Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!


INUNDACIONES
EN CHILE

          Introducción
          Cronología
          Fenómeno de El Niño
 
 

  INTRODUCCION

       Chile tiene algunas características geográficas que lo hacen especialmente vulnerable a las crecidas de ríos. Si bien es cierto que en los últimos años los daños materiales han ido en aumento, debido a la ocupación de terrenos bajos, deforestación de la precordillera, insuficiente infraestructura en la evacuación de aguas lluvias, cementación de la tierra impidiendo la filtración de agua al subsuelo, etc., es el gran desnivel entre cordillera y mar el que provoca que los ríos cambien su caudal rápidamente, lo que sumado al deshielo ante pequeños cambios en la temperatura ambiental incrementen esos cauces considerablemente destruyendo a su paso puentes, caminos, vías férreas, anegando sitios poblados y zonas agrícolas, de modo que las inundaciones han sido, son y serán una constante en nuestra historia..

       Tenemos, por otra parte, la fortuna de que el Océano Pacífico es de aguas relativamente frías por la Corriente de Humboldt, templadas sólo cada ciertos años por el Fenómeno de El Niño, lo que provoca un incremento de las precipitaciones. Pero no podríamos comparar esto con lo que sucede en el Atlántico Tropical o en el Pacífico Noroccidental, donde las condiciones meteorológicas hacen posible las tormentas tropicales, con precipitaciones tan intensas como 400, 600 y hasta 800 mm de agua caída en un día. Si esto ocurriera en Chile, muchas ciudades habrían desaparecido hace ya muchos años.
       No debemos, sin embargo, quedarnos de brazos cruzados frente a estas catástrofes reiterativas. Tenemos el desafío de construir infraestructura suficiente para atenuar los daños que, como una constante, afectan especialmente a la gente de menores recursos. Colectores de aguas, defensas fluviales, diques retardadores de flujo, forestación de la precordillera, poblamiento y urbanización responsables de nuestro territorio, y por sobre todo educación de la población sobre el tema de los desastres, de manera que toda la comunidad se responsabilice en la implementación de sistemas de emergencia eficientes, oportunos y suficientes, evitar el bloqueo de los colectores con desechos que impedirán su funcionamiento, contratación habitual de seguros para no quedar en el desamparo absoluto, etc., son tareas aún pendientes.

CRONOLOGIA DE LAS INUNDACIONES EN CHILE
1574
1581
1597
1607
1609
1620
1650
1657
1660
1679
1687
1688
1694
1722
1723
1743
1744
1745
1748
1764
1783
1823
1826
1827
1828
1833
1847
1848
1850
1855
1856
1864
1875
1877
1878
1880

 

1881
1884
1888
1891
1893
1895
1896
1899
1900
1902
1904
1905
1906
1911
1912
1913
1914
1915
1918
1919
1920
1921
1922
1926
1929
1930
1931
1932
1934
1936
1938
1940
1941
1944
1945
1948
1949
1950
1951
1952
1953
1954
1956
1957
1958
1961
1962
1963
1965
1966
1967
1969
1970
1971
1972
1973
1974
1975
1976
1977
1978
1979
1980
1981
1982
1983
1984
1986
1987
1988
1990
1991
1992
...etc.

    Estos abrumadores registros nos demuestran que en Chile los temporales e inundaciones, lejos de ser hechos extraordinarios, son parte de nuestras condiciones climáticas habituales. Muchos años de grandes precipitaciones son alternados por períodos con escasa lluvia que provocan sequías igualmente devastadoras. Más aún, en varias oportunidades se da simultáneamente una sequía en el norte y temporales en el sur, o sequía en el sur y un intenso "invierno boliviano" en el norte.


 
FENOMENO DE EL NIÑO

                       Los científicos señalan diferentes causas de aparición de El Niño. En un informe disponible en Internet, Daniel Walker, un investigador de la universidad de Hawaii, asociaba, hace algunos  años, el fenómeno con la actividad que ocurre en el lecho del océano, y encontraba una conexión entre los terremotos bajo el mar y la incidencia de El Niño. Este científico observó que la aparición del fenómeno coincidió con temblores de tierra en el East Pacific Rise, una cadena montañosa ubicada en el océano.
            Walker afirmaba que la temperatura volcánica llegaba a la superficie del océano y calentaba el
agua y el aire de la zona, desencadenando las posteriores anormalidades que caracterizan a El Niño.
            John Toole, un oceanógrafo de Massachusetts, dice que El Niño es un problema provocado por
el océano y la atmósfera; sostiene que la principal causa está en el primero, que es muy ancho para dar una respuesta uniforme a la acción de la radiación solar.
            En tiempos más recientes, otros investigadores vinculan más estrechamente la ocurrencia del
fenómeno a cambios en la presión atmosférica y en la dirección de los vientos en la zona ecuatorial.
            El fenómeno de El Niño puede durar de 14 a 22 meses; decae cuando no hay suficiente agua
cálida para sostener el ciclo. Pero los científicos afirman que no hay dos El Niño iguales, y que se pueden manifestar de diversas maneras.
            El Niño fue un fenómeno devastador en 1982 y 1983: provocó inundaciones en Perú, lluvias
torrenciales en el sur de California y un invierno totalmente anormal por lo benigno en el resto de EE.UU.
           Simultáneamente dio lugar a graves sequías en Indonesia, Africa y Australia, y a persistentes lluvias en América Central y América.


 

Vea también: Fotos de inundaciones
                         Guía Preventiva (NCEH)