso diario como cencerros para el ganado (sala búlgara), recipientes para batir leche, moldes para mantequilla (salas rumana y polaca). Además de servir a la organización del trabajo, la unidad doméstica fue un símbolo de identidad que en ocasiones se ha manifestado a través de conflictos de pertenencia nacional.

 

EUROPA