Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
Alergia del polen

Cada primavera, verano y otoño diminutas partículas son liberadas de árboles, hierbas malas y césped.  Estas partículas, conocidas como polen, se transportan por medio de las corrientes de aire.  Aunque su misión es fertilizar las partes de otras plantas, muchas nunca alcanzan sus destinos.  En lugar de eso, entran a las narices y gargantas humanas, desencadenando un tipo de rinitis alérgico temporal conocido como alergia del polen, la cual mucha gente conoce como catarro asmático o fiebre de las rosas (dependiendo de la estación en que sucedan los síntomas).  De todas las cosas que puedan causar una alergia, el polen es una de las más extendidas.  Muchas de las comidas, drogas o animales que causan alergias se pueden evitar hasta un gran límite; hasta los insectos y el polvo hogareño se pueden eludir.  A no ser de mantenerse a puertas cerradas cuando el conteo del polen está alto y hasta eso puede ser que no ayude no hay forma fácil de evadir el polen del viento.
La gente con alergias al polen desarrollan a menudo sensibilidades a otras molestias, tales como los gérmenes del polvo.  Para estos sufridores de alergias, la "temporada de estornudos" no tiene límites.  Los alergénicos del aire del año entero causan rinitis alérgica perenne, a diferencia de la rinitis alérgica temporal.

¿Qué es polen?

Las plantas producen granos microscópicos redondos u ovalados para reproducirse.  En algunas especies, la planta usa el polen de sus propias flores para fertilizarse a si misma.  Otros tipos deben ser polinizados en cruz; es decir, para que suceda la fertilización y se formen las semillas, el polen se debe transferir de la flor de una planta a la de otra de la misma especie.  Los insectos hacen este trabajo para ciertas plantas en flor, mientras otras plantas cuentan con el transporte del viento.

Los tipos de polen que más causan reacciones alérgicas los producen las plantas sencillas (los árboles, el césped y las malas hierbas) que no tienen flores llamativas.  Estas plantas fabrican gránulos pequeños, livianos y secos que vienen hechos especialmente para transportarse por el viento.  Se han recogido muestras de polen de ambrosía a 400 millas mar adentro y a 2 millas en el aire.  Ya que el polen del aire es movido a grandes distancias, tiene poco beneficio el acabar con la planta ofensiva en un área el polen puede dejarse llevar desde muchas millas de distancia.  Además, casi todo el polen alergénico viene de plantas que lo producen en grandes cantidades.  Una simple planta de ambrosía puede generar un millón de granos de polen al día.

1.  La composición química del polen es el factor básico que determina si es probable que cause catarro asmático.  Por ejemplo, el polen del árbol de pino lo produce un árbol común en grandes cantidades, lo cual lo convierte en un buen candidato para que cause alergia.  La composición química del polen de pino, sin embargo, parece hacerlo menos alergénico que otros tipos.  Debido a que el polen de pino es pesado, tiende a caer derecho hacia el suelo y no se esparce.  Por lo tanto, raramente alcanza las narices humanas.

Entre las plantas americanas, las hierbas malas son las más prolíferas productoras de  polen alergénico.  La ambrosía es el mayor culpable, pero otras de importancia son la artemisa, redroot pigweed, lamb's quarters, el cardo ruso, y el plátano inglés.

Las hierbas y los árboles también son fuentes importantes de polen alergénico.  Aunque en Norteamérica crecen más de 1000 especies de hierba, solo unas cuantas producen polen altamente alergénico.  Estas incluyen el timothy grass, Kentucky bluegrass, Jhonson grass, Bermuda grass, redtop grass, orchard grass, y sweet vernal grass.  Los árboles que producen polen alérgenico son el roble, el fresno, el olmo, el nogal, la pacana, el box elder y el cedro de montaña.

Es común oir a la gente decir que son alérgicos a las flores de colores u olorosas como las rosas.  De hecho, solo los floristas, jardineros, y otros que tienen contacto prolongado y cercano con las flores tienen la posibilidad de sensibilizarse al polen de estas plantas.  Casi todas las personas tienen poco contacto con los granos grandes, pesados, cerosos de polen de muchas plantas en flor, porque este tipo de polen no lo transporta el viento, sino los insectos como las mariposas y las abejas.

¿Cuándo es que las plantas fabrican el polen?

Una de las características más evidentes de la alergia al polen es su carácter de temporadas la gente experimenta los síntomas solo cuando los granos de polen a los cuales ellos son alérgicos están en el aire.  Cada planta tiene un periodo de polinización que es más o menos el mismo de año en año.  Exactamente cuándo empieza una planta a polinizar parece depender de la longitud relativa de la noche y el día y por lo tanto, de la ubicación geográfica- en vez del tiempo atmosférico.  (Por otro lado, las condiciones atmosféricas durante la polinización pueden afectar la cantidad de polen que se produce y distribuye en un año específico).  Así que mientras más al norte vayas, más tarde es el periodo de polinización y más tarde es la temporada de alergias.

Un conteo del polen, el cual le es familiar a mucha gente por los reportes atmosféricos locales, es una medida de cuánto polen hay en el aire.  Este conteo representa la concentración de todo el polen (o de un tipo particular, como la ambrosía) en el aire en cierta área en un periodo específico.  Se expresa en granos de polen por metro cúbico de aire recogido durante 24 horas.  Los conteos de polen tienden a ser más altos en la mañana de días calientes, secos y brisosos y más bajos durante periodos friolentos y mojados.  Aunque un conteo de polen es una medida aproximada y fluctuante, es útil como guía general para ver cuándo se aconseja estar dentro de la casa y evitar el contacto con el polen.