Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
SAN LUIS POTOSI ONLINE

La Legendaria Historia del Real de Minas de Catorce

CALLE DE REAL DE CATORCE

IGLESIA

PANTEON

HUICHOLES

TUNEL OGARRIO

DESIERTO

RECURSOS

CASA DE LA CULTURA

La intrigante historia del antiguo mineral del Real de Minas De Nuestra Señora de la Limpia Concepción de Guadalupe de los Álamos de Catorce, como se le llamó en sus principios, es la de un pueblo cuyo destino ha quedado ligado a la legendaria riqueza de sus minas de oro y plata. Fue uno de los Reales de Minas más prósperos y progresistas de la Nueva España . Tuvo su época de prosperidad desde el descubrimiento de sus minas en 1772 hasta su declinación después de la revolución de 1910. El desarrollo de las minas de Catorce ocurrió en una época relativamente tardía de la dominación española. Por Io agreste de la sierra y por la altura, la región quedó al margen del área poblada. En 1574 se fundó Charcas y en 1590 Matehuala, pero en la cima nadie puso los ojos. Y quedó desierta e inviolada, si acaso algunos indígenas insumisos e irreductibles merodeaban por la zona, encaramados hasta estas alturas para guarecerse en ellas. A los ambiciosos buscadores jamás se les ocurrió que por allá arriba existía en abundancia lo que con tanto afán pesquisaban en las faldas de la Sierra.La auténtica realidad del descubrimiento de las minas de Catorce se esfuma entre las brumas oscuras de la leyenda. Aún el nombre mismo, se dice que catorce asaltantes tenían ahí su guarida, o que catorce soldados tuvieron cabal fin a manos de los indios. Según otros, que ciertos caminantes extraviaron el rumbo y acamparon en el sitio de la veta más antigua. Al amanecer, vieron sorprendidos que relucía un tejo de  plata fundido por el fuego nocturno. Catorce  eran estos fatigados viajeros. Dejando aun lado la leyenda, en 1773 Sebastián Coronado empezó a trabajar la primera mina llamada "Descubridora". Esta tuvo el respaldo económico del Lic. don Silvestre López Portillo, vecino de San Luis Potosí, que conocía muy bien las condiciones de las minas. Por fin, en 1778, dieron con las vetas ricas y fue cuando propiamente se fundó el Real. Para ordenar el trabajo de las minas, en 1779 se nombró al Lic. López Portillo comisionado con poderes para todo lo gubernativo. Al formarse el Real, acudieron los franciscanos de Charcas y en 1779 se erigió el curato. En 1793 se puso la primera piedra de la actual parroquia, la cual fue terminada en 1814. La fama de Catorce llamó la atención de muchos viajeros, como Humboldt que, aun que no lo visitó, hace referencia a él. Henry George Ward , ministro de Inglaterra en México si lo visitó y dejó una descripción muy minuciosa. En 1863 se autorizó el establecimiento de la Casa de Moneda. Para esto se adjudicó a don Santos de la Maza terreno frente a la parroquia para su. construcción. Operó de enero de 1865 a  feb rero de 1866 y acunó millón y medio de pesos. Ya existían antecedentes de , acuñación de monedas en Catorce, como la de las medallas conmemorativas Moneda de cobre de 1822,de la coronación de Carlos IV, por Giorgio Parrodi. En 1810 el insurgente Maria Jiménez estuvo en Catorce, aquí acuño una  moneda de plata de ocho reales.

A fines del s. XIX, Catorce vivió nuevamente una época de auge en las minas, se introdujeron mejoras técnicas como el uso de la dinamita, compresores de aire y de la energía eléctrica. Era entonces una población bien integrada, con buenos servicios públicos, tenía teatros, plaza de toros, palenque de gallos, periódicos y casas de buena arquitectura. Un ferrocarril unía El Potrero con Cedral, fue el que utilizó el presidente Porfirio Díaz en su célebre visita en 1895 para apadrinar las obras de modernización de las minas, obra de don Francisco M. Coghlan. La última gran obra de Catorce fue el Túnel de Ogarrio, cuyos trabajos  se comenzaron en  1897 bajo la dirección de Manuel  Baranda, aprovechando el preexistente socavón de una mina. Fue inaugurado ceremoniosamente el 2 de abril de 1901 por el Sr. Gobernador del Estado don Blas Escontría. Varios factores influyeron en el decaimiento de Catorce a partir de 1910. El derrumbamiento del precio de la plata, el exceso de agua acumulada en los túneles, la situación política inestable. El caso es que de una población de 14,000 habitantes que habla en el Real en 1905, bajó a 2,700 en 1910. A partir de entonces, se volvió un pueblo casi fantasma. El abandono de Catorce no fue total, pues ha mantenido su fama como centro religioso, en palabras del Lic. Rafael Montejano: "En su caída, se asió cada vez más  fuerte del seráfico padre San Francisco, que es quien ahora, junto con las ruinas, le ha dado perdurabilidad  y nueva fama...". La  venerada imagen de San Francisco que se encuentra en el refulgente altar lateral de la parroquia, es un imán perenne de visitantes. El origen de este culto es incierto, pero ya desde  1905-1910, los emigrados catorceños regresaban a liquidar algún devoto compromiso. El número de peregrinos aumenta cada año y son miles los que visitan Catorce el 4 de octubre, día de la Fiesta Patronal. En 10 que se ha llamado "la otra peregrinación", cada año, por el otoño, llegan de Nayarit y Jalisco los indígenas huicholes para visitar el Monte Sagrado o Wirkuta, que no es otra que la de Real de Catorce y allí celebran extrañas ceremonias recolectando el peyote-venado O Hicuri y lo llevan para consumirlo como droga mágica en sus rituales. Esta es, pues, la fascinante historia del Real de Minas de Catorce, en la que se mezclan la realidad con la leyenda y es quizá por eso tan atractiva para el visitante.

Bibliografía: Montejano y Aguiñaga, Rafael “El Real de Minas de la Purísima Concepción de los Catorce”. San Luis Potosí 1975

©copyright sanluispotosi_online.com 2003
  • Noviembre 11, 2003