Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

PENSAMIENTOS DE PERSONAS FAMOSAS EN TORNO A LA BIBLIA

 

La existencia de la Biblia como un libro para el pueblo, es el mayor beneficio que ha experimentado la raza humana.

(Emanuel Kant, Filósofo alemán)

Siempre he dicho y diré que el estudio de la Biblia hará mejores ciudadanos, mejores padres y mejores esposos.

 (Tomás Jefferson, Estadista norteamericano)

Es el Evangelio la más preciosa dádiva que Dios ha podido enviar al mundo.

(Montesquieu, Escritor francés)

No hay filosofía más sublime que la conocida con el nombre de Sagrada Escritura.

(Isaac Newton, Científico inglés)

La Biblia es siempre para mí el enorme poema histórico y divino, en el que todas las noches necesito leer un rato antes de dormirme para que se me enriquezca de belleza y poesía mi mundo de fantasmas.

(Juana de Ibarbourou, Poetisa uruguaya)

Estoy leyendo el libro de Job y me ha producido un éxtasis extraño. Dejé el libro a un lado y estuve paseando como un león enjaulado durante horas y horas casi sin poder contener las lágrimas. Este libro fue uno de los primeros que se apoderaron de mí y cuyo recuerdo no me ha abandonado durante el resto de mi vida.

 (Fedor Dostoievskí, Escritor ruso)

La majestad de las Escrituras me asombra; la santidad del evangelio habla a mi corazón. Ved los libros de los filósofos con toda su pompa; ¡qué pequeños son en comparación a la Biblia! ¿Podrá creerse que este libro, a un tiempo tan sublime y tan sabio, sea obra de los hombres?

(Juan-Jacobo Rousseau)

Libro prodigioso aquél, señores, en que el género humano comenzó a leer, treinta y tres siglos ha, y con leer en él todos los días, todas las noches y todas las horas, aún no ha acabado su lectura.

(Juan Donoso Cortés, Escritor español)

Deseo que aun la mujer más débil lea los Evangelios, que lea las Epístolas de Pablo. Anhelo que el labrador cante porciones de las Escrituras mientras sigue el arado, que el labrador las entone al compás de la música de su lanzadera y que el viajero aligere con estas historias la pesadez de su viaje.

(Erasmo)

Como cristianos, como hombres, y como ciudadanos deseamos vivamente que se generalice la lectura de las Santas Escrituras, en la cual creemos que están interesa­das la religión, la humanidad y la patria.

(José María Luis Mora, Escritor mexicano)

Tu Palabra no muere, nunca muere, porque vive. No muere tu Palabra Omnipotente, porque es la vida misma, y la vida no vive, vivifica.

(Miguel de Unamuno, Filósofo español)

Proseguimos en la gran campaña de traducir, publicar y distribuir las Sagradas Escrituras no como un antídoto contra las filosofías materialistas, o para promover nuestro modo de vivir. Estamos en esta tarea porque sabemos que ha llegado un mensaje de Dios para el hombre de nuestros tiempos, un mensaje tan contemporáneo como el periódico del día, un mensaje que nos habla del amor de Dios al hombre y del inminente regreso de Cristo.

(Federico D. Coggan, Arzobispo de York)

LIBRO MÍO, libro de cualquier tiempo y en cualquier hora, bueno y amigo para mi corazón, fuerte, poderoso compañero... ¿Cuándo acudí a ti en vano, libro de los hombres, único libro de los hombres? Por David amé el canto, merecedor de la amargura humana. En Eclesiastés hallé mi viejo gemido de la vanidad de la vida, y tan mío ha llegado a ser vuestro acento que ya ni sé cuándo digo mi queja y cuándo repito solamente la de vuestros dolores. Nunca me fatigaste, como los poemas de los hombres. Siempre eres fresco, recién conocido, como la hierba de julio, y tu sinceri­dad es la única en que no hallo peligro, mancha disimulada de mentiras. Tu desnudez asusta a los hipócritas y tu pureza es odiosa a los libertinos. Yo te amo todo, desde el nardo de la parábola hasta el adjetivo crudo de los Números.

(Gabriela Mistral, Poetisa chilena)

La Biblia ocupa en mi pensamiento todo el espacio que debe ocupar un libro en que están los reales fundamentos de las cosas sin las cuales no existiría la civilización... Su mensaje que es uno solo y uno mismo para todos los pueblos, o sea el múltiple mensaje de la libertad, de la justicia y del amor, como principio de toda organización social, puede y debe resultar particularmente fecundo en esta América de tan bellas tradiciones de democracia y confraternidad.

Estimo la hora de la amplia distribución de las Sagradas Escrituras en nuestra América como una sólida obra de bien, de elevación moral y de belleza.

 (Arturo Capdevilla, Escritor argentino)

 

 

                                                               


Copyright © 2000-2010 Rev. Jorge Bravo-Caballero. All rights reserved. Todos los derechos reservados.