Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

 LA MISERICORDIA DE DIOS ES PARA TODOS

 

(Lucas 15:1-10)

 

En este relato del evangelio vemos a Jesús rodeado de publicanos y pecadores que se acercaban para oírle, es una muy particular que muy pocas se daba en la sociedad judía. Los publicanos y pecadores no podían acercarse a ningún maestro de la Ley. De ahí que cause preocupación entre los fariseos y escribas este hecho. No pueden ocultar su enojo que llegan a murmurar entre ellos, en actitud de condena el hecho de que esta clase de gente se reúna con Jesús, hasta el punto de comer con ellos. Para los fariseos y escribas los publicanos y pecadores eran personas no instruidas en la Ley y de mala fama, por lo tanto no merecían ninguna atención.

 

Sin embargo, Jesús quiere enseñarles a esos fariseos y escribas, piadosos de por sí, que la misericordia de Dios es para todos, sin ninguna distinción, no es exclusiva de nadie, sólo de Dios. Él no hace acepción de personas como lo han hecho estos religiosos, celosos de la Ley. Jesús en todo su ministerio público, llama a Dios, Padre, para demostrar que es un Padre bondadoso de todas las criaturas (Mt. 5:45). Por otro lado, con sus palabras y hechos, asegura a todos los que va encontrando en su camino, el perdón de sus pecados, si creen en Él. Es el anuncio más contundente de la presencia de Dios misericordioso que perdona los pecados a cualquier persona que desea hacerlo, libera al ser humano del lastre de la esclavitud del pecado (Lc. 15). Por el contrario en las Escrituras hay una llamada de atención acerca de burlarse del pobre, ya que Jehová será su esperanza (Sal. 14:6). Para lograr tal fin hace referencia a dos parábolas: la oveja perdida y la moneda perdida.

 

Jesús con estas dos parábolas quiere dar a conocer que la misericordia y la gracia de Dios está al alcance de todos y que Dios ha venido a buscar lo que se había perdido. De ahí que defiende su predicación acerca de la misericordia divina contra los ataques de los "piadosos". Presenta a un Dios que en vez de que lo busquen, antes bien, va él primero a buscar a quien ha caído o se ha perdido. También hace referencia a la alegría que genera en el cielo debido a que un pecador se arrepiente y se libera para llegar a ser una nueva persona.

 

Para los "piadosos" de Israel, no es posible estar junto con el pecador, no merecen la misericordia de Dios; sin embargo, Jesús los critica y no rehúsa el contacto con las personas pecadoras, despreciados por todos.  Es por eso que al comer con ellos, da testimonio público de que la misericordia de Dios no es un mero concepto teológico, sino una realidad. Sus pecados les son perdonados,  estaban perdidos y han sido hallados por Dios. Ellos comprenden que Dios les ama y acepta a los miserables y pecadores y les otorga su amor y misericordia, abriendo de esta manera, la puerta a una nueva aventura: la vida en plenitud. Los "justos" son rechazados porque fundamentan su justicia en la Ley y confían en sus propias obras (Mt. 21:31).

 

Finalmente, Jesús vio la fe de aquellos que se le acercaron y por esa fe tuvo compasión, misericordia de ellos (Mc. 7:24-30; 9:22s). La lección que podemos aprender de estas parábolas es que la misericordia de Dios se extiende a todos sin excepción alguna; para quien la acepte, habrá gozo y alegría. Pero para quienes la rechazan habrán puesto una barrera, excluyéndose de la alegría y gozo de la salvación.

 

Que el Señor nos fortalezca en la fe para seguir mereciendo su perfecto amor y misericordia. Amén.

 

 

Rev. Lic. Jorge Bravo C.

 

 

 

 

       


Copyright © 2000-2010 Rev. Jorge Bravo-Caballero. All rights reserved. Todos los derechos reservados.