Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Ir a Principal

TEMPRANA EDAD MEDIA
Caída y Crisis de Roma
Invasiones Bárbaras
Imperio Carolingio
Imperio Bizantino
El Islam
 
ALTA EDAD MEDIA
Feudalismo
Cruzadas
 
BAJA EDAD MEDIA
Renacimiento Urbano
Renacimiento Comercial
 
GENERALES MEDIEVALES
Sociedad Medieval
Filosofía Medieval
Literatura Medieval
Biografías
 
OTROS TEMAS
Personajes: Siglos XVIII - XX
Hechos: Siglos XVIII - XXI
Hechos del Año 2000
Hechos del Año 2001
Hechos del Año 2002
Hechos del Año 2003
Hechos del Año 2004

 

 

EL IMPERIO CAROLINGIO

 

Breve reseña histórica de Carlomagno
Rey de los Francos, Emperador de Occidente y fundador del Imperio Carolingio. Nació en el año 754 y falleció en el año 814 d.C.

A la muerte de su padre, Pipino el Breve, Carlomagno asumió el trono de los francos junto a su hermano Carlomán. Al fallecer éste poco después, Carlomagno quedó como único dueño del Reino Franco.

En política exterior, emprendió una serie de agresivas campañas militares destinadas a expandir sus fronteras. De esta manera sometió a los lombardos, haciéndolos desaparecer de la Historia. En España, intentó llevar la guerra a los árabes, pero debió conformarse con crear la Marca Hispánica, en los alrededores de lo que después sería Barcelona. En Alemania, sometió a los sajones, y llevó la guerra hasta Hungría, en donde destruyó a los ávaros, para siempre.


Carlomagno


En el año 800, el Papa coronó a Carlomagno como Emperador de Occidente, lo que motivó el inmediato enfriamiento de sus relaciones con el Imperio Bizantino. A cambio, el Califato Abasida, enemigo mortal del Imperio Bizantino, le dio su amistad y envió una embajada a Aquisgrán, la capital de Carlomagno.

En lo interior, Carlomagno creó el condado, como unidad administrativa básica del imperio, a cargo de un conde, y creó varias marcas, cada una de las cuales estaba a cargo de un marqués. Al mismo tiempo creó un cuerpo de inspectores, los missi dominici, encargados de mantener en la obediencia a los nobles y las autoridades locales.

Por su parte, Carlomagno fue un adalid de la cultura, creando la Escuela Palatina en Aquisgrán y llamando para dirigirla a Alcuino de York, uno de los más importantes eruditos de su tiempo.

El sistema funcionó bien en vida de Carlomagno, gracias a su mano de hierro, pero una vez fallecido, su sucesor, el débil Ludovico Pío fue incapaz de contener la desintegración del Imperio, el que se dividiría definitivamente por el Tratado de Verdún, el año 843.

 

El mundo carolingio después del Tratado de Verdún

El Tratado de Verdun fue celebrado entre Lotario, Carlos el Calvo y Luis el Germánico, hijos de Ludovico Pío, y nietos de Carlomagno. Por este tratado, los tres hermanos pusieron fin a años de hostilidades, en que se enzarzaron debido a su ambición de controlar la totalidad del Imperio Carolingio, y que fue permitido por la debilidad de su padre. Carlos el Calvo se llevó las regiones occidentales del Imperio. Luis tomó para sí las regiones orientales. Lotario, por su parte, guiado por su ambición, consiguió hacerse de las dos capitales imperiales: Roma y Aquisgrán, enclavadas en una estrecha franja de terreno entre los dominios de sus dos hermanos, que iba desde Italia hasta el Mar del Norte.