Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

TOMA DE CAJAMARCA

 

INTRODUCCIÓN

Una vez fundada San Miguel de Tangarará, el ejército pizarrista partió en busca de Atahualpa. A su paso, observaron la destreza del trabajo incaico en los templos, plazas y caminos. El inca había establecido su campamento en las termas de Cunoc en Cajamarca, conocidas como los Baños de Inca. Mientras este esperaba la llegada del vencido Huascar, los 62 españoles a caballo y los 106 de infantería avanzaron hasta la ciudad. Era el 15 de Noviembre de 1532. Pizarro envió a Hernando de Soto como emisario frente al inca para invitarlo a un banquete y así apresarlo. El inca, con sus miles de hombres, jamás pensó que sería derrotado.

 

CAPTURA DE ATAHUALPA

El ejército español oculto, esperaba la entrada del inca a Cajamarca. Al llegar este, el fraile Vicente de Valverde salió a su encuentro con una cruz y Biblia, pidiéndole que se convirtiera al cristianismo. Sin comprender de qué Dios le hablaba, Atahualpa tiró el libro al suelo, desatando la ira y temor del fraile y el ataque español. Aunque los incas los sobrepasaron en número, la eficacia de las armas y el espanto producido por sus caballos los llevaron a la victoria. Atahualpa fue apresado. Los españoles saquearon la ciudad y tomaron cientos de piezas de oro. Su codicia empezaba a crecer.

 

EL RESCATE

 

            Plata y Oro

Percatándose del afán de riqueza de los conquistadores, Atahualpa ofreció a Pizarro  una habitación llena de oro y dos de plata, a cambio de su libertad. Aceptada la oferta, las piezas fueron llegando desde todo el imperio. Tal era la riqueza de Pizarro, autorizado por Atahualpa, envió emisarios a Cusco y Pachacamac para terminar el saqueo de las ciudades incas.

 

            Muerte de Huascar

Aunque no se tiene certeza del momento exacto de su muerte, se afirma que, mientras Atahualpa estuvo cautivo, mandó asesinar a su hermano Huascar en el camino hacia Cajamarca para evitar un pactos con los españoles que pudiera perjudicarlo. La mayoría de cronistas dice que fue ahogado en el río Andamarca.

 

Sentencia de Atahualpa

Atahualpa seguía siendo una amenaza para los españoles pues, a pesar de estar cautivo, sabían que aún mantenía el poder. No solo había mandado matar a Huascar sino que se rumoreaba sobre un posible levantamiento indígena. Temeroso de su poder, Pizarro lo sentenció a morir en la hoguera, acusándolo de asesinato. Si era quemado, no se podría conservar su momia, por lo que Atahualpa aceptó ser bautizado par aque cambiasen su pena por la del garrote. Murió entre Junio y Julio de 1533. Los cronistas dicen que fue enterrado en la iglesia, pero que, unos días después, su cuerpo desapareció.

 


 

 

TOMA DEL CUZCO

 

INTRODUCCIÓN

El incanato estaba en declive debido a las guerras internas. Así, Pizarro nombró a Tupac Huallpa como nuevo inca, pues la ausencia de un gobernante suponía el riesgo de un mayor desorden. Junto a él y con 400 españoles y numerosos indígenas, salió hacia Jauja, llevando a Challcochina  como prisionero. Pasaron Cajamarca, Huamachuco, Huaylas, Caraz, Carhuaz y Recuay hasta llegar a Pombo. Allí, Pizarro supo que los quiteños planteaban atacarlos, por lo que obtuvo el apoyo de más de mil cusqueños. Llegaron a Jauja en 1533. Asustados por los caballos, los 600 quiteños fueron vencidos en los que se conoció como “El encuentro de Huaripampa”.

 

HACIA EL CUSCO

Los huencas de Jauja permitieron a los españoles fundar una ciudad. Estando alli, el inca fue envenenado, por lo que Pizarro buscó a un sucesor. Mientras los cusqueños proponían a un candidato, Challcochima pensaba en Atitoc, hermano de Atahualpa. Pizarro le ofreció reconocerlo siempre y cuando Quizquiz se rindiera. Challcochima acepto; entonces, Hernando de Soto tuvo varios encuentros con los quiteños. Al ver que Challcochima no cumplía con el acuerdo y sospechando que era un traidor, ordenó quemarlo en la hoguera en Jaquijahuana.

 

TOMA DE LA CAPITAL

 

            Manco Inca

A la muerte de Challcuchimac apareció Manco Inca, hermano de Huascar, a reclamar el poder. Pizarro se lo otorgó, asegurándole que acabaría con la dominación quiteña. Así, españoles e incas salieron a defender el Cusco de Quizquiz. Tras varias pérdidas en la zona de Anta y Sapi, los quiteños huyeron. Posteriormente, hubo encuentros con Quizquiz en Jauja y Maraycakkam en el actual Junín, y en vilcashuamán, Ayacucho, donde tambíen fue derrotado. Desupés de la victoria definitiva de los espaoles, Quizquiz se retiró a Quito y fue muerto por sus capitanes.

 

Saqueo

Pizarro entró al Cusco con Alamgro, su hermano Juan y De Soto. La ciudad estaba casi desierta, pues los quiteños habían arrasado con todo, pero los incas restantes salieron a recibir a su nuevo líder, Manco Inca. Los soldadoes, por su parte, se dedicaron a saquear templos y casas, obteniendo piezas de oro, plata, piedras preciosas, telares y comida.

 

Amenazas

Para consolidar el territorio ganado, Pizarro envió a dos soldados a explorar el sureste. Estos llegaron al Lago Titicaca y lo tomaron en nombre del rey de España. Sin embargo, las conquistas no estaban aseguradas, pues Pedro de Alvarado, compañero de Hernán Cortés en México, deseaba reclamar sus territorios. Así, Pizarro se apresuró a enviar emisarios para fundar ciudades españolas en el territorio americano.

 

Anterior

VOLVER AL INICIO