Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
 

Orden Alfabético
A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z
   
Mes de Nacimiento
Enero
Julio
Febrero
Agosto
Marzo
Septiembre
Abril
Octubre
Mayo
Noviembre
Junio
Diciembre
Región de Nacimiento
En Puerto Rico
Fuera de Puerto Rico
Secciones Adicionales
Biografías Por Países
Genealogía y Heráldica
Pormenores de la Red
Recursos Bibliográficas
Programación y
Concepto por:
Dr. Cirilo Toro Vargas
Publicado en el Internet 24 de junio de 1997
Revisión más reciente 30 de marzo de 2002
Francisco Velázquez Martínez
Por David Velázquez y Margarita Mercado

Francisco nació, supuestamente, el 20 de septiembre de 1923 en el Barrio San Patricio de Ponce.  Decimos “supuestamente”, pues era la época en que, en el campo se acostumbraba a esperar que hubieran nacido varias personas para bajar al pueblo a inscribirlos. (Algunos creen que nació antes por lo mucho que lo han visto; la mayoría cree que nació después por lo joven que siempre se ve: “se ve igualito”).  Aunque, también es posible que en realidad no se llame Francisco, puesto que Amelia  realmente se llamaba Carmela y Carmelo —Tío Came — se llamaba Juan Bautista.  Cosas de aquellos tiempos… 

Hijo de Maximino (Papito) y Valentina (Mamita), quienes debido a su pobreza no podían proporcionarle facilidades de estudio,  sólo pudo cursar los dos primeros años de escuela elemental.  La situación de sus padres lo obligó a comenzar a trabajar desde niño en labores agrícolas para ayudar al sostenimiento de su hogar.

Cuando tenía veinte años se casó con Doña Amelia Mass (ya  fallecida), una joven del mismo barrio San Patricio.  Fruto del amor de esa unión,  procrearon once hijos. A pesar de su amor por el campo — prueba de lo cual es que siempre que puede se da una escapadita hacia allá–  en el 1946 bajó al pueblo buscando mejores oportunidades para él y su familia.  Su sed de saber –uno de sus motores permanentes en la vida — lo llevaron a inscribirse en la escuela nocturna.  El gran sacrificio que tenía que hacer para estudiar mientras trabajaba no representó barrera para que fuera desarrollando una amplia labor cívico social en las diferentes comunidades donde le tocó vivir.  Desde temprano se destacó como dirigente en distintas organizaciones;  la Iglesia, la Sociedad del Santo Nombre, en diversas cooperativas: de ahorro y crédito,  de consumo y hogares, en sindicatos y otros.

Su gran amor por el prójimo, especialmente los más necesitados y — en específico — los trabajadores, lo llevaron a adquirir más conocimientos en el campo de las relaciones obrero patronales.  Devoraba cuanto libro o documento cayera en sus manos.  Llegó a coleccionar decenas de libros sobre diferentes temas.  Aunque pocos los recuerdan, participó en un programa radial que él mismo fundó en que se declamaba y se discutían noticias literarias, otros de sus grandes amores.

Reclutado por el entonces Alcalde y amigo personal, trabajó como subcomprador en la alcaldía de Ponce en 1960, pero la lucha por los derechos de los trabajadores lo llamaron y llevaron nuevamente al campo sindical.  Tuvo la oportunidad de hacer innumerables viajes (Venezuela, Brasil, Bruselas, Argentina, Colombia y República Dominicana) y de participar en un sin fin de actividades, conferencias, consejos, seminarios, siempre representando dignamente a Puerto Rico,

Fundó la Federación Puertorriqueña de Trabajadores, el Instituto Puertorriqueño de Estudios Sociales, el Frente Unido de Trabajadores, la Cooperativa de Ahorro y Crédito de La Milagrosa; el Movimiento de Orientación y Acción Social (MOAS), fue cofundador de la Cooperativa de Hogares Villa Esperanza, el socio #805 de la Cooperativa de Consumo (Supermercados Coop).  ¿Qué no ha hecho Francisco?  Plomero, albañil, agricultor, mecánico, compositor, poeta, inventor...  Vendió dulces y donas.  Fue piragüero y quincallero.  Todos recordamos con mucho cariño la famosa Librería Aristos (“lo mejor” y todavía miramos –a pesar del tiempo transcurrido — para saber quién ocupó el local, cada vez que pasamos por la calle Mayor). Ha publicado dos libros (Rayito de Sol, de poemas y el Diccionario Laboral) y tiene varios más sin publicar.

Aunque tiene cientos de anécdotas en su quehacer, son legendarias las siguientes:  en 1951 comenzó a organizar un sindicato para combatir las pésimas condiciones de trabajo y los bajos salarios en la fábrica de Ponce donde trabajaba.  La gerencia de la fábrica trató de “comprarlo” ofreciéndole un puesto administrativo a cambio de renunciar  al liderato del creciente sindicato.

Siempre claro en sus valores, rechazó el ofrecimiento, lo que conllevó que lo despidieran de su empleo.  Los compañeros obreros exigieron y lograron — después de doce días de huelga — que lo reinstalaran en su trabajo.  Finalmente lograron constituir un sindicato y Francisco fue electo presidente del mismo.

Mientras trabajaba en ese lugar, sucedió lo que uno de sus hijos llamaría muchos años después un “golpe de suerte”.  El hijo, entonces un bebé, se encontraba gravemente enfermo.  Francisco se dio un fuerte golpe en uno de sus dedos, con lo que tuvieron que compensarlo económicamente.  Con ese dinero pudo comprar los medicamentos que probablemente salvaron la vida de su hijo.

Todos recordamos con algo de pena y mucho cariño la vez que estuvo varios años economizando para comprarse una guitarra.  El dinero lo obtenía con enorme sacrificio haciendo labores penosas en la finca a cambio de unos pocos centavos que el capataz le daba.  Cuando, por fin pudo comprar su anhelada guitarra, la amarró a un clavo con un cordel resbaloso que se soltó.  La guitarra cayó hasta el piso y se rompió, causándole una pena tan grande a Francisco, que creemos que después de todos estos años todavía le duele.  Hace unos pocos años comparte su vida con su esposa actual Benita.

Francisco, Pancho, Panchito, Paco, Paquito, Pancho Man, abuelo, papi, padre, hijo, hermano, amigo...   O sus nombres de “Guerra”:  Pitirre, FranVel.   Para cada uno de nosotros ha significado pequeñas o grandes cosas en nuestras vidas.  Su gran fe en Dios y su búsqueda del bien han sido norte constante en su vida.  Como humano ha caído, pero siempre se ha levantado para mejorar.  


Biografía publicada en el Internet:  12 de octubre de 2002.