Graciela Huinao


1956


Poetisa mapuche huilliche, sus poemas se han publicado en diarios, revistas y antologías nacionales y en Estados Unidos.

Graciela Huinao Alarcón, nació el 14 de octubre de 1956 en Rahue, Osorno; hija de Herminia Alarcón y Dolorindo Huinao; nieta de Adolfo Huinao y Almerinda Loi Katrilef; bisnieta de José Loi. Entró a estudiar en 1962, en la Escuela 107. A los 13 ańos (1969) pierde a su madre y 8 ańos más tarde (1977) a su padre. Emigra a Santiago, y en 1989 publica su primer poema titulado "La loika". Sus versos se publican en diarios, revistas y antologías nacionales. Su libro "Walinto" se publica en octubre de 2001, edición bilingüe espańol-mapudungun, con traducción de Clara Antinao Varas.

La obra bilingüe que presentamos a continuación, forma parte de "Walinto", su primer libro.

LAMNGENWENNGEI CHI MONGEN KA CHI LA

Wiñokintulu iñche
pepi pen chi rüpu
ka pen ñi pünon ñi elnien.
Ñi inaltu meu kuifike aliwen witrapürai
kineke küruz fure anümka meu.
Welu küme llaufeñ niei
ñi tukukanwe ruka meu.
Üye meu kim pepika mapun
tuten fün ñi tukuam chi wengam meu
fei ta ñi küme dapiafiel meu.
Ta mi mongen
-pieneu- kiñechi ñi chau
tukulel-eneu kiñe runa mapu ñi küwü meu.
Rume kurüntufiñ ka yüfküeneu.
Ñi pichi pülai küwü müllmülli.
Llükakilnge-pieneu-
fanenoam ta mi pu tripantu.
Ñi chau ñi küwü umpulli ñi küwü
ka chi pu pichike mongenche
nengümwetulaingün ñi küwü meu.
Chi llükan chüngareneu wechun waiki reke.
Kiñe pichintu meu müten
ka kom dungun mülewepürai.
Pengelel- aeteo chi llükan.
Chi la ta iñ kom yenien.
Ngeno küdau kimelkefui ñi chao
ñi kuifike rüf kimün.
Lamngenwenkunual chi mongen ka chi la
ñi rangiñ küwü meu
ñi llükanoam konli chi rüpü meu
Ñi pu kuifikeche ñi mapu püle.
Nülayu ta yu changüll küwü
ka kiñe pimun meu akutui chi mongen
ñi pichi mapuntu pülai küwü meu.

LA VIDA Y LA MUERTE SE HERMANAN

Al mirar atrás
puedo ver el camino
y las huellas que voy dejando.
A su orilla árboles milenarios se alzan
con algún cruce de amargas plantas.
Pero es equilibrada su sombra
desde la puerta de mi casa.
Allí aprendí a preparar la tierra
la cantidad de semilla en cada melga
para no tener dificultad en aporcarla.
Es tu vida
-me dijo- una vez mi padre
colocándome un puñado de tierra en la mano.
La vi tan negra, la sentí tan áspera.
Mi pequeña palma tembló.
Sin miedo -me dijo-
para que no te pesen los años.
La mano de mi padre envolvió la mía
y los pequeños habitantes
dejaron de moverse dentro de mi palma.
El miedo me atravesó como punta de lanza.
Un segundo bastó
y sobraron todas las palabras.
Para mostrarme el terror
a la muerte que todos llevamos.
De enseñanza simple era mi padre
con su naturaleza sabia.
Al hermanar la vida y la muerte
en el centro de mi mano
y no temer cuando emprenda el camino
hacia la tierra de mis antepasados.
Abrimos nuestros dedos
y de un soplo retornó la vida
al pequeño universo de mi palma.

 

LOS GANSOS DICEN ADIÓS
(A mi abuelo Adolfo Huinao)

En los ojos de mi abuelo Williche
navegaba el miedo.
Tan sólo al morir
apagó ese brillo tímido.
Lo que la naturaleza no pudo
apagar en mi memoria
el color de archipiélago
agarrado en su rostro.
Abuelo, para serte fiel
no recuerdo el día exacto.
Sólo veo a los gansos
abriendo y cerrando
sus alas por la pampa.
Mi corto andar abuelo
no entendió
el origen de tus palabras.
Anciano como eras
me alzaste del suelo
y de tu boca nació la muerte
desembarcando en tu playa.
Tu padre y tu hermano
remaron al sacrificio
mientras su madre y mi abuelo
alcanzaron la orilla del hambre.
No hubo eco en la montańa
fueron tan calladas tus palabras.
Pero mi nińez asustada
se acurrucó al alero de sus ańos.
Abracé la pena de tus ojos
y juntos miramos la pampa:
Una isla con sus gansos
en los ojos de mi abuelo se quedó
en la última mirada.
Abuelo, hoy sé
nunca fuiste Williche
tu origen Chono o Kawaskar
no subió al bote
el día que robaron tu tierra y tu raíz.
Ahora entiendo
la pena de tus ojos.
De tu origen navegando
en el gran cementerio
del Pacífico Sur.
ADIOS Pl CHI PU KANZU
(Ta ńi laku Adolfo Huinao)

Ta ńi williche laku nge meu
tangkituyawi chi llükan.
Lalu müten ula
ńami feichi llükalen.
Chi mapu ńi pepilnon
ńamumalu ńi rakiduam meu
chi ad fütake wapi
tuukülen ńi ange meu.
Laku, ńi rüfngearn
kimlan chem antüngefel.
Re penien chi pu kansu
nülan ka trapumün
ni müpü lelfún meu.
Ńi pichintu trekan
laku kimlai
cheu ńi tuwün mi llitunke dungun.
Füchachefel eimi
witrańpüramen püllü meu
ka ta mi wün meu tripai chi lan
konpumeken ta mi ina lafken.
Ta mi chau ka mi peńi
tangkituingu kutrankawün meu
petu mi ńuke ka ńi laku
dipuingu chi inaltu ngüńün.
Ngelai aukiń mawida meu
rume ngüfi ta mi dungun.
Welu ńi pichikafel llükalei
makulluwün mi pu tripantu meu.
Pangkon chi weńangkün mi nge meu
ka mür leliyu chi lelfün:
Kińe wapi fíi pu ganzu engün
ńi laku ńi nge meu mülewey
afpukintun meu.
Laku, fachiantü kimün
turpu mi willichengenofel
ta mi tuwün Chono kam Kawaskar
püralai chi tangki meu
feichi antü mi weńeńmangen
mi mapu ka ta mi folil.
Feula kimün
chi weńangkün mi nge meu.
Mi tuwün tangkituyawün
chi füta eltun meu
chi füta willi lafken meu.

Notas: "La primera escuela de mi raza es el fogón, en medio de la ruka, donde arde la historia de mi pueblo". Con ese verso termina el poema "Los cantos de José Loi" de la poetisa mapuche Graciela Huinao. La temática es recurrente: los recuerdos de su hogar en osorno, los paisajes, las celebraciones y los sufrimientos de la "gente de la tierra". Oscar Contardo, El Mercurio, Artes y Letras, Octubre 27 de 1996.

Revista Intramuros Nş8