Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

inicioUnidad VIII. Plantas y animales. Modelos de interacción

Capítulo 26. Como reciben información los animales

Capítulo 27. Comunicación animal

Capítulo 28. Modelos de comportamiento

Capítulo 29. La trama de la vida

 

 


Capítulo 26. Como reciben información los animales

            Para que los animales respondan adecuadamente al medio requieren estar capacitados para obtener información a través de diversos mecanismos receptores, los cuales se pueden clasificar en tres categorías: mecanorreceptores, quimiorreceptores y fotorreceptores. Los primeros son terminales nerviosas sensitivas que se doblan o estiran al responder a cambios causados por cualquier presión mecánica. Los receptores táctiles de los dedos son un ejemplo de estos, ya que hay contacto directo entre el individuo y un objeto del medio. Animales acuáticos, como la medusa, la anémona y la hidra tienen receptores táctiles  en los tentáculos que les sirven para la detección de alimentos. En celenterados y arácnidos se presentan una serie de receptores de este tipo, para detectar la presencia de alimento y/o peligro. Los peces presentan un órgano sensorial, la línea lateral que consta de mecanorreceptores que se extienden a ambos lados a manera de red.

            Los receptores auditivos perciben las vibraciones del agua o de la atmósfera. Se les llama receptores a distancia. El oído interno controla el equilibrio.

            Los quimiorreceptores son células u órganos que responden a las sustancias químicas. Un ejemplo de estos se observa en las papilas gustativas  de la lengua del  humano. Estos receptores se ponen en contacto directo con gran cantidad de sustancias químicas. En otros casos, las sustancias químicas se encuentran en el aire o el agua y son detectadas por los receptores olfativos. Los insectos son un buen ejemplo de organismos  adaptados para recibir estímulos químicos  del ambiente.

            Los fotorreceptores son células u órganos que responden a la luz. En los que a esto se refiere es necesario incluir el espectro electromagnético, frecuencias de luz que incluyen la parte visible y la no perceptible por el ojo humano. Los animales que pueden formar imágenes y distinguir las diferentes longitudes de onda de la luz blanca (colores) están capacitados también para conocer mejor su medio. Los ojos de la lombriz de tierra son capaces de distinguir la intensidad de la luz a través de unas células especializadas distribuidas por todo el cuerpo.

            Un caso simple de fotorreceptores es por ejemplo la Euglena un flagelado de agua dulce. Presenta un fotorreceptor intracelular. Este le permite orientarse hacia una posición favorable para fotosintetizar. En los artrópodos se presentan fotorreceptores de complejidad intermedia de dos tipos: ojos compuestos, como los de las moscas y ojos simples u ocelos, en arañas. Sin embargo, es probable que los ocelos no sean capaces de formar imágenes, captando solamente variaciones lumínicas.

            Otros organismos tienen receptores de luz altamente especializados. El ojo cámara  del calamar, el pulpo y los vertebrados es el tipo de fotorreceptor más efectivo.

 

arriba

Capítulo 27. Comunicación animal

            Los animales tienen medios de intercomunicación.

            Algunos presentan quimiorreceptores muy desarrollados los utilizan para la comunicación entre ellos. Por ejemplo, las polillas.

            Los mensajes auditivos son muy utilizados por los animales. El hombre emplea diversas técnicas para percibir los sonidos producidos por los animales, como el espectrógrafo de sonido que sirve para detectar sonidos de aves o insectos.

            Se ha visto que existen animales, como murciélagos y abejas que poseen sistemas altamente especializados para la comunicación sonora. Los sonidos animales se clasifican en cuatro categorías por su función:

-        Para adquirir alimentos. e.g. murcielagos

-        Para eludir enemigos. e.g. víbora de cascabel.

-        Para la reproducción. e.g. grillos, aves

-        Para el movimiento en grupos. e.g. grupos de primates.

 

            Los mensajes visuales son los que más fácilmente percibe el humano. Un ejemplo en insectos se da cuando presentan colores brillantes para advertir a sus enemigos.

            Sin embargo, son los vertebrados los organismos que emplean mejor este tipo de comunicación ya que poseen un sistema nervioso bien desarrollado y un comportamiento muy complejo. La percepción del mensaje visual es algo fácil pero no lo es la interpretación del mismo. Un problema es que los más simples movimientos del cuerpo pueden tener un significado, aunque no se entienda su valor informativo. El lenguaje corporal en los humanos es un claro ejemplo de ello.

            Karl Von Frish descifró un comportamiento de las abejas que sirve para guiar a las demás al alimento, al que denominó “danza oscilante”.

 

arriba

Capítulo 28. Modelos de comportamiento

        Dentro del complejo conocimiento sobre el comportamiento animal existen diferentes tipos. El más simple de entender es el estereotipado. Fabre comenzó este estudio con insectos. Pavlov demostró que en los perros, un reflejo estereotipado (respuesta repetida de alguna parte del cuerpo) podía ser modificado. Para sus experimentos utilizó perros y condicionó la conducta de salivar al sonido de una campana. Esto lo llamo condicionamiento.

            Con otros experimentos se ha demostrado que ciertos modelos de comportamiento en animales como la planaria pueden ser modificados también.

            Una de las formas más simples de comportamiento estereotipado es la taxia o tactismo. Es un movimiento directo de un animal en respuesta a un estímulo específico del medio. Por ejemplo fototaxia en mariposas o cucarachas.

            Al comparar los cantos de los pinzones silvestres con los cantos de los criados en cautiverio se dedujo que determinadas partes del canto son heredadas y otras se aprenden en el medio. Cuando los comportamientos son heredados se les llama innatos.

            Konrad Lorenz trabajó con gansos y mostró que para ciertos tipos de comportamiento inmediatamente después del nacimiento hay un tiempo crítico después del cual no ocurre el acondicionamiento. Este primer acondicionamiento lo llamó “impresión”.

            Para que los animales aprendan nuevos modelos de comportamiento es necesario estimular al animal, una gran cantidad de repeticiones y premiar cada esfuerzo.

            Con la “caja de Skinner” se ha demostrado que estos factores afectan el aprendizaje. Hay niveles más elevados de comportamiento que requieren perspicacia e imaginación. Esto lo han mostrado en algunos primates como el chimpancé y sobre todo en el humano. Inteligencia es como se le llama a la capacidad de aprendizaje y de crear nuevos modelos de conducta. Esta no se ha logrado medir con precisión y tampoco es posible aun diferenciar qué parte de esta se hereda y qué parte de adquiere del medio.

 

arriba

Capítulo 29. La trama de la vida

            Con excepción de pocas especies bacterianas, los demás organismos dependen de otros para su alimentación, protección o reproducción.

            La cadena alimenticia es un modelo de interdependencia entre organismos. Un animal se alimenta de plantas verdes y este animal es alimento de otro.

            En las cadenas alimenticias a las plantas se les llama productores porque son capaces de transformar la energía solar a química. A los animales que se alimentan de  plantas se llaman consumidores primarios. Después, existen los organismos que se alimentan de los consumidores primarios, son los consumidores secundarios. El ciclo alimentario ilustra un cuarto tipo de población: los destructores o degradadores que ayudan a regresar la materia orgánica muerta al medio para que pueda ser utilizada como abastecimiento de alimento  para el ecosistema.

            El siguiente es un ejemplo de una cadena alimentaria:

-        Productor: Pasto

-        Consumidores primarios: venado

-        Consumidores primarios: puma

-        Degradadores: hongos, bacterias, etc.

 

            Muchos organismos necesitan relaciones de dependencia para vivir sobre o dentro de otros organismos. Esta relación estrecha se llama simbiosis. Cuando un organismo vive dentro o sobre otro y se alimenta de él sin causarle daños se llama  comensalismo.

            Mutualismo es cuando ambos organismos viven juntos obteniendo beneficios uno del otro.

            Parasitismo se llama a la estrategia de algunos animales para obtener beneficios a costa de otro, que sufre en mayor o menor grado. En un sólo conejo, por ejemplo, pueden vivir varios ectoparásitos como garrapatas, piojos, larvas y pulgas y endoparásitos como hongos, amibas, Tenia, Plasmodio , etc. Los humanos somos también portadores de una variedad enorme de parásitos: desde ácaros, piojos, pulgas, hasta Trichinella que es un endoparásito que se obtiene al comer carne de cerdo mal cocida.

            Dentro de cada especie también hay relaciones de dependencia. En las sociedades de insectos, existen individuos especializados en realizar una tarea que beneficia al resto del grupo. Este método está ilustrado por las sociedades de abejas. Otro tipo de relación es la familia, esta puede ser una relación de corto o largo tiempo, dependiendo de la especie. Los mamíferos al nacer son totalmente dependientes de la madre, por lo cual su actividad está limitada. Así los mamíferos tienden a establecer relaciones familiares más estables y complejas. Además de esta, hay otras agrupaciones como el hato (ungulados), el cardumen (peces), parvadas (aves), etc.

 

arriba