Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

 

EMA PAULINA DERIO BUSTOS

Con su nieto Aldo

          Ema Paulina Derio Bustos, penúltima de seis hermanos, nació en Tomé, Octava Región de Chile, el 29 de Junio, fecha que coincide con la celebración de San Pedro y San Pablo y que sería el día en que celebraría su cumpleaños durante toda su vida, a pesar de que legalmente aparece inscrita el 10 de Agosto de ese mismo año.

     Sus padres eran una matrimonio de clase media conformado por Giuseppe Derio Masia y Eufrosina Bustos Aedo.

     Don Giuseppe, un inmigrante italiano nacido en 1885 en Ittiri, Provincia de Sassari, Cerdeña, que había estudiado Construcción Civil y que salió de Italia en compañía de su primo Giovanni Masia buscando nuevos horizontes primero en Estados Unidos y luego en Chile, llegó al pueblo de Tomé en los albores del siglo XX como muchos otros italianos y rápidamente se estableció en la que era, en esos tiempos, una pequeña pero todavía pujante urbe, donde la industria textil y su calidad de puerto mediano, además de una comunidad italiana residente de tamaño considerable ofrecían a estos primos una excelente acogida. Como solía ocurrir, su apellido original Deriu fue considerado difícil de pronunciar en Chile, y se transcribió como Derio en el momento de ingresar al país. Del mismo modo, su nombre fue trocado a José. Aunque Don Giuseppe se resignó a estos cambios, no renunció jamás a su nacionalidad italiana, la que mantuvo hasta el momento de su muerte el 20 de Junio de 1976.

     Cabe aquí mencionar que Tomé había gozado la condición de Puerto Mayor de Chile entre 1858 y 1878, perdiendo tal condición a favor de Talcahuano debido a la construcción de ferrocarril Chillán  - San Rosendo -  Concepción - Talcahuano. La presencia, sin embargo, de las industrias textiles Sociedad Paños Oveja, Paños Bellavista y Fábrica Ítalo Americana de Paños, lo mantuvieron como el Primer Puerto Textil de Chile. Además el desarrollo de las industrias cervecera y gaseosa, maderera y pesquera, contribuyeron a dinamizar el comercio y desarrollar el periodismo, la literatura, el deporte y la pintura dándole al pueblo una connotación importante a nivel nacional.

 

 

Ema en brazos de Don Giussepe

      Volviendo a nuestra historia, estos primos italianos conocieron a dos hermanas: Domitila y Eufrosina Bustos Aedo, integrantes de una numerosa familia de la zona (eran 11 hermanos), casándose Giovanni con la primera y Giuseppe con la segunda.

     Don Giuseppe se desempeñó como albañil y colaboró en la construcción de numerosas residencias del lugar, muchas de las cuales aún permanecen.

     El matrimonio Derio Bustos conformó una numerosa familia de 7 hermanos. Las costumbres italianas fueron parte de la educación, tanto en lo culinario como en la inclinación por las artes, especialmente la música, cuya influencia marcó especialmente a la pequeña Ema (apodada “Monona”), quien a temprana edad recibió clases de piano y encantaba a la familia durante las tertulias interpretando piezas clásicas antes de cumplir los 7 años. Este amor por la música la marcaría para toda su vida, tanto en lo familiar, con sus propios hijos, como en el desempeño de su actividad de profesora posteriormente.

     Una epidemia de tifus exantemático en el pueblo, la que causó la muerte de uno de los hijos de la familia, obligó a Don José a sacar del lugar a los más pequeños. El destino elegido para Ema fue Collipulli. Allá quedaría al cuidado de su Tía María Bustos Aedo, quien se constituyó en su segunda madre. Terminó sus estudios primarios y fue enviada a la Escuela Normal de Angol, ciudad vecina a Collipulli, para hacerse maestra. Pero el destino le tenía otros planes.

Don GiovanniDomitilaEscuela Normal Rural Mixta Experimental de AngolDon Giuseppe y Doña Eufrosina

Con su nieto Aldo en Santiago, el 3 de marzo de 1985, dos horas antes del fuerte terremoto que azotó la zona central.

Ema al año de edad, 1930.

Don Giuseppe con su nieta Gioconda, 1945.

Don Giuseppe y Doña Eufrosina, años 60’s.

Don Giovanni Masia, primo de Don Giuseppe

Doña Domitila, mujer de Don Giovanni.

Ema a los 12 añosEma vestida de Primera ComuniónEma en brazos de Don Giuseppe

              En Angol, cuando realizaba sus estudios en la Escuela Normal, conoció y se enamoró de Mario Fernando Villavicencio Godoy (“Feño”), un angolino proveniente de una numerosa familia del pueblo. Mario era el tercero de ocho hermanos de una familia modesta de la zona y se ganaba la vida como taxista. Ema renunció a sus estudios para conformar su propia familia, la que rápidamente creció hasta contar con seis hijos.

Ema adolescente

Escuela Normal de Angol

Ema, Mónica, Erika, Edda y AldoEma dirigiendo uno de los tantos coros que organizóEma con el Presidente Salvador AllendeCon Valentina TereshkovaCon Hortensia Bussi de Allende

Ema a los 12 años

Con Valentina Tereshkova, primera mujer astronauta de la historia

Con el Presidente Salvador Allende

Con Hortensia Bussi de Allende

      Durante este tiempo asumió su rol de dueña de casa, criando a sus seis hijos, acompañando a Mario en diversas empresas como la administración del restaurante “El Democrático” de Angol y apoyándolo en actividades políticas de las que, a veces tangencialmente y otras con mucha pasión, como la campaña presidencial de 1958, tomó parte, participando en el FRAP (Frente de Acción Popular, que buscaba llevar a la presidencia de la República a Salvador Allende).

        Lo de Ema era, sin embargo, la docencia. Una vez que sus hijos estaban más grandes, reingresó a la Escuela Normal y, asistiendo a estudiar a la par con ellos, obtuvo su título de Profesora Normalista.

        Ejerció su profesión en diversas escuelas de Angol, especialmente en la Escuela Nº 6, una de las más modestas de la zona, donde debió probar permanentemente su vocación de maestra. Se especializó, como no, en música, y desarrolló labores de extensión para la comunidad, especialmente en el ámbito coral. Ella misma participó como integrante del Coro de Cámara de Angol, donde se desempeñó como contralto.

         Sin embargo, la historia le tenía preparado otros desafíos. La realidad política de los 70 llevó a la pareja a colaborar activamente en la nueva campaña de Salvador Allende. Para ello ingresaron al Partido Social Demócrata, integrante de la Unidad Popular, asumiendo roles dirigenciales y contribuyendo al triunfo de Allende. Más tarde postuló como candidata al cargo de Regidora (ahora denominado Concejal) al municipio de Angol, obteniendo una votación significativa a pesar de su escasa experiencia política y al tamaño marginal del partido que la respaldaba.

         Pero lo mayor estaba por venir. Circunstancialmente debió asumir el cargo de Intendenta subrogante de la Provincia de Malleco. Sus capacidades organizativas y de liderazgo comenzaron a asomar. Su carisma de mujer del pueblo, su compromiso con los más necesitados y su férrea disciplina mostrada en cada una de sus gestiones, ayudada por la sagacidad política innata de su esposo Mario, permitieron desarrollar con éxito tan importante empresa. Estos antecedentes hicieron que el Presidente Allende la nombrara luego como Intendenta Titular de Malleco, ratificándola en el cargo incluso después de la desaparición del Partido Socialdemócrata (al fusionarse éste con el Partido Radical, partido al que Ema Derio no ingresó), considerando que ella representaba genuinamente a la Unidad Popular, a pesar de su no militancia partidaria.

¿Andarán así?