Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!
17 de marzo

Lunes 7 de Diciembre de 1998

Perfil del nuevo Presidente de Venezuela

Hugo Chávez, 'el soldado del pueblo'

KAREN J. ZUBIRÍA
Redactora de EL TIEMPO

Cuando inició su carrera militar, 'el comandante' Chávez no perseguía los galones, ni las estrellas, tan sólo deseaba saltar a la fama del béisbol profesional. Hoy, como Presidente, desea mostrarse como un hombre de paz.

Bogotá

El inquieto e ingenioso monaguillo que recogía las limosnas en la iglesia de su natal Sabaneta creía que su futuro estaría en el seminario, después de todo su padre, un modesto maestro de escuela de quien heredó su nombre, lo había dictado así.

Sin embargo, ni Hugo Chávez Frías ni su familia podían negar que por sus venas corría sangre guerrera. Su abuelo, Pedro Pérez, 'Maisanta', fue uno de los legendarios lanceros del general José Antonio Páez y de él, Chávez heredaría el amor por la vida militar.

De niño unos lo recuerdan vendiendo fruta y dulces en la puerta de la escuela, otros como un colegial bastante normal que amaba pintar paisajes rurales y que en un tiempo pensó en ser artista, y sus hermanos como un fanático de la 'pelota caliente' cuyas vicisitudes anotaba en su inseparable libreta.

"Solamente entré en la academia militar a los 16 años con la idea de usarla como puente al béisbol profesional", recordó el exitoso lanzador zurdo del juvenil equipo de Barinas. Por eso cuando se enlistó en 1971 su objetivo no eran los galones, ni las estrellas, sino saltar al prefesionalismo y, por qué no, llegar a las grandes ligas del deporte que despierta las pasiones en Venezuela.

Pero su destino cambió radicalmente. Cuatro años después y casi sin proponérselo egresó con galones de subteniente y una carrera militar por delante.

Del béisbol heredó la disciplina que hace al deportista, de la academia, el temple que hace al guerrero.

La vía de las armas

Su vida militar es una sucesión de empleos, normales dentro de su carrera, pero en 1982 selló su destino. En ese año, junto a un mítico árbol bajo cuya fronda, dice la tradición, acampaba Simón Bolívar, fundó con otros oficiales una logia con la finalidad de tomar el poder.

Desde entonces anduvo en la conspiración y se asegura que trató de tomar el poder durante el gobierno de Jaime Lusinchi, a comienzos de 1989 (cuando era comandante de la unidad elite de paracaidistas), aprovechando que éste se hallaba fuera del país.

Chávez, quien por esos días ya era teniente coronel, acabó por tener notoriedad pública en 1992, al revelarse como cabecilla de una cruenta intentona golpista, el 4 de febrero, e instigador de otra, el 27 de noviembre, que causó aún más muertos.

Ambas rebeliones pretendían derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez, con el pretexto de que en su gobierno campeaba la corrupción y arreciaba el malestar social, que en las Fuerzas Armadas había decaído la moral y la operatividad y que el mandatario se había hecho pro colombiano en una vieja controversia de límites.

Pese a movilizar a 10.000 soldados y hacerse con el control de las instalaciones claves en varias ciudades importantes su plan fracasó tras 12 horas de esporádicos enfrentamientos en los que murieron al menos 14 militares. El 'comandante' recuerda que uno de ellos fue su compañero Elio Nieves. "Nieves murió en mis brazos. Eso me afectó muchísimo, porque ese muchacho me salvó la vida", dijo años más tarde.

Chávez fue el único de los seis tenientes coroneles del complot "4F" que no logró su objetivo de ingresar al palacio de gobierno.

Con grandes problemas en sus comunicaciones y con el presidente Pérez a salvo, el jefe de paracaidistas dio a los soldados la orden de rendirse, pero advirtió que la "batalla sólo estaba terminada... por ahora".

Tras el fracaso del golpe, muchos pensaron que la imagen del coronel se hundiría. Sin embargo, pocos días después casi el 60 por ciento de los venezolanos lo apoyaron en una encuesta. A partir de ese momento proliferaron las boinas rojas de paracaidista y otros símbolos de Chávez en el país. Así comenzó a desarrollarse el mito.

De la guerra a las urnas

Encarcelado y perdonado en 1994 por Rafael Caldera, luego de dos años en prisión, Chávez Frías comenzó a crear una gran organización capaz de llevarlo al poder. Sus ideas fueron protegidas y respaldadas por Luis Miquelena, un viejo líder del Partido Comunista de Venezuela, quien para ese entonces era considerado un hacendado. Así, el Movimiento Bolivariano Revolucionario que había nacido en la intentona golpista dio paso al Movimiento Quinta República con el que recorrió los barrios populares de Venezuela, agitando las masas con la idea de "acabar con el viejo sistema corrupto" que sostenían los partidos tradicionales. En ese trasegar, el comandante ganó numerosos adeptos.

Muchos se identificaban con el origen humilde de Chávez , a quien llamaban 'el soldado del pueblo' y con su propuesta de acabar "con los elefantes de cuello blanco que pululaban en el país dejando al pueblo cada vez más pobre".

Aprovechando la crisis política y económica por la que atravesaba Venezuela, este hombre de carácter fuerte, a veces terco y de lenguaje incendiario, recuperó la promesa hecha a sus soldados y continuó con su batalla. Por eso no dudó en postularse a la presidencia, esta vez con una alianza de nueve partidos y movimientos políticos a la que bautizó Polo Patriótico, la cual se convirtió en la mayor fuerza en las elecciones al Congreso celebradas el mes pasado.

Y aunque comenzó su campaña electoral con muy pocos recursos a comienzos de este año, pronto halló el respaldo financiero procedente de todos los sectores. Utilizando la vieja estrategia de "si no puedes con el enemigo únete a él", aquellos empresarios que lo veían como una amenaza prefierieron adherirse a su candidatura deseosos de obtener favores políticos. Así el feroz militar de otros tiempos hallaría aviones a su disposición y las puertas de la televisión se abrirían en torno a él.

Así logró desbancar a los partidos tradicionales Acción Democrática y Copei, quienes tuvieron que renunciar a sus propios candidatos y adherir a última hora a quien se constituyó en su gran rival político, en independiente Henrique Salas R

La nueva imagen

Como consecuencia, la vida privada de Chávez, de 44 años, comenzaría a ser tan popular como su carrera en el ejército: sus electores conocerían que al comenzar su vida de militar se casó con su paisana, Nancy Colmenares, y se hizo padre de tres hijas, una de las cuales ya lo convirtió en abuelo.

Después del golpe su matrimonio fracasó, pero él encontró consuelo en los brazos de Marisabel Rodríguez, ex reina de belleza y hoy popular locutora a quien conquistó gracias a su voz profunda preservada por una mezcla de miel y jengibre hecha por su madre.

Encantador y divertido en privado, el Chávez de hoy ha suavizado su imagen cambiando el uniforme y las botas por elegantes trajes y proyectando la idea de un hombre de paz, mostrándose como un atento padre en anuncios y entrevistas.

Por eso es más factible que el hoy Presidente cite ahora a la "tercera vía" del primer ministro británico, Tony Blair como el modelo a seguir que a las armas que lo hicieron célebre en el pasado.

Reacciones

Andrés Pastrana Arango, Presidente de la República

Los colombianos y los demócratas recibimos la elección del presidente de Venezuela con satisfacción. Felicito al pueblo de Venezuela por ese proceso democrático. Vamos a fortalecer los lazos comerciales y de integración, no solo entre los dos países sino con el Grupo de los Tres. Espero que en la primera oportunidad que tenga, el presidente Chávez nos visite en Colombia. Somos un país que tiene las puertas abiertas a todos nuestros hermanos de Venezuela.

Noemí Sanín de Rubio, Ex candidata presidencial

El triunfo de Chávez es un proceso revolucionario en la política. Los partidos tradicionales no se sintonizaron con la gente y Chávez logró crear una esperanza y acercarse al pueblo. Es un hito en los 51 años en la historia democrática de Venezuela. El triunfo se explica en parte por la inconformidad de la gente. La pobreza ha crecido en los últimos 10 años en una forma impresionante y tiene la inflación más grande de Latinoamérica. Además, los partidos políticos le han cumplido a la gente.

Carlos Lemos Simmonds, ex vicepresidente de la República

La elección de Chávez tiene el significado importantísimo de que Venezuela quiere cambio. No cabe duda de que este es un ejemplo muy elocuente de que el pueblo venezolano se fatigó con los partidos tradicionales y sobretodo con la insistencia en los mismos candidatos, el repetir dos veces cada partido presidente, en sólo 30 años fatigó a los venezolanos y se jugaron una carta totalmente distinta a la tradicional.

No me cabe duda tampoco de que va a haber una constituyente en Venezuela eso no tiene escapatoria. Van a cambiar muchísimo las cosas en lo que tiene que ver con el marco institucional de la República y no me parece que esté muy asegurada la suerte del Congreso.

Muy probablemente Chávez proceda a revocar el mandato del Congreso, quizás a través de un referendum, no directamente; aunque por supuesto el buen éxito que tuvo en las elecciones parlamentarias quizás lo haga pensar dos veces esa medida, pero hay un ambiente de revocatoria del mandato del Congreso y de elección de una constituyente que posiblemente asuma poderes legislativos, además de los constituyentes que va a tener.

En materia de relaciones con Colombia las dificultades se van a presentar en el área económica y no en la fronteriza, porque mi impresión es que Chávez va a implantar un modelo económico muy proteccionista, va a crear una serie de hechos económicos a base de aumento en los sueldos y en los salarios de tipo inflacionario que, necesariamente van a incidir en la economía colombiana, sobre todo en la zona fronteriza y muy probablemente decrete una devaluación y eso por supuesto tiene consecuencias serias para nuestro país.

Por el lado fronterizo, creo por ahora no hay riesgo, ojalá no lo haya más adelante, no creo que Chávez esté en el plan de hacer tensas las relaciones con Colombia, eso no le conviene a él.

Horacio Serpa, Jefe Único del Partido Liberal

El resultado electoral de Venezuela significa el triunfo de un sector poblacional afectado por la pobreza y la incertidumbre y desilusionado de la eficacia de los grandes partidos, a los que con su voto, han culpado de no haber dado solución a los problemas que los afectan.

Sin duda, la victoria de Chávez es un golpe muy grande para 'adecos' y 'copeyanos' que tendrán que dedicarse a la autocrítica constructiva y a reorganizarse para recuperar la credibilidad perdida.

Es de esperar que el nuevo Mandatario se conduzca dentro de los parámetros democráticos y cumpla al pueblo que lo eligió, pero en representación del interés de todos los venezolanos, los cambios que propuso durante la campaña electoral, de manera que genere confianza, produzca la reivindicación popular, mejore la economía y brinde a nuestro hermano país la satisfacción de su estabilidad y progreso.

Harold Bedoya, ex candidato presidencial

El hermano pueblo venezolano ya tomó su decisión en estas elecciones, escogió a un líder que no hace parte de los partidos históricamente tradicionales en ese país, dándole el mandato para que sea su gobernante durante los próximos cinco años.

Es una demostración de que afortunadamente los pueblos en su sabiduría, les llega el momento de escoger nuevos rumbos para que la prosperidad, el desarrollo y el bienestar les lleguen, cuando los partidos tradicionales como los 'adecos' y Copey a lo largo de los años sólo les han llevado pobreza, enfermedades y corrupción y que han llevado a este pueblo maravilloso a una situación de cambio que es lo que ha sucedido.

El Coronel Chávez es un señor que llegó al poder a través del voto popular porque la democracia da para eso, la democracia no es elegir al señor del Copey o al señor Adeco exclusivamente. Cualquier venezolano que aspire a la Presidencia y se someta al voto de las urnas puede llegar a ser presidente.

En cuanto a las relaciones bilaterales, él ha dicho en muchas oportunidades que va a trabajar por la unión de los pueblos, especialmente por la unión latinoamericana y de Colombia con Venezuela y en eso cuenta que ha estado muy cercano a la frontera.

Tomado de EL TIEMPO


Regresar
Home