Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

RENOVACIÓN DEL PACTO CON EL SEÑOR

 

Textos bíblicos: Gn. 9:9;15:18; Ex. 2:24;19:5-6; Dt. 26:17-18; Jer. 31:31-34; Ez. 16:60; Mt. 26:28; Jn. 15:1-8; Heb. 8:8-13;12:24.

Estructura:

1. Definición de Pacto.

2. Antecedentes del Pacto.

3. Propósito del Pacto.

4. Requisitos del Pacto.

Desarrollo:

1. Definición de Pacto.- El Pacto desde un punto de vista bíblico-teológico es un convenio que Dios hace con su pueblo, estableciendo de esta manera una estrecha relación entre ambos. Este acuerdo conlleva una reprocidad de beneficios y obligaciones. En esta relación, Dios espera del ser humano obediencia como consecuencia de la confianza en Él y Su palabra (Heb. 11:6; Gn. 3:1ss). La promesa de Dios en esta fidelidad mutua es bendición (Gn. 9:1.11.16s;12:1-3).

PACTO: OBEDIENCIA + BENDICIÓN

2. Los Antecedentes del Pacto.- Los antecedentes del Pacto los encontramos en la Escritura (Gén. 9:8-17; 15:4-6; 17:1-2; Is. 42:6-7; Mat. 26:26-29). Dios estableció Pacto con Noé (Gn. 9:9), con Abraham (Gn. 15:18). Él se acordó del Pacto que hizo con Abraham, Isaac y Jacob, al oír el gemido de su pueblo esclavo en Egipto (Ex. 2:24). Liberado Su pueblo encargó a Moisés decirles que guarden Su pacto para ser un reino de sacerdotes, y gente santa, pueblo escogido (Ex. 19:5-6). Como señal de ese Pacto fue la circuncisión de todo varón a los ocho días de nacido (Gn. 17:11-12). Estos son algunos textos bíblicos, pero bien sabemos que existe un sinnúmero de pactos que Dios ha hecho con el ser humano, con el único fin de lograr su redención.

3. Propósito del Pacto.- El propósito principal del Pacto es la iniciativa de Dios por restaurar la relación con el ser humano, la cual se había quebrado a partir de la desobediencia de Adán y Eva (Gn. 3). Este propósito divino está signado por su gran amor, que es inigualable con otro tipo de amor. Recordemos que Dios al ver la maldad y desobediencia de las personas, se arrepintió y le dolió en el corazón haberlos creado. Ante esa situación lamentable, Dios decidió destruir todo lo creado por sus manos. Sin embargo, por la fe y obediencia de un hombre llamado Noé es que Dios cambia de actitud y establece un pacto con él (Gn. 6:18). ¡Es el primer Pacto por amor!.

De ahí que el Pacto tiene dos elementos muy importantes:

a) La fidelidad de Dios y la obediencia del ser humano.

b) La bendición de Dios. 

Según el profeta Jeremías, Dios tiene la intención de renovar el Pacto por uno nuevo y éste será escrito en el corazón (Jer. 31:31-34). Jesucristo se encarga de hacer realidad esta promesa (Mt. 26:26-29) a través de su sacrificio en la cruz, derramando su sangre por nosotros. Luego Dios se encargó de ratificarlo (Gál. 3:15-17). Nuestro Señor Jesucristo es el Mediador del nuevo pacto (Heb. 12:24). La nueva señal del nuevo pacto es el bautismo hecho por fe, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt. 28:19).

Nosotros los cristianos somos hijos e hijas del nuevo Pacto y herederos de la Promesa. A decir del apóstol Pablo: la nueva alianza realizada por Cristo (1 Co. 11:25) es la verdadera liberación, mientras que la antigua alianza una esclavitud (Gál. 4:23-31). Según el autor de la epístola a los Hebreos, el nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer (Heb. 8:13). Somos pues, los pámpanos que estamos unidos a Jesucristo quien es la vid verdadera y la promesa del nuevo pacto. Por lo tanto, estamos llamados a dar buenos frutos (Jn. 15:1-8).

4. Requisitos del Pacto.- Juan Wesley en 1780 estableció algunos requisitos para la renovación de nuestro pacto con Dios (Cf. Obras de Wesley, Tomo IX pp. 175-190):

1. Designen un tiempo preciso, más de uno, para estar en secreto delante del Señor:

a) Buscando sinceramente su especial ayuda y benévola aceptación de ustedes.

b) Considerando cuidadosamente todas las condiciones del pacto.

c) Examinando sus corazones para descubrir si ya lo han hecho anteriormente o si ahora pueden hacer tal entrega a Dios en Cristo, como han sido exhortados a hacer. Especialmente examinen sus pecados y consideren si están dispuestos a renunciar a todos ellos. No mientan delante de Dios.

2. Preparen sus espíritus de la mejor manera posible para entrar en una verdadera relación con Dios.

3. Echen mano del pacto de Dios y confíen en su promesa de darles gracia y poder, por medio de los cuales podrán cumplir sus votos. No confíen en sus propias fuerzas, sino en el poder de Dios.

4. Decidan ser fieles. Habiendo entregado sus corazones, abran sus labios y firmen con sus manos a favor del Señor. Decidan, en el poder de Dios, no volver atrás.

5. Preparados de esta manera, en un tiempo conveniente, apartado para este propósito, hagan su entrega al Señor. De la manera más solemne posible, como si el Señor estuviera en forma visible delante de sus ojos, caigan sobre sus rodillas y extendiendo sus manos hacia el cielo, abran sus corazones al Señor en actitud de oración.

Finalmente, Wesley aconseja que este pacto sea hecho no únicamente de palabra, sino por escrito y que, con toda reverencia posible, presenten el escrito delante de Dios como su testamento. Cuando hayan hecho esto, pónganlo en un lugar seguro, consérvenlo como un memorial del solemne acuerdo que se ha sellado entre Dios y ustedes, para que puedan tener un auxilio en momentos de duda y tentación.

Desde este punto de vista, como pueblo metodista, hoy nos hemos reunido con el propósito de renovar nuestro pacto con Dios, para volvernos a poner en las manos del Señor, para que él nos anime y ayude a cumplir la Gran Comisión (Mat. 28:19-20); reconociendo nuestras faltas, limitaciones y tentaciones.

Damos gracias al Señor por darnos esta oportunidad y nos permita fortalecer nuestro crecimiento espiritual, el estudio de las Escrituras y el cumplimiento de la Misión en un mundo que aún gime por su redención plena y en el cual nosotros los metodistas estamos llamados a transformarlo, para llegar ser un mundo de amor, de paz, de justicia y de esperanza. Amén.

 

Rev. Lic. Jorge Bravo C.

 

 

                                                          


Copyright © 2000-2010 Rev. Jorge Bravo-Caballero. All rights reserved. Todos los derechos reservados.