Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Encuesta Estilos de Aprendizaje  
       
       
       La presente encuesta tiene como objetivo contribuir a una investigación acerca de los estilos de enseñanza de los docentes de Ingeniería Civil Industrial de la Universidad del Desarrollo, para así determinar su significancia en el proceso de aprendizaje de sus alumnos.                                                                                                           
 
 
       
       Es muy importante que esta encuesta sea respondida con sinceridad para obtener resultados certeros, que permitan realmente realizar mejoras en la formación de nuestros futuros profesionales. No existen respuestas correctas o incorrectas, es decir, TODAS son igualmente válidas.  
 
 
       
Nombre del Profesor    
     
       
Asignaturas que imparte actualmente Nº alumnos    
   
   
   
       
       
  Instrucciones      
Lea detenidamente las siguientes afirmaciones y responda si está de acuerdo o en desacuerdo con cada una de ellas, marcando con una X su respuesta.  
 
       
  De acuerdo Desacuerdo  
1 La planificación que suponen los proyectos curriculares me ocasionan ciertas limitaciones a la hora de enseñar.      
       
2 Fundamentalmente, las actividades que realizo con los alumnos implican aprender técnicas para que posteriormente puedan ser aplicadas en otras situaciones.      
       
       
3 No me importa el tiempo que empleo en el desarrollo de cualquier actividad o tema.      
       
4 Las actividades que propongo están siempre muy estructuradas y con propósitos claros y explícitos.      
       
5 Los contenidos o cuestiones espontáneas que surgen durante el desarrollo de la clase son tan importantes como aquéllos que he previsto con anterioridad.      
       
6 Incito o potencio que la dinámica de la clase sea de continuos debates de preguntas y respuestas.      
       
7 Generalmente presento a los alumnos muchos ejemplos o modelos para que éstos los puedan repetir o emular.       
       
8 A lo largo del curso suelo desarrollar con mis alumnos pocos temas pero cada uno de ellos en detalle y profundidad.      
       
9 Cuando propongo ejercicios doy a los alumnos el tiempo suficiente para que, si es posible, acaben todos.      
       
10 Los contenidos teóricos que doy siempre los acompaño de ejemplos o de su posible utilización en la vida cotidiana.      
       
11 Me gusta llevar a la clase expertos para que muestren lo que saben o hacen, ya que considero que de esta manera se aprende mejor.      
       
12 En las reuniones de trabajo con otros profesores suelo escuchar más que hablar, y por lo general no soy muy participativo.      
       
13 Procuro estar siempre al día de lo que sucede en la actualidad para tratarlo con los alumnos.      
       
14 Prefiero los alumnos que tienen ideas originales igual o por encima de los que trabajan en forma constante y metódica.      
       
15 Siento inclinación por los ejercicios que se caracterizan por establecer relaciones y asociaciones entre conceptos, ideas y datos.      
       
16 Con frecuencia enseño nuevos contenidos y problemas aunque no estén en el programa, incluso algunas veces, sin tener acabado el tema anterior.      
       
17 Cuando hago alguna pregunta a los alumnos les aconsejo que piensen bien lo que van a decir antes de hacerlo.      
       
18 Creo que los alumnos trabajan mejor y rinden más si les hago trabajar bajo una cierta presión.       
       
19 Me atraen las clases con alumnos espontáneos, dinámicos, participativos e inquietos.      
20 Lo práctico y lo útil está por encima de los sentimientos y las emociones.      
21 Generalmente cuestiono casi todo lo que se expone y doy oportunidad para que en clase se cuestione todo aquello que se diga.      
       
22 En las explicaciones o aclaraciones en clase suelo analizar situaciones o problemas diversos para posteriormente generalizar.      
       
23 En lugar de explicar una materia, trato de que los alumnos experimenten o realicen actividades prácticas.      
       
24 Aconsejo a mis alumnos que revisen los ejercicios antes de entregarlos y suelo dejar tiempo especial para ello.      
       
25 Algunas veces no puedo evitar transmitir en la clase mi estado de ánimo y emociones.      
       
26 En clase, casi nunca se debate sobre cuestiones no planificadas ni conocidas de antemano por todos y mucho menos si son vacías o superficiales.      
       
27 A la hora de formar grupos de trabajo entre los alumnos suelo promover que se reúnan los que tienen un nivel intelectual equivalente.      
       
28 Noto alguna satisfacción cuando algunas veces voy a la clase sin llevar planificado lo que voy a hacer ese día.      
       
29 En los problemas o interrogantes que planteo exijo a los alumnos múltiples caminos en la búsqueda de sus posibles soluciones.      
       
30 Cuando hago actividades trato de que sean una de cada tipo y que no se parezcan en nada.      
       
31 Con frecuencia trabajo en experiencias y actividades en y con el entorno, sin importarme las dificultades que pudiera encontrar.      
       
32 A los alumnos les reconozco su mérito cuando han realizado un buen trabajo.      
33 Me satisface y trato de trabajar con compañeros de profesión que considero de un nivel intelectual igual o superior al mío.      
       
34 Trato de mostrar con el ejemplo que si algo funciona bien es que es bueno y útil.      
       
35 Muy a menudo propongo a los alumnos que se inventen los problemas y planteen cuestiones a tratar.      
       
36 No obligo a los alumnos a ser portavoces o que expliquen algo en público a no ser que alguno lo solicite.      
       
37 En el trabajo diario de aula no acostumbro a propiciar situaciones para que surjan las emociones o los sentimientos.      
       
38 En las reuniones con mis colegas suelo poner empeño en exponer mis ideas y, por lo tanto, hablo más que escucho.      
       
39 Me gusta hacer que los alumnos participen cada cierto tiempo en nuevas experiencias y dejarlos que investiguen y busquen soluciones.      
       
40 Potencio la búsqueda de atajos para llegar a la solución de los problemas o ejercicios.      
       
41 No me gusta dejar en los alumnos una imagen de duda en las decisiones que adopto o de falta de conocimiento en la temática que estoy impartiendo.      
       
42 No suelo preguntar conocimientos en clase si no lo he anunciado previamente.      
43 En los ejercicios de evaluación valoro la profundidad y la exactitud de las respuestas.      
       
44 No soy partidario de hacer con los alumnos debates o interpretaciones de roles.      
       
45 No es frecuente que cambie los contenidos o la metodología, y no soy partidario de improvisar en la clase.      
       
46 Cuando planteo actividades, la mayoría de las veces suelen ser prácticas.      
47 En el momento de iniciar el curso tengo planificado, casi al detalle, lo que voy a desarrollar durante el año.      
       
48 Valoro más los ejercicios bien hechos que las explicaciones sobre ellos.      
49 Si alguna situación o actividad de la clase no sale bien, no me cohíbo y sin reparos retrocedo y la replanteo de otra forma.      
       
50 Cuando proporciono contenidos o sucesos procuro que estén siempre integrados en un marco teórico más amplio.      
       
51 Con frecuencia suelo pedir voluntarios entre los alumnos para que expliquen o realicen las actividades ante los demás.      
       
52 En la Facultad trato de animar a mis colegas para romper las rutinas diarias y anuales.      
       
53 En los contenidos que imparto ofrezco, la mayoría de las veces, varios puntos de vista.      
       
54 Solicito a los alumnos que resuelvan los ejercicios especificando o explicando los pasos que van efectuando para ello.      
       
55 El trabajo metódico, reflexivo y detallista me produce desasosiego y me cansa.       
       
56 En temas y explicaciones teóricas no suelo emplear mucho tiempo.      
57 Procuro que los alumnos no fracasen en las experiencias que realicen y para ello suelo orientarlos continuamente.      
       
58 Prefiero un clima de aula ordenado y tranquilo, donde los alumnos no hablen espontáneamente.      
       
59 Mis clases se desarrollan sin apresuramientos de tiempo o trabajo.      
60 Favorezco intencionadamente que mis alumnos generen ideas sin ninguna limitación formal.      
       
61 Normalmente hago con mis alumnos pocos ejercicios, pero me gusta desarrollarlos al detalle y repetirlos para que se desarrollen a fondo.      
       
62 Con mis compañeros de trabajo tengo fama de decir directamente lo que pienso sin otras consideraciones.      
       
63 Las explicaciones las hago lo más breve posible y siempre dentro de algún problema o situación para resolver.      
       
64 En las pruebas de evaluación no suelo poner muchas preguntas y éstas suelen ser abiertas.      
       
65 A menudo pregunto sobre los criterios o principios con que los alumnos han obrado de una determinada manera.      
       
66 Con frecuencia cambio de procedimientos metodológicos y no trabajo con mis alumnos de la misma forma durante mucho tiempo.      
       
67 Para mí lo importante de un centro educativo es que funcione bien sin importarme otras consideraciones subjetivas.      
       
68 Valoro aquel alumno que piensa y razona lo que dice, expone o responde.      
69 Considero que el trabajo en grupo en la clase no es muy positivo. Prefiero el trabajo individual.      
       
70 Procuro que las planificaciones sean precisas, objetivas, coherentes, estructuradas y bien presentadas.      
       
71 Siento cierta inclinación por los alumnos prácticos y realistas.      
72 Dejo que los alumnos trabajen en equipo siempre que la tarea lo requiera.      
73 Con cierta frecuencia hago actividades que consisten en recoger información y analizarla para establecer conclusiones.      
       
74 Prefiero que los alumnos contesten a las preguntas de forma breve y concreta.      
75 Durante la clase, los alumnos tienen la libertad para levantarse y dialogar con los compañeros sobre las cuestiones que se plantean.      
       
76 Si presento la misma materia en diversas clases o fechas trato de hacerlo siempre de forma diferente.      
       
77 Las experiencias que planteo a los alumnos suelen ser complejas aunque con indicaciones de los pasos a seguir.      
       
78 En las primeras clases del curso presento a los alumnos lo que he planificado por si alguno quiere ir trabajándolo particularmente.      
       
79 En las programaciones curriculares que realizo, los procedimientos y experiencias tienen un peso considerable respecto a los conceptos.      
       
80 Las relaciones con mis compañeros de trabajo suelen ser más profesionales que afectivas.      
       
81 Al exponer cualquier tema lo hago detalladamente y con tiempo suficiente.      
82 En las pruebas de evaluación doy márgenes de tiempo amplios.      
83 Prefiero aquellos colegas que tienen ideas útiles y factibles de ponerlas en práctica cuanto antes.      
       
84 Muy a menudo trabajo con problemas de actualidad o situaciones reales y cercanas al entorno universitario.      
       
85 Tengo dificultad para ser creativo y romper las estructuras marcadas desde el inicio del curso.      
       
86 No suelo pasar de una actividad a otra mientras que no se han agotado todas sus posibilidades de análisis e interpretaciones.      
       
87 Suelo indicarles a los alumnos cómo hacer los ejercicios por el camino más corto sin importarme no dar las explicaciones del porqué se hace así.      
       
88 Las fechas de los controles las anuncio con suficiente antelación.      
89 En las pruebas y/o tareas que entregan los alumnos no doy mucha importancia a la presentación, detalles y orden.      
       
90 Me interesa que en las actividades se llegue a la solución válida, sin importarme cómo lo han hecho.      
       
91 No tengo en mucha consideración a aquellos alumnos que parece que no se toman en serio su trabajo auque éste lo realicen relativamente bien.      
       
92 Aconsejo a los alumnos que antes de hacer un trabajo realicen un "borrador" de éste.      
       
93 Exijo a los alumnos que presenten los trabajos lo mejor posible.      
94 Explico bastante y con detalles la materia, ya que considero que el escuchar es base para un buen aprendizaje y favorece la reflexión.      
       
95 Ante cualquier suceso o acción favorezco el que se argumente y se razone la causa de porqué ha sucedido.      
       
96 En las actividades valoro más el resultado final que las explicaciones.      
97 En la planificación curricular trato de que todo se enmarque en una línea coherente y lógica según el nivel que tengo que impartir.      
       
98 En las reuniones con mis compañeros u otros profesores no me apasiono con facilidad y trato de ver los problemas desde un plano objetivo y algo distante.      
       
99 Me gusta que las respuestas a las preguntas sean breves, precisas y directas.      
100 Suelo preparar los contenidos consultando varios textos y fuentes bibliográficas.      
       
101 Antes de que entreguen los ejercicios, aconsejo a los alumnos que comprueben la solución o revisen sus conclusiones.      
       
102 En las reuniones trato de que no se divague y se vaya a lo concreto y práctico.      
103 No tengo mucha consideración hacia los compañeros que actúan sin una cierta lógica y coherencia.      
       
104 De una planificación me interesa cómo se va a llevar a la práctica.      
105 Muchas veces, incluso en clase, tomo decisiones y actúo de forma espontánea y sin prevenir las consecuencias.      
       
106 En el trabajo de equipo demando siempre un cierto orden y método a seguir. Si éste no existiera suelo distanciarme y refugiarme en otros pensamientos diferentes.      
       
107 A los alumnos les aclaro desde el principio que sean claros, sin ambigüedades y, a ser posible, objetivos y coherentes en sus decisiones.      
       
108 A pesar de pertenecer a una comunidad educativa prefiero el trabajo personal e individual a tener que compartir algún objetivo común.      
       
       
       

Pulse el botón de enviar para finalizar. Gracias