-->
Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
PUNTILLA

LA PUNTILLA


El acto final de una corrida de toros es el descabello. Un integrante de la cuadrilla, se acerca al toro ya acostado y medio muerto y mediante un puñal corto o una espada con cruceta, intenta seccionar la médula espinal a la altura del cuello.
Hay tres técnicas diferentes para el descabello con puntilla:
Ballestilla: consiste en un golpe firme.
Tirada: La puntilla queda clavada en el toro.
Cachete: cuando se remata cortando la médula espinal entre el occipital y la primera vertebra cervical.
En la práctica el resultado es la paralización de la actividad cardiaca y respiratoria del toro y teóricamente, y segun ellos, la muerte inmediata al cortar el bulbo raquídeo.
Pero esto no sucede siempre. No siempre la puntilla es bien dada y en muchas ocasiones el toro no muere sino que sufre un choque y pierde el sentido, pero no definitivamente. Se han dado casos escandalosos en que los toros se han levantado al ser arrastrados por las mulillas, pero en muchas ocasiones cuando el toro reacciona ya está en el desolladero.
Al final, la puntilla no es una medida humanitaria para evitar el dolor del toro, sino que se aplica para que el público no tenga que asistir a la lenta agonía del animal.
Pongamos un paralelismo humano. En un accidente una persona se rompe la medula a la altura del cuello, algo equivalente a la puntilla del toro. Esa persona empieza a morir... Pero le rescatan, le aplican respiración mecánica y vive. Ese hombre para todos parece muerto, pero no lo está. Vé, siente en su cabeza, piensa y padece angustía y quizás llore.
Pues bien, las lesiones del toro tras la puntilla son similares, (en ocasiones son menores) y el toro puede sentir durante más o menos 15 minutos. El toro siente como le cortan la orejas en VIVO, como es arrastrado por los cuernos y antes de que ese plazo termine y sobrevenga la muerte cerebral, ya ha sido despedazado por los carniceros en el desolladero de la plaza.
Eso sólo si la puntilla ha sido bien dada, sino el toro se moverá, en casos hasta se ha levantado... En estos casos su sensibilidad aún es mayor.
Y los toreros dicen querer a los toros.

Esta secuencia de fotos ha sido tomada en el desolladero de una plaza de toros , desgraciadamente NINGUN medio ha tenido el valor de publicarlas.

Es esta una secuencia de imagenes. En la primera vemos como los caniceros proceden a desollar al animal, que acaba de ser apuntillado en la plaza
En esta segunda se ve claramente como el toro supuestamente muerto vuelve la cabeza al sentir dolor.
Y en la tercera el animal deja caer de nuevo la cabeza. Es interesante hacer notar cómo no se produce ninguna interrupción en el trabajo de los carniceros, lo que indica que tales sucesos son habituales.
En ellas se vé claramente como el animal, lejos de morir a consecuencia de la puntilla, es descuartizado en vivo. La persona que realizó las fotos declaró que todos los toros habían llegado vivos al desolladero.