Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Lima Antigua

Historia

Las Tapadas

Santos Limeños

Personajes

Más Imágenes

_____________

La Lima actual

Centro Histórico

Costa Limeña

Regresar a Tour por Lima

Regresar a Tour por el Perú

La Ciudad de Lima fue fundada por Pizarro en 1535, a orillas del río Rimac, hasta entonces territorios del cacique Taulichusco. Aunque el primer plano de la ciudad abarcaba tan solo 13 cuadras (manzanas) de largo por 9 de ancho, las casas que en total se construyeron en aquel año solo fueron 36. Ellas ocupaban escasamente las dos primeras cuadras alrededor de la plaza.

La ciudad fue bautizada con el nombre de Ciudad de los Reyes, según algunos, en homenaje a los reyes de España, según otros por haber sido hallado ese lugar el 6 de enero, día de los Reyes Magos.

Pero, la pequeña ciudad fundada por Pizarro, rápidamente se fue convirtiendo en la primera urbe de América del Sur. Al constituirse en la capital del Virreinato, que durante largo tiempo abarcó la mayor parte del territorio sudamericano, se convirtió en el centro del poderío español.

Fue la residencia del Virrey y de la Real Audiencia, con su numeroso personal de funcionarios, fue también sede de la corte más numerosa y pomposa de las colonias españolas. De su palacio virreinal salían las ordenanzas e instrucciones para el gobierno de un territorio que, en un determinado momento, llegó a extenderse desde Panamá hasta el extremo sur del continente.


Grabado de la época colonial.

El monopolio comercial que la hizo el centro receptor y distribuidor de las mercaderías para toda Sudamérica, consolidó su auge que se expresó en las suntuosas casonas, en el lujo ostentoso de su aristocracia, en el derroche de sus innumerables fiestas y de sus aparatosas ceremonias. Aunque todo este derroche estaba siendo terriblemente abastecido por la explotación masiva de los naturales, negros y mestizos, sea en los campos, en obrajes o las minas.

 

Lima fue también el centro del poder eclesiástico, pues era sede del Arzobispado que gobernaba un territorio que llegó a ser, durante un considerable tiempo, aún más basto que el del propio Virreinato. En esta ciudad, al pie del cerro San Cristóbal, una verdadera multitud habitaba los inmensos y numerosos conventos de las diversas órdenes religiosas, que rivalizaban en el arte y suntuosidad de sus templos.

Volver

Personajes de la Colonia

Santos de Lima

Durante la época colonial, en aquel ambiente de exaltada religiosidad, surgieron varios santos. Ellos constituyen símbolos de lo que fue la vida en los tiempos de la Colonia.

Santa Rosa de Lima.- Nació en Lima en 1586 y murió en 1617. Su vida fue consagrada por completo al servicio de Dios y al ejercicio de la más abnegada caridad. En 1671 fue canonizada por el Papa Clemente X y consagrada Patrona de América y Filipinas.

 

 

 

 

San Martín de Porras.- Nació en Lima en 1579. De humilde cuna, aprendió desde muy niño los conocimientos médicos de la época y los aplicó al alivio de los males del prójimo. Muy joven ingresó al convento de Santo Domingo, donde fue lego, promero, y fraile después. Luego de una ejemplar vida consagrada por completo a socorrer a los necesitados, murió en el año 1639. En 1837 fue beatificado y en 1962 solemnemente canonizado.

Santo Toribio de Mogrovejo.- Nació en Mayorga (España) en 1538 y murió en Saña (Lambayeque) en 1606, después de haber ocupado el Arzobispado de Lima durante 26 años. Desde que llegó a esta tierra se dedicó con toda sus energías a la tarea de organizar la Iglesia y a la propagación de la fe católica entre los naturales, por quienes sintió verdadero amor. Por sus altas virtudes cristianas, fue canonizado en 1729.

 
 

San Francisco Solano.- Nació en Montilla (España) en 1549 y murió en Lima a los 61 años, después de consagrar por completo su vida a la propagación de la fe católica. Animado por su místico fervor, viajó sin descanso por el sur del Perú y por tierras de Bolivia, Paraguay y Argentina, predicando el Evangelio y convirtiendo indios. En 1734 fue canonizado por su ejemplar vida como apóstol en el nuevo mundo.

El Señor de los Milagros.- En el siglo XVII surgió la famosa procesión del Señor de los Milagros, máxima expresión de la tradición peruana. El fervor más grande reinaba en todas las clases sociales. También por estas épocas surgiría la devoción por el Señor de los Temblores en el Cusco.

 

Volver

Las Letras y el Arte

El Inca Garcilaso de la Vega

Máxima figura en las Letras coloniales, el primer mestizo peruano que alcanzó gran fama.

Hijo del capitan español del mismo nombre y de la princesa inca, Isabel Chimpu Ocllo, nieta del Inca Tupac Yupanqui, nació en Cusco en el año 1539, el joven Garcilaso recibió en su espíritu la influencia de las dos culturas, pues de niño sus parientes incaicos le hicieron conocer y amar las grandezas del pasado imperial, mientras por otra parte recibía las enseñanzas de la cultura española.

Sin embargo Garcilaso sufrió todas las amarguras que la vida deparó a las primeras generaciones de mestizos. Era ya un adolescente cuando su padre se casó con otra mujer española. Su madre hizo lo propio con otro español de inferior categoría social.

Muerto el Padre, Garcilaso viajó a España, donde en vano trató de conseguir algunas mercedes del Rey. Como todos los hombres de su época, sirvió en el ejército español, y alcanzó el grado de capitán. Mas la gloria lo esperaba en el campo de las letras y a ellas se dedicó con fervor, escribiendo sus famosas obras, "La Florida del Inca" y los "Comentarios Reales". En la primera relata las hazañas de la Conquista de esa región de la América septentrional. En la segunda, su obra maestra, volcó su inquieto espíritu de mestizo. La primera parte está dedicada al Imperio de los Incas, que surge en sus páginas a través de un vivo relato, lleno de sentimiento y de nostalgia. La segunda parte se refiere a la Conquista del Perú y a las azarosas guerras civiles, de las que fue testigo.

Muy avanzado en años, murió en Córdoba (España) en el año 1616.

Volver

 

 

Baltazar Gavilán

Nacido en el siglo XVIII, mestizo que hizo imágenes religiosas y retratos de personajes coloniales, en madera policromada. Se hizo célebre, sobre todo, por su famosa estatua de "La Muerte".

Sus dos obras más famosas están vinculadas con su existencia, pues una le salvó la vida y la otra según la leyenda, le ocasionó la muerte.

Habiéndose refugiado en el convento de San Francisco por haber cometido un delito, el virrey Marqués de Villagarcía lo perdonó con la condición de que hiciera una estatua de Felipe V, que fue la primera de su género en América. Su segunda obra, la estatua de la muerte, para la procesión de la semana santa en el convento de San Agustín la conservaba en su casa, cuando una noche que entró en su aposento, fue tanta la impresión que le produjo aquel esqueleto tallado por él, que murió repentinamente.

Volver

 

Otros personajes

Más Imágenes de Lima antigua


Plaza de Armas de Lima en 1746.

 

 

 

 

 

 

 

Lima al entrar al siglo XX, (1900).

Aun no eran remodelados el Palacio de Gobierno (derecha), ni el Palacio Municipal (izquierda).

El exclusivo Hotel Maury, en una Lima que crecía con la prosperidad de las más modernas ciudades a inicios del siglo XX.

 

 

 

 

 

Volver

Desde su fundación el crecimiento de la ciudad de Lima ha sido incesante, y a través del tiempo, como otras grandes ciudades ha sufrido innumerables cambios hasta convertirse en una ciudad cosmopolita. Sin embargo aun quedan muchos vestigios de la Lima antigua, sobre todo en su Centro Histórico, donde se pueden apreciar las riquezas arquitectónicas de sus templos y el arte colonial de sus cuadros y esculturas.

Volver

| Historia | Las Tapadas | Santos Limeños | Personajes | Más Imágenes

____________________________________________________________________________________

| La Lima actual | Centro Histórico | Costa Limeña |
|
Regresar a Tour por Lima | Regresar a Tour por el Perú |

Volver