Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Monseñor Antulio Parrilla

por Samuel E. de la Rosa
Especial para El Diario


Con el fallecimiento de Monseñor Antulio Parrilla-Bonilla se apaga la voz de uno de los más sagaces ideólogicos y humanistas del movimiento cooperativista puertorriqueño.

Crítico certero, indomable e implacable, fueron características distintivas de Monseñor Parrilla en toda su labor cooperativista y literaria.  Su aportación medular fue el libro, Cooperativismo: teoría y práctica, que permanece como el mejor esfuerzo para un cabal conocimiento de los orígenes, trayectora y práctica del cooperativismo internacional y el desarrollo del cooperativismo puertorriqueño.

Monseñor Parrilla-Bonilla terció con gallardía en numerosas contiendas internas del quehacer cooperativista.  Combatió como moderno Quijote montado en Rocinante de sueños contra los molinos de viento de la incomprensión, la envidia, el orgullo y la insensibilidad de muchos voluntarios que fungían ser defensores de los ideales cooperativistas, cuando en realidad eran los oportunistas y trepadores del movimiento.

Aún tienen vigencia las palabras finales de su obra, escrita en 1971, cuando afrmaba lo siguiente:

"Es una pena que la filosofía, la técnica y todo el contenido ideológico cooperativo no produce impacto contundente entre las juventudes, los estudiantes, los intelectuales, los obreros, los campesinos, los artistas y otros grupos pensantes.  Siendo potencialmente un movimiento radical y revolucionario, y teniendo una base que al estudiarse justifica grandes esperanzas, sin embargo, realmente se confunde con lo burgués, lo meramente reformista superficial, con el status quo.  Hasta ahora, dentro del medio puertorriqueño, no se ha distinguido el cooperativismo como vanguardia liberadora.  Ha sido un cierto conformismo, unos temores, unas inseguridades."

"Las nuevas generaciones no abrazarán el cooperativismo, no les ilusionará, no lo considerarán un valioso y útil ideal si no cambia los enfoques ideológicos.  Por eso en el aspecto material necesita integración, y en el ideológico, un completo reenfoque a tono con los signos de los tiempos.  Si triste es la desaparición posible dentro del maremágnum de la competencia capitalista, peor sería la aniquilación ideológica."

La voz material de Monseñor Parrilla se ha apagado, pero sus ideas y sus anhelos de un nuevo hombre cooperativista, permanecerán como atalayas en las conciencias del movimiento cooperativista puertorriqueño.


Artículo tomado de El Diario, p.20, del 5 de enero de 1994.

Dr. Cirilo Toro Vargas
Publicado en el Internet:  15 de abril de 2000.
Información actualizada:  10 de julio de 2000.