Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

 

 


 

 

 

Bienvenida

Consejo y Terapia

Productos

Servicios


Temas de Actualidad Psicológica
:

Búsqueda personalizada

 

 

EL NIÑO, LA FAMILIA Y LA EDUCACION INICIAL

Olga M. Salaverry
Psicóloga

olgamargarita@hotmail.com

 

El niño aunque tenga hermanos mayores, se considera el centro de la familia. Desde los tres años empieza a descubrir el mundo exterior. Progresivamente se enfrentará a los demás, aprenderá a pensar en ellos y a jugar y trabajar en común. El pequeño deberá afirmar su imagen, y establecer una relación equilibrada con sus padres y con su familia, por medio del ensayo de su personalidad en el contacto con los demás, de la experimentación de su cuerpo, su inteligencia y sus posibilidades en un mundo que ya no es su pequeño espacio protegido.

 

 

LA ESCUELA

 

«La escuela es el universo de la primera socialización.» La enseñanza preescolar representa un papel de primer orden en la educación y el desarrollo del niño. Incluso, se llegan a dar casos en los que la escuela se convierte en el único universo, el único rincón de afecto de niños ignorados en sus casas.

Los trabajos realizados en el centro de educación inicial, ayudan al desarrollo del niño. Un profesor experimentado está en mejores condiciones que los propios padres para detectar alguna dificultad motriz o psicológica, y puede orientar a los padres acerca de las acciones a tomar

En el aspecto social, el niño descubre allí un mundo en miniatura, en el que hay individuos tranquilos y violentos, niños y niñas. Aprenderá a defenderse por sí solo sin la protección de su madre. A ello hay que añadir los efectos benéficos de la escuela en el terreno del lenguaje. El niño se ve obligado a hacer el esfuerzo necesario para que le comprendan sus compañeros. Ante todo, porque los niños de su edad no entenderán las palabras incorrectas o mal pronunciadas, a las que sus padres ya están acostumbrados. Pero también porque estos mismos niños se burlan de los que hablan como un bebé y se tendrá que esforzar por hablar como «un mayor».

Por último, no olvidemos las ventajas comunes a todas las actividades de grupo, que estimulan al esfuerzo y acostumbran a la disciplina. Las canciones de coro, los juegos entre varios, que agudizan la imaginación y desarrollan su expresión, obligan a desarrollar la imaginación, el sentido del espacio y permiten al niño:

 

· Expresar las dificultades ocultas que pueda tener

· Completar su ubicación en el tiempo y el espacio

· Manifestar su creatividad, sus posibilidades y sus talentos

· Situarse a sí mismo frente a los demás y la sociedad

· Establecer relaciones mas equilibradas con su mundo familiar

· Afirmar su personali dad

 

¿A qué edad se debe entrar en el Centro de Educación Inicial ?

El niño estará mejor en la escuela con otros niños de su edad y entretenido que con una niñera en casa. Si el niño se queda en casa, especialmente si es hijo único, es probable que se aburra cuando sus padres salgan a trabajar.

Sin embargo, queda el caso del niño cuya madre pasa el día en casa. ¿Debe empezar a ir al Centro de Educación Inicial desde los tres años, o se debe esperar un año más? Todo depende del niño. Hay niños que se desarrollarán mucho mejor si empiezan a ir a la escuela a los tres años, mientras que otros a los tres años y medio no son aún lo suficientemente maduros para emprender esta primera experiencia social.

 

 

No es recomendable el ingreso prematuro en el centro de educación inicial (C.E.I.) para aquellos niños:

Cuyo estado de salud es deficiente y que se fatigarían a causa del horario escolar.

Que estén atravesando una crisis psicológica, sobre todo en el momento del nacimiento de un hermano. En este caso es aconsejable que permanezca un año mas en casa para que pueda recuperar el equilibrio familiar y no se sienta rechazado.

Que vivan demasiado lejos de la escuela, pues los viajes de ida y vuelta les fatigaran.

 

Es aconsejable el ingreso precoz en el C.E.I. a aquellos niños:

· Que sean hijos únicos. Aunque los padres dediquen tiempo a jugar con él, nunca podrían sustituir a los niños de su edad.

· Que tengan un carácter difícil o sean tímidos. El alejamiento del medio familiar, el contacto con niños de su edad. constituye una terapia afectiva que a menudo recomiendan los pediatras

Cuya madre trabaja y no puede dedicarle la atención y dedicación necesarias.

· Que tengan hermanos o hermanas mayores que vayan a la escuela.

· Que sean demasiado lentos para desenvolverse solos (lavarse, vestirse, etc.)

· Que muestran deseos de ir a la escuela.

 

El niño que está en condiciones de ir a la escuela lo sabe y lo pide.

No sabe exactamente lo que es la escuela, y puede que pasado el atractivo de la novedad diga que no quiere seguir yendo. Normalmente el niño que está en condiciones de ir a la escuela siente la necesidad de conocer a otros niños y de jugar con ellos. Además, suele dedicarse en casa a hacer pequeños trabajos manuales, como dibujo, incluso juega «a la escuela».

Los padres deben prepararse a tiempo para mandar a su hijo a la escuela:

Viendo a su hijo no como a un bebé.

Sabiendo que llevar al niño a la escuela no le altera, sino que, al contrario, le equilibra.

No teniendo celos de la la maestra. Al contrario, es necesario fortalecer los lazos escuela-familia.

Dándose cuenta que el paso por el Centro de Educación Inicial es imprescindible para el futuro escolar del niño.

 

 

Actitud familiar frente a la escuela

El niño de cuatro años debe empezar a ir a la escuela. De sus padres depende que el pequeño continúe deseando ir a la escuela o que acepte empezar a ir sin problemas.

El primer día es importante. Debe prepararse con bastante antelación, no comprando todo tipo de accesorios caros e inútiles, sino manteniendo una actitud favorable frente a la escuela.

Desde dos o tres meses antes, los padres deben hablarle al hijo de su próxima entrada en la escuela, hablándole de lo que hará allí, de sus compañeros, de sus amigos y amigas, etc. Al mismo tiempo, la madre debe reflexionar acerca de la entrada en la escuela de su hijo para considerarla como un paso en la evolución de su hijo o de su hija, como cuando empieza a andar, por ejemplo, y no vivirlo como una separación.

Cuando llegue el gran día, conviene que los padres acompañen juntos a su hijo hasta la escuela, aunque a partir del día siguiente sea uno de ellos el que se vaya a encargar de llevarle. Es previsible que el niño estará emocionado. Puede que ya sea lo suficientemente mayor como para ocultar la emoción; los padres también deben serlo. Puede que, por el contrario, sea pequeño y se asuste en el momento en que se quede sin sus padres. Esta despedida debe hacerse lo más breve posible, y en la mayor parte de los casos el niño se olvida enseguida.

Si el niño llora todos los días o se niega a ir a la escuela incluso después de un día fácil, habrá que actuar en función de su edad. Si tiene cuatro años o más, habrá que insistir, aunque a esta edad es muy raro el rechazo. Si tiene menos de cuatro años, y sobre todo si tiene dos años y medio, no se debe insistir más de una semana. Puede que aún no esté listo para ir a la escuela. Es mejor renunciar por este año y aplazar para el siguiente el ingreso. Se le puede ir preparando con actividades de grupo a lo largo de este período.

 

Las relaciones con la maestra

Para el niño la maestra es un ser especial, admirada por lo que sabe, respetada, pues puede ser tan severa o más que la madre, y se le hace más caso. Pues se dedica exclusivamente a ocuparse de los niños y a jugar con ellos. El niño que se adapte bien a la escuela hablará con sus padres de su maestra y le contará, a su vez, a la maestra acontecimientos de la vida familiar. No debe sorprender esta falta de discreción. Cuando menos separados estén la escuela y el hogar. Mejor irá todo, pues estos dos mundos diferentes, estos dos polos de la vida del niño. son complementarios y ninguno puede sustituir al otro.

Para los padres la maestra no debe ser una rival. Antes bien, deben alegrarse de que su hijo quiera a la maestra y deben mantener con ella lazos estrechos. Conviene hablar con ella quince días antes de la entrada y una vez al trimestre, para saber si el niño se adapta bien y conocer su opinión.

Si se producen problemas, la maestra sabrá indicar a los padres lo que haya observado. Estos deben tener siempre en cuenta su opinión, pues está preparada para conocer el carácter, los problemas o las dificultades de de los niños que tiene a su cargo, gracias a su trabajo, y puede que hasta por las confidencias que un niño puede atreverse a hacer en el colegio.

 

Nunca se debe:

Criticar a la maestra en presencia del niño por su forma de actuar, de vestirse o de enseñar.

Criticar a la escuela en presencia del niño.

Cambiar demasiado a menudo de escuela.

Quejarse de la maestra a la directora; es mejor hablar directamente con la interesada.

Tomar partido por el niño que se queja de su maestra; una vez más, es preferible tratar de descubrir el verdadero problema, hablando con la maestra y con el propio niño.

 

Las relaciones con otros niños

Un niño bien adaptado a su medio escolar tendrá buenas relaciones con sus compañeros. Por supuesto, habrá discusiones, puede que hasta bofetadas, pero que no serán demasiado graves, porque forman parte del juego. No hay que olvidar que cuanto menos se inmiscuyan los padres en los asuntos que tienen los niños entre sí, mejor. Por supuesto, en el centro de educación inicial los niños hasta se podrían dar patadas y el más pequeño podría recibir más, pero también es cierto que cuanto más reciba, antes aprenderá a no dejarse y a defenderse. Evidentemente, será necesario intervenir cuando se esté en presencia de un elemento anormal o peligroso, aunque es previsible que la propia escuela lo haga antes que cualquier padre. En la mayor parte de los casos es preferible dejar que los niños se las arreglen entre ellos, y normalmente el que amenaza con frecuencia con «decírselo a mamá». o cuya madre interviene constantemente para defenderle, se ve inmediatamente excluido del grupo.

La escuela es el segundo mundo del niño. Es él mismo quien elige a sus compañeros, encuentra a su amigo(a) intimo(a), a los miembros de un pequeño grupo de unos diez niños y niñas que se invitan mutuamente a su casa para celebrar los cumpleaños. Siempre es positivo alentar estos encuentros, invitar al compañero que pide el niño o dejarle ir a su casa. Ello demuestra que existe una armonía entre la escuela y el hogar y que el niño no separa por completo ambos mundos, sino que los une con un mismo lazo afectivo.

 

El centro de educación inicial, ¿preparación para la escuela primaria?

Efectivamente, el jardín de infantes es lo que se conoce por educación preescolar, y no una simple guárdería infantil. Por ello, es aconsejable que los padres manden a su hijo durante dos años al centro de educación inicial.

El primer año constituye una transición evolutiva, una adaptación a la vida escolar, al grupo, mediante actividades creativas y juegos.

El segundo año tiene una gran importancia para el futuro escolar del niño. Además de las actividades educativas y creativas generales, aprenderá los fundamentos de la lectura, de la escritura y del cálculo. El niño va a ejercer sus facultades visuales, auditivas, su memoria, su juicio y su atención en forma de juegos. Desde luego, no termina la pre escolar sabiendo leer y escribir, pero sí habrá aprendido lo suficiente para que, desde el momento en que inicie la enseñanza primaria, todos esos conocimientos encajen como las piezas de un rompecabezas y esté en condiciones de leer y escribir.

Se puede resumir el trabajo preparatorio de la preescolar del siguiente modo:

+ Integración social

+ Aptitud para las actividades de grupo

+ Descubrimiento de la capacidad ex presiva

+ Desarrollo de los sentidos, del juicio y la reflexión

+ Preparación para la lectura, la escri tura y el cálculo

+ Desarrollo del vocabulario

+ Creación del deseo de leer y escribir.

Un niño que culmina con éxito la preescolar, sabe, por término medio, copiar una frase de tres o cuatro palabras, reconocer las letras y las cifras, contar hasta cien y reconocer algunos grupos de letras y palabras, como su nombre y apellidos.

 

NIÑO Y EL TIEMPO LIBRE

Nuestra civilización del ocio tiene un sitio muy amplio para los niños. Nuestra sociedad de consumo pone cada día en el mercado nuevos juegos, juguetes, productos destinados al público infantil. Incluso los asuntos de interés de los adultos son accesibles a los niños, como sucede con la televisión que, al penetrar en el núcleo familiar, les ofrece una ventana al mundo exterior, un espejismo de colores que a veces resulta inapropiado.

¿Es posible llevar a esta personalidad naciente las diversiones que reclama? ¿No serán demasiadas distracciones las que se ofrecen a una personalidad en formación? No, si se sabe escoger y si los padres se muestran prudentes y tienen bien presente la edad y el grado de madurez del niño. De este modo es posible establecer una armonía entre el carácter y las diversiones del niño que favorece el desarrollo de su personalidad.

 

LA ORIENTACIÓN HACIA LA LECTURA

El hecho de que la mayoría de los adultos lean poco o mal se debe, en cierto modo, a que no se les creó el gusto por la lectura y el amor por los libros durante su infancia.

La educación preescolar prepara al niño para la lectura. Es muy frecuente que las familias reprochen a las profesoras de preescolar que no enseñen de verdad a leer a sus hijos. Ello se debe a que, salvo casos excepcionales, un niño de cinco o seis años no está maduro para iniciar la lectura propiamente dicha. Sin embargo, la educación preescolar le prepara para ello. Como ya hemos indicado, lo hace a través de la integración social del sujeto, las actividades de grupo, el desarrollo de la creatividad, los sentidos y el dominio de los medios gráficos de expresión (sobre todo el dibujo). Posteriormente, durante el año de preparación para la primaria lo hace mediante ejercicios más directos.

Ejercicios de lectura de frases ideográficas que sirven de bisagra entre la comunicación oral y la lectura propiamente dicha. Al mismo tiempo permiten acostumbrar al niño a la fijación de los ojos y al sentido de la lectura.

 

 

Ejercicios de reconocimiento de letras, signos o figuras.

Se toma una letra (por ejemplo la P) y el niño debe encontrarla entre otro montón de signos.

 

 

Este «juego de errores» despierta la atención y la capacidad de análisis y enseña al niño a reconocer cada letra en una palabra.

 

Ejercicios de copia de su nombre o de una pequeña frase diversos ejercicios basados en la discriminación auditiva de las palabras de dos o tres sílabas y los destinados a aumentar el vocabulario de los niños.

A pesar de todo con la escuela no basta, y para que haya progreso, deseos de leer y apertura de espíritu, es necesaria una ayuda familiar.

El papel de los padres es fundamental para el aprendizaje de la lectura. Estos no tienen que sustituir a la escuela, a menos que se trate de niños que vayan a ingresar directamente en la primaria, y los padres no deben enseñar por sí mismos a leer a su hijo. En ese terreno es importante confiar en las profesoras que aplican métodos modernos, experimentados y rápidos. Si se presiona demasiado al niño se le puede hacer perder el gusto por la lectura.

Los padres pueden, y deben, orientar a su hijo hacia la lectura desde los tres años proveyéndoles del material básico: los libros. Cuando un niño vea un libro de ilustraciones con una breve frase al pie de cada página, le pedirá a sus padres que se lo lea. De este modo nacerá en el niño la idea de la asociación imagen + texto = cuento. Desde los cinco años esta curiosidad se extenderá a cualquier texto escrito, desde los nombres de las tiendas hasta las etiquetas de las botellas. Llegado este momento, tendrá los suficientes deseos de leer como para que se le pueda enseñar en la escuela sin problemas.

 

¿Qué libros y para quién?

A partir de los tres años todos los libros de imágenes acerca de historias de animales, de niños de su edad, de personajes infantiles de la televisión. Así mismo se le pueden dar libros cortos sin argumento con dibujos de animales para que el niño aprenda a reconocerlos.

A partir de los cuatro años los librosde ilustraciones pueden tener algo más de texto. El niño suele preferir siempre historias de animales a los que se pueden añadir los primeros cuentos, simplificados y con muchas ilustraciones, libro-discos en los que el niño sigue el cuento del disco en los dibujos del libro y las primeras explicaciones de los fenómenos de la naturaleza y la vida cotidiana.

Desde los cinco años se le pueden dar al niño un pequeño libro del alfabeto, siempre que se le ayude a comprenderlo y se le expliquen las letras, cuentos de animales que irán dejando paso a los niños y niñas de su edad. A ellos habrá que añadir cuentos ilustrados y algunos tebeos.

A partir de los seis años el niño y la niña empiezan a preferir, respectivamente, las aventuras de héroes y heroínas con los que puedan identificarse. También les suelen gustar muchos libros con texto e ilustraciones acerca de la vida de los animales.

 

Copyright © 2010 ACTUALIDAD PSICOLOGICA. Sólo se puede reproducir el material publicado citando al autor y la fuente.

 

 

  Bienvenida    Consejo y Terapia    Productos    Servicios    Temas  

Búsqueda personalizada