Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
17 de marzo

6 de febrero del 2003

La experiencia del control obrero en la industria petrolera

Quieren que la reestructuración se haga contando con los trabajadores y no desde arriba

Aporrea

El sabotaje que ha sufrido la industria petrolera y la respuesta que ha recibido por parte de los trabajadores y el pueblo, han permitido que Venezuela conozca la importancia real de nuestra principal industria y lo clave que significa su control.

El pueblo trabajador ha aprendido que el control de la industria petrolera es clave para tener el control del país. Profundizar el proceso venezolano significa y pasa por el control de la industria petrolera. En este sentido revisten especial importancia las experiencias de control obrero que han experimentado los trabajadores petroleros de las refinerías de Pto. La Cruz y El Palito.

Pero estas experiencias no han sido vividas por el resto de los trabajadores petroleros y mucho menos por el resto de los trabajadores. Son muy importantes las movilizaciones que los trabajadores y población en general han protagonizado para tomar el control de los llenaderos, etc. Pero tienen la limitante de terminar devolviendo el control al gobierno, para su operación. En medio del lock-out patronal, también se han dado experiencias de tomas de fábricas exigiendo su reapertura y directamente control obrero de la producción, como es el caso de Texdala (textilera de Maracay) y Central Carora (Azucarera de Lara), las cuales revisten de particular importancia por ser directamente contra patronos privados, pero que lamentablemente no se han mantenido en el tiempo por diferentes causas.

Otro es el sentido del control obrero de las refinerías de El Palito y Pto. La Cruz el cual permitió el funcionamiento de las mismas en ausencia de gerentes y otras direcciones, con el solo concurso de los trabajadores operacionales.

Actualmente el gobierno ha comenzado una reestructuración de la industria petrolera desde arriba, con el concurso de gerentes y profesionales de la industria, algunos afectos al gobierno y otros oportunistas que capean el temporal. Esta reestructuración es clave en cuanto al matiz que puede imprimir al futuro político del país. En la reestructuración del gobierno existe una total ausencia de participación democrática de esos mismos trabajadores que el presidente ha elogiado por su participación clave en la reactivación de PDVSA.

Los trabajadores petroleros han demostrado que es un mito la percepción de que PDVSA sólo puede ser manejada por una casta iluminada y preparada en monasterios tecnológicos. Pero aún subsiste esa especie de religión tecnócrata que ha permeado como cultura entre los mismos trabajadores petroleros.

Es por ello que se hace necesaria y urgente la expansión de la experiencia del control obrero, protagonizada por los trabajadores de las refinerías de El Palito y Pto. La Cruz hacia el resto de los trabajadores de PDVSA y del país.

De lograrse repetir esa experiencia en todas o la mayoría de las instalaciones petroleras, podemos estar hablando de un paso importante hacia la revolución social con protagonismo de la clase trabajadora, donde la reestructuración de la industria petrolera marque el camino a tomar por el resto de los trabajadores.

Este hecho, el control obrero, y reestructuración de la industria desde abajo, tratándose del sector responsable del 80% del PIB, permitiría en los hechos la toma virtual del poder por los trabajadores y establecería las condiciones para la toma del poder político.

De allí que se hace necesaria y urgente la convocatoria a un Encuentro de Trabajadores Petroleros que discuta las experiencias en la recuperación de la industria y permita establecer acciones que garanticen la dirección de los trabajadores en las operaciones de PDVSA y su reestructuración desde abajo, incorporando en su control y fiscalización a las organizaciones populares y movimientos sociales.

En el marco de estas acciones y el éxito de las mismas, la convocatoria a un Encuentro Nacional de Trabajadores será más fácil y la discusión de su coordinación nacional dé la posibilidad de dotarnos de una nueva dirección política y sindical, de las acciones necesarias para la profundización y consolidación de la revolución venezolana.

Se proponen tres encuentros:

15 de Febrero Caracas. Auditorio Azul (Carlos Marx), Faces-UCV 08 de Marzo Pto. La Cruz, experiencia profunda de control obrero.

15 de Marzo El Palito, experiencia de control obrero.

La razón de los tres encuentros es garantizar la difusión de la experiencia lo más amplia posible a través de los medios y de la participación de otras organizaciones (Caracas) y la participación de los trabajadores protagonistas del control obrero (El Palito y Pto. La Cruz).

Tomado de Aporrea


Regresar
Home