Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

RUMI MAQUI: LÍDER METODISTA, PRECURSOR EN LA REIVINDICACIÓN DE LOS DERECHOS INDÍGENAS EN EL PERÚ

Por: Rev. Lic. Jorge Bravo C.

El Sargento Mayor de Caballería Teodomiro Gutiérrez Cuevas, fue un verdadero precursor en la lucha por los derechos de los indígenas peruanos. Nació en Junín 1864. A los quince años de edad se incorporó al ejército peruano, luchó en Miraflores contra los invasores chilenos y siguió a Andrés Avelino Cáceres en la Resistencia de la Breña. Sobre su vida, sabemos que conoció a Cristo en el año de 1906 y que un domingo 27 de diciembre de 1914 fue admitido como miembro en plena comunión de la Iglesia Metodista Episcopal. En su discurso de admisión a la Iglesia Metodista Episcopal dijo: "Hace Ocho años que asisto a las iglesias evangelistas, habiendo sido la de Huancayo en 1906 la primera que concurrí, cuyo pastor era el Rev. Adolfo Vásquez. Mi asistencia a ella ha sido intermitente, a pesar mío, por razón de los empleos que he desempeñado en algunos puntos de la República; y cuando el tiempo me lo ha permitido he procurado ser asiduo en mi concurrencia a las reuniones celebradas en este templo o en el Callao". (Revista "El Mensajero", órgano de la Iglesia Metodista Episcopal, Año 1, No. 2, enero de 1915, pag. 14-15).

En otro momento de su discurso de incorporación a la Iglesia Metodista Episcopal, Gutiérrez dijo: "En el curso de mi vida, en que he visto llegar al colmo el relajamiento, la inmoralidad y la vida licenciosa de los llamados Ministros de Jesucristo, el pernicioso y corruptor ejemplo que dan a los pueblos, a quienes tanto daño hacen particularmente en el orden moral. En el tiempo transcurrido, repito, he podido establecer el contraste, y él no ha hecho sino llevar a mi ánimo el profundo convencimiento de la bondad, moralidad y pureza de la enseñanza en la Iglesia Metodista de la verdadera doctrina de Jesucristo conforme al texto del gran libro de las más puras y sabias enseñanzas: La Biblia. Al ingresar gozoso a vuestro seno hago los más fervientes votos al Ser Supremo para que extienda su gracia a todos los que hoy viven sumidos en la más grosera superstición, en la ignorancia y en el oscurantismo, a fin de que abran sus ojos a la luz bienhechora, fecundante y civilizadora del Evangelio". (Revista "El Mensajero").

Gutierrez Cuevas fue separado del ejército en 1895, tras la derrota de los caceristas en la guerra civil. Luego se desempeñó como Subprefecto en Cajamarca, Ayacucho, Huancayo, Huánuco, Canas y Canta. En 1906 fue reincorporado al ejército, pero en 1908 fue expulsado "por antisocial", reflejo al parecer de su fe evangélica.

En el año de 1914 la Iglesia Metodista conforma una Comisión en pro de la Raza Indígena, compuesta por W. H. Rainey, Ruperto Algorta y M. de la Cruz para buscar informaciones sobre la condición de la raza indígena y los medios de mejorarla. Este sentir respondía a la doctrina social de la Iglesia Metodista. El informe debería ser presentado en la próxima Conferencia (Quinta sesión del lunes 16 de noviembre de 1914 de la Sexta Reunión de la Conferencia Andina del Norte de la Iglesia Metodista Episcopal, pp. 11-12). Todo ello a partir del conocimiento de las doctrinas de las Sagradas Escrituras. Gutiérrez se encargó de destacar la labor de la Iglesia Metodista entre los indígenas convertidos al protestantismo.

Al año siguiente, el hermano Teodomiro encabezó, con el seudónimo de Rumi Maqui (Mano de Piedra, en quechua), una corta pero resonante rebelión campesina en las provincias puneñas de Huancané y Azángaro, al norte del Lago Titicaca.

En su magistral obra "Historia de la República", Jorge Basadre anota que Gutiérrez fue Subprefecto de Chucuito en 1903-1904. "Durante su gestión (escriben Alberto Flores Galindo y Manuel Burga en el libro "Apogeo y Crisis de la República Aristocrática") suprimió los trabajos gratuitos, el reparto de la lana y abrió una escuela en Juli para los hijos de los campesinos".

Durante el gobierno del presidente Guillermo Billinghurst (1912-1913) fue nombrado Comisionado especial para investigar la masacre de los campesinos puneños de Samán, provincia de Azángaro. Además, era vice-Presidente del Comité de Salud Pública. Se destacó por llevar adelante una política pro-indigenista. Tras el derrocamiento de Billinghurst, el informe de 450 páginas, entregado en diciembre de 1913, fue archivado por el nuevo presidente José Pardo. Gutiérrez fue deportado a Chile, pero luego regresó vía Bolivia.

A su regreso al país en 1915, en la madrugada del 1° de diciembre, organizó una revuelta que llevó el nombre de Rumi Maqui (Mano de Piedra, en quechua). La consigna era “Restaurar el Tahuantisuyo” y su realización sería para el domingo de carnavales de 1916, pero los preparativos fueron delatados por campesinos fieles al gamonalismo, lo que obligó a adelantar fechas.

Tras la debelación de su rebelión, Gutiérrez fue encarcelado en Arequipa. Basadre señala que el gobierno le imputó el delito de traición a la patria, por haberse levantado en armas para desmembrar el territorio nacional y constituir el Estado del Tahuantinsuyo, "proclamándose general y jefe supremo con el nombre de Rumi Maqui y organizó las bandas armadas que, con cabecillas especialmente nombrados, asaltaron repetidas veces la propiedad privada".

En enero de 1917, Rumi Maqui escapa de la cárcel, sin duda auxiliado por sus compañeros de armas. Desde esa fecha hasta 1932, el paradero de Gutiérrez se desconoce, pero se sabe que estuvo en Puno y Bolivia. En 1936, su hija logró que el gobierno del General Oscar R. Benavides le otorgue una cédula de retiro como militar, pues su salud estaba muy delicada.

Se cree que murió en 1937, a los 73 años de edad.

La rebelión de Rumi Maqui, que reclamó la restauración del Imperio Incaico, sirvió para que el joven José Carlos Mariátegui, líder político peruano, empezara a descubrir el mundo andino y su problemática. Es bueno tener en cuenta lo que expresa Carlos Arroyo Reyes en su artículo: "Entre el incaísmo modernista y Rumi Maqui: el joven Mariátegui y el descubrimiento del indio":

"José Carlos Mariátegui se ocupa de Rumi Maqui en varios artículos que escribe entre agosto de 1916 y abril de 1917. Todavía no ha comenzado a orientarse hacia el socialismo --lo que sucede recién un año después--, pero se muestra poroso ante este personaje. No se burla de él, como hacen los periodistas de Variedades y La Crónica, sino lo toma en serio, explica su significado y ve sus vinculaciones con el incaísmo cultural-creativo. Si procede así es porque ya ha avanzado en su primera ruptura con la ideología dominante y pugna ahora por acercarse críticamente a la realidad peruana. El punto de partida de su criticismo social tiene mucho que ver con su participación en la revuelta literaria que Abraham Valdelomar y los «colónidos» protagonizan en 1916.(1) Además, su misma vinculación con el incaísmo cultural-creativo --que se registra desde 1914-- lo sensibiliza ante el levantamiento indígena de Rumi Maqui. Al final, todos estos factores --su aproximación al incaísmo modernista y el desarrollo de su criticismo social-- contribuyen a que el estudio de Rumi Maqui acabe convirtiéndose en el elemento catalizador que le permite descubrir que esos seres humanos que viven en la cordillera de los Andes --los indios-- son sus padres y sus hermanos. Un hallazgo que será fundamental tanto en su proceso de politización y radicalización como en su noble tarea de peruanizar al Perú.

Es así cómo Mariátegui termina emocionándose con el incaísmo, tanto que en un momento determinado ve en él una especie de renacimiento peruano. Constata su desarrollo en la música, el teatro y la literatura, y lo celebra con júbilo. Sabe que recordar el pasado, la historia y la tradición de los Incas, lleva, de manera inevitable, a recordar a los que son sus descendientes directos: los indios. Ve en todo esto el anuncio de un nuevo ciclo para la cultura peruana, que es, naturalmente, más nacional y original. Algo que puede representar el comienzo del fin de esa literatura colonialista y españolizante que él y los «colónidos» tanto recusan. Desde este espacio cultural --el incaísmo modernista-- es que se confrontará con la experiencia de Rumi Maqui."

Hoy en día, su persona y liderazgo es estudiado por muchos investigadores, políticos, sociólogos, historiadores e indigenistas, tanto a nivel nacional como internacional. Actualmente, la Federación Campesina de Puno lleva el nombre de Rumi Maqui.

Sin duda que este personaje evangélico, de las filas metodistas, constituye un verdadero ejemplo de su pasión por ser fiel al Evangelio y poner en práctica en su entorno social las enseñanzas de su Maestro Jesucristo. Como Iglesia Metodista nos sentimos orgullosos de este hermano Teodomiro que estuvo listo a dar su vida por los ideales de justicia a favor de sus demás hermanos indígenas. Esperamos que su testimonio sirva a muchos para tomar en serio el Evangelio de Jesucristo ahí donde se encuentren.

Fuentes de Consulta:

- ACTAS DE LA CONFERENCIA MISIONERA ANDINA DEL NORTE DE LA IGLESIA METODISTA EPISCOPAL (1912-1915). Archivo Histórico de la Iglesia Metodista del Perú.

-  REVISTA "EL MENSAJERO", órgano de la Iglesia Metodista Episcopal, Año 1, No. 2, enero de 1915, pp. 14-15, Callao-Perú.

-  HISTORIA DE LA REPÚBLICA DEL PERÚ (1822-1933), Jorge Basadre, Edit. Universitaria, Lima-Perú, 1983, Tomo IX, pp. 27. 205-206

-  APOGEO Y CRISIS DE LA REPÚBLICA ARISTOCRÁTICA, Alberto Flores Galindo y Manuel Burga, Eds. Rickchay Perú N° 8, Lima-Perú, 1987, pp.109-114.

-  BUSCANDO UN INCA, Alberto Flores Galindo, Edit. Horizonte, Lima-Perú, 1986, pp. 302-308.

-  HISTORIA SOCIAL E INDIGENISMO EN EL ALTIPLANO, José Tamayo Herrera, Lima-Perú, Eds. Treintaitrés, 1982, pp. 202-217.

-  ENTRE EL INCAÍSMO MODERNISTA Y RUMI MAQUI: EL JOVEN MARIÁTEGUI Y EL DESCUBRIMIENTO DEL INDIO. Por Carlos Arroyo Reyes, Centro de Estudios y Trabajos "América Latina", Upsala, Suecia. https://es.groups.yahoo.com/neo/groups/foro_centenario/conversations/messages/32276

-  ASEDIOS AL INDIGENISMO, Martín Paredes Oporto, QUEHACER 128, Revista Bimestral del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO), Enero-Febrero 2001, Lima-Perú. http://www.desco.org.pe/publicaciones/qh/QH/qh128mp.htm

-  LA RESISTENCIA SIMBÓLICA EN LAS HACIENDAS DE LA SIERRA SUR PERUANA, por Verónica Giordano; artículo publicado en Estudios Sociales, Año VI, N° 1, Santa Fe (Argentina), Segundo Semestre 1996, pp. 161-177. http://catedras.fsoc.uba.ar/udishal/art/resistencia.pdf

- NUESTROS AÑOS DIEZ. LA ASOCIACIÓN PRO-INDÍGENA, EL LEVANTAMIENTO DE RUMI MAQUI Y EL INCAÍSMO MODERNISTA, Carlos Arroyo, Edit. Libros En Red, Argentina, 2005, pp. 336.

 

 

                                                 


Copyright © 2000-2014 Rev. Jorge Bravo-Caballero. All rights reserved. Todos los derechos reservados.