Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Aintzin otoizak

 

PREPARACIÓN

Antes de cumplir el sacrificio divino, hace falta que el sacerdote se reconcilie con todo el mundo y que no tenga resentimiento hacia nadie. Tiene que mantener su corazón libre de todo pensamiento impuro, ha de abstenerse de todo alimento desde la tarde hasta la hora misma del sacrificio. Al llegar el momento de la celebración, el sacerdote y el diácono entran al templo y, girados hacia el Oriente, hacen tres inclinaciones ante las puertas reales.

Señor, sé propicio conmigo y ten piedad de mí, pecador.

 

 

Apezak (A.) eta Diakreak (D.) hiruetan agurzen dute ate sainduen ainzinean erranez beren baitan.

 

 

 

A. + D.  Jauna, garbi nezazu nere bekatutik eta urrikal zakizkit!

 

 

 

Gero diakreak:

 

 

 

D.  Jauna benedika nezazu!

 

D Padre, bendice.

 

 

A.  Benedikatua gure Jainkoa, orain eta beti, eta menderen mendetan!

 

S Bendito sea nuestro Dios en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

 

 

D.  Amin!  Ospe zuri, gure Jainkoa, ospe zuri!

 

D Amén. Gloria a ti, Dios nuestro, gloria a ti.

 

 

BAZKO denboran (3etan)

 

VARIABLE DE PASCUA

 

 

A. + D.  Piztu da Kristo hiletarik; Hilez garbaitu du herioa; piztuz ateratzen gaitzu gure hobietarik!

 

Cristo ha resucitado de entre los muertos y, arrasando la muerte por su muerte, ha dado la vida a los sepultados. (Tres veces)

 

 

Salbatoretik mendekoste arte, segidan: "Jainko saindu..."

 

 

 

 

D.  Zeruko errege, gure sokorri, Egiaren Izpiritua, orotan eta betikoz zirena, biziaren eta ontasun guztien iturria, zatoz gutan egoitera, garbi gaitzazu eta salba gaitzazu, Zu hoin ona.

 

Rey del cielo, Consolador, Espíritu de Verdad, Tú, que estás presente arreo y que lo llenas todo, tesoro de bienes y dador de vida, ven y habita en nosotros, purifícanos de toda mancha y salva nuestras almas, Tú, que eres bondad.

 

 

D.  Jainko saindua, Jainko saindu azkarra, Jainko saindu betierekoa, urrikal zakizkigu. (3etan)

 

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros (tres veces). 

 

 

D.  Ospe Aitari, Semeari, bai Izpiritu Sainduari, orain eta beti eta mendaren mendetan, amin!

 

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

D.  Trinitate oso saindua, urrikal zakizkigu;  Juana, ken gure bekatuak, barkatu gure gaixtakeriak.  Saindua, ikusi eta senda gure ahuleziak, zure Izenaren omenarenzat!

 

Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros; Señor, purifícanos de nuestros pecados; Maestro, perdona nuestras iniquidades; Santo, visítanos y cura nuestras debilidades por causa de tu Nombre.

 

 

D.  Urrikal Juana!  (3etan)

 

Señor, ten piedad (tres veces).

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

D.  Ospe Aitari, Semeari, bai Izpiritu Sainduari, orain eta beti eta mendaren mendetan, amin!

 

 

 

D.  Gure Aita, zeruetan zerana: santu izan bedi zure izena, etor bedi zure erreinua, egin bedi zure nahia zeruan bezala lurrean ere. Emaiguzu gaur egunontako ogia; barkatu gure zorrak, guk ere gure zordunei barkatzen diegun ezkero; eta ez gu tentaldira eraman, baina atera gaizazu Gaizetik.  

 

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de este día, dánosle hoy. Perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. No nos dejes caer en tentación, más líbranos del maligno.

S Pues tuyo es el reino, el poder y la gloria, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

 

 

 

A.  Zurea duzu erregetza, zureak ospe ta indarra, Aita, Seme eta Izpiritu Saindu, orain eta beti eta menderen mendetan, amin!

 

 

 

A. + D.  Urrikal zakizkigu, Jauna, urrikal gutaz:  ez dugu esteakururik.  Bekatoros bezala otoizten zaitugu:  urrikal gutaz Jauna!

 

D Amén. Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros porqué, pecadores impotentes, te dirigimos esta súplica, o Señor, ten piedad de nosotros.

 

 

D.  Ospe Aitari, Semeari, bai Izpiritu Sainduari!

 

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

 

 

D.  Jauna, urrikal zakizkigu, zutan fida gira; ez hasarre gure kontra, ez orhoit gure gaixtakeriez, bainan begi on egiguzu orain, eta etsaietarik begira;  Zu beitzira gure Jainkoa eta gu zure jendetzea; denak zure eskuz eginak gira, eta gelditu gabe zure Izena aipazen dugu.

 

Señor, ten piedad de nosotros porqué confiamos en ti. No enfurezcas en contra nuestra y no te acuerdes de nuestras iniquidades, más bien con tu ternura, en adelante fija tu mirada encima nuestro y líbranos de nuestros enemigos. Porque Tú eres nuestro Dios y nosotros tu pueblo, todos nosotros somos la obra de tus manos e invocamos tu Nombre.

 

 

D.  Orain eta beti eta menderen mendetan.  Amin!

 

Ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

Ábrenos la puerta de la ternura, bendita Virgen María, ya que esperando en ti no nos descarriamos, sino que por ti seamos librados de las desgracias, porque tú eres la salvación de la raza de los cristianos.

 

 

D.  Idek aguzu zure bihotzeko atea, Jainkoak beretzat hautatu Ama; irriskuak baztertuko dauzkuzu girixtinoen zainzale baizira!

 

 

 

Kristoren Itxurari burbilzen dira, hiruetan agurzen eta gero musu emaiten diote.

 

El sacerdote y el diácono se acercan al icono del Salvador y hacen tres inclinaciones, besan el icono y dicen:

Adoramos tu imagen purísima, Dios de bondad, y te pedimos el perdón de nuestras faltas, o Cristo Dios. Tú voluntariamente te has dignado subir a la cruz en tu carne con tal de librar de la servidumbre del enemigo a todos aquellos que has creado. Por eso es por lo que te damos gracias exclamando: Tú lo has llenado todo de alegría, o Salvador nuestro, venido para la salvación del mundo.

 

 

A. + D. Zure itxura agurzen dugu, Kristo gure Jainko ona, gure bekatuen barkamena eskatuz; zure gorputza gurutzean itzatu nahi izan duzu zure kreaturak etsaien menetik aterazeko.  Hortakoz, bihotzetik eskerrak zor dauzkizugu, salbamen emanez, bozkariotan ezarri baituzu mundua!

 

 

 

Gauza bera egiten dute Jainkoaren Amaren itxuraren aintainean.

 

 

 

 

A. + D. Samurtasunaren iturria, Jainkoaren Ama, egin gaizazu urrikalmenaren gai; beha jende bekatorosari, erakuts zure betiko indarra; zuri goait gaude diogularik, lehenago Gabriel aingeruak bezala; Bozkaria zaite!

 

Tras las tres inclinaciones, besan el icono de la Virgen María y dicen:

Fuente de toda ternura, haznos dignos de tu compasión, o Virgen María.  Ten presente este pueblo que ha pecado, manifiesta tu poder como siempre porqué, llenos de esperanza en ti, nosotros te gritamos: ¡Alégrate!, tal y como ya lo había hecho Gabriel, jefe de los ejércitos incorporales.

 

 

Gauza bera egiten dute Bataiazailearen itxuraren aintzinean, erranez:

 

 

 

 

A. + D. Zuzenean omena aipatu beharrezkoa da.  Zuretzat, Joanes, Jaunaren lekukotasuna aski dugu:  Zu zira profetetan ohoragarriena, aintzinetik mezuzen zinuena urean bataiazeko gai izan zirenaz geroz.  Egiarentzat gudukatu ondoan, hilen arterat jautsi zira heier mezuzerat Jainkoak gorpuz hartu duela gizonak urrikariz, munduko bekatuaren sunsizeko.

 

Es justo exaltar la memoria de los justos.  Pero, sólo basta con el testimonio del Señor sobre tí, O Precursor.  En verdad, eres el más venerable de todos los profetas y fuiste digno tú de bautizar con agua a Aquél que anunciabas.  Tras haberte distinguido en tu lucha por la verdad, te adentraste en Hades para anunciar allí al Dios encarnado, a Aquél que quita los pecados del mundo y nos concede la gran misericordia.

 

 

D.  Otoiz Jaunari!

 

D.  Rogamos al Señor.

 

 

A.  Zabal Jauna, zerutik zure eskua eta eman zure mutilari, hobenik eta durduzarik gabe zure aldare saindura hurbilzeko, eta sakrifizio sainduaren eskainzeko indarra.  Zurreak baitira, ospea ta indarra, menderen mendetan, amín!

 

Girados hacia las puertas reales, inclinan la cabeza y dicen:

Señor, extiende tu mano desde la altura de tu aposento y fortaléceme para tu servicio, con tal que me presente ante tu temible altar sin incurrir en condenación, por cumplir el sacrificio incruento. Porque es a ti a quién pertenecen el reino, el poder y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

 

Apezak eta diakreak elgar agurzen dute, gero jende eta kantariak agurtu eta sarzen dira aldare aintzinean erranez:

 

 

 

 

A. + D.  Zure etxean sartuko naiz, beldurrak ahuspez naukala zure Elizan.

 

Pero yo, por tu gran bondad, entro en casa tuya; me prosterno ante tu santuario con una gran veneración.

 

 

Aldare aintzinean sartu orduko, hiruetan agurzen dute aldarea, erranez:

 

Los celebrantes se prosternan tres veces ante el altar y dicen:

Señor, sé propicio conmigo y ten piedad de mí, pecador.

 

 

A. + D.  Jauna, garbi nezazu nere bekatutik eta urrikal zakizkit!

 

 

 

Apezak musuzen ditu ebanjelioa, aldarea eta esku.guruzea; diakreak aldarea bakarrik.  Gero harzen dituzte beren soineko bereziak.

 

Besan el evangelio y el altar. Van hacia al diacònicon (sacristía). El diácono se acerca al sacerdote sosteniendo en la mano derecha el esticario (alba) y el oràrion (estola diaconal) plegados. Inclina la cabeza y dice:

D Bendices, Padre, el esticario y el oràrion.

S Bendito sea el nuestro Dios en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

 

 

D.  Benedika, Jauna, ene apaindurak.

 

 

 

A.  Benedikatua gure Jainkoa, orain eta beti eta menderen mendetan!

 

 

 

Eliz-atorra emaitean:

 

El diácono besa la cruz bordada sobre el esticario y dice, revistiéndosela:

 

 

A Bozkariotan dut arima, Jainkoak, eztei-jauntzia eman eta soineko airosez inguratu bainu; espos gazte bati bezala, koroa ezarri daut buruan!

 

D Mi alma se alegrará en el Señor porque me ha cubierto con un vestido de salvación y me ha revestido con una túnica de alegría. Como un novio, me ha adornado con una diadema y, como una novia, me ha adornado de belleza.

 

 

Estola pasazean eta honi musu emanez:

 

El sacerdote hace una bendición encima cada vestimenta, besa la cruz bordada y dice, sobre el epitrajlio (estola propia del presbítero):

S Es como el aceite perfumado que desde la cabeza se desperdiga por la barba de Aarón, se desperdiga hasta el cuello de sus vestidos.

 

 

A.  Benedikatua Jainkoa, Aaroni bezala bere apezeri ixurzen beitu olio saindua, burutik, bizarrean gaindi, soinekoen litseraino.

 

 

 

Gerrikoa emaitean:

 

Sobre el cinturón:

S Este Dios, que me ciñe de valentía, que me hace recorrer mi camino sin estorbos, hace que mis pies corran igual que los de las ciervas y me mantiene firme sobre las cumbres, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

Sobre el manguito derecho:

S Tu diestra, Señor, es glorificada en su fuerza; tu derecha, Señor, ha abatido los enemigos y, por el esplendor de tu gloria, Tú has quebrantado a los adversarios.

Sobre el manguito izquierdo:

S Tus manos me han formado y acabado; hazme inteligente, que deseo conocer tu código.

 

 

A.  Benedikatua, Jainkoa, emaiten baitut bide xuxena eta honen igaiteko kalipua.

 

 

 

Beso-mutur eskuina ezarzean:

 

 

 

A.  Jauna, zure esku eskuinak xehatu ditu etsaiak eta zure aurpegiaren aintzinetik baztertu zure kontrakoak!

 

 

 

Beso-mutur ezkerrekoan:

 

 

 

A.  Zure eskuek egina naiz, emaidazu zure manuen adizeko zuhurtiza!

 

 

 

Ezpata (harze balin badu)

 

Sobre el hipogonàtion (si le corresponde llevar):

S Cíñete la espada al lomo, cíñete, héroe, de gloria y estallido, tensa el arco, ténsalo recio y apunta en pro de la verdad, de una justa clemencia, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

 

 

A.  Har ezapata sahetsean eta guduka, egiaren, ongiaren eta zuzenbidearen alde;  Jainkoaren eskua gidari miresgarri duzula, orain eta beti eta menderen mendetan, amin!

 

 

 

Kasula ezarzean:

 

Sobre el felonión (casulla):

S Que los sacerdotes se vistan de triunfo y que estallen los fieles en gritos de fiesta.

 

 

A.  Zuzentasuna zure apezenzat, Jauna; bozkario zure ikaslenzat, orain eta bei eta menderen mendetan, amin!

 

 

 

Eskuak ikuzten dituzte erranez:

 

Acto seguido los celebrantes se lavan las manos todos recitando:

Me lavo las manos, limpio de culpa, y giro en torno a tu altar, Señor, para hacer sentir el grito de acción de gracias y contar tus maravillas. Estimo, Señor, la casa dónde habitas y el recinto dónde reside tu gloria. No me quites la vida como a los pecadores, ni me hagas morir con los hombres sanguinarios, que traen entre manos la maldad; a diestra, sobornos corruptores. Pero yo me comporto honradamente. Líbrame, Señor, y ten piedad de mí.  Mis pies van por el buen camino. Te bendeciré, Señor, en las asambleas.

 

 

A.  Garbizen ditut eskuak, kutsu guzietarik eta zure aldarearen itzulia egiten dut Jauna, zure kantuen kantzeko eta zure lan miresgarrien jakinarazteko.  Maite dut Jauna, zure exteraren ederra, zure loriaren egoitza ez nezazula gal gaixtoekin, Jauna, ez utz hilzerat gaixtaginekin.  Gaixtakeria dute eskuetan, ikusgarriz betea daukate eskuina.  Nik xuxen nahi dut ibili; urrikal zakizkit eta salba nezazu.  Xuxen dabilza nere oinak: Jauna, goretsiko zaitut bilkuren erdian!

 

 

 

 

 

Acto seguido, los celebrantes van hacia la mesa de la preparación. El diácono enciende un cirio y pone en orden todos los elementos eucarísticos, así como los diferentes objetos necesarios para el sacrificio divino. Los elementos eucarísticos son el pan con levadura fermentada y el vino de uva natural, mezclado con un poco de agua. El pan que sirve para la eucaristía se denomina prósfora, que en griego significa ofrenda. Se acostumbra tener o cinco bollitos de prósfora pequeños o, un pan de corteza crujiente, más grande, sobre la cual hay representados cinco sellos. Las letras griegas, IC XC NIKA, alrededor de la cruz significan: Jesucristo, vencedor.  Otros prósfora pueden traer otros sellos, especialmente la viva imagen de la Virgen. Los celebrantes hacen tres inclinaciones ante la mesa de la preparación, diciendo:

O Dios, sé propicio conmigo y ten piedad de mí, pecador (tres veces).

 

 

OPARIEN APAINZEA

 

 

 

Oparien aldarera doazi, eta hiruetan agurzen dute erranez:

 

 

 

A. + D.  Jauna garbi nezazu nere bekatutik urrikal zakizkit!

 

 

 

Apezak, eskuak altxatuz dio:

 

 

 

 

A.  Legearen madarizionetik libra gaituzu, zure Odol baliosaz, Guruzean itzatu eta lanzaz zilatu zaituztelarik egin da gizonean ezin hiltzea.  Ospe zuri, gure Salbazailea!

 

S Nos has rescatado de la maldición de la ley por tu preciosa sangre. Clavado a la cruz y atravesado por la lanza, Tú has eres para los hombres la fuente de la inmortalidad, o Salvador nuestro, gloria a ti.

D Padre, bendices.

S Bendito sea nuestro Dios, en todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

 

 

D.  Amin, benedika Jauna.

 

 

 

Apezak (goratik, oren-otoiz bat hasi behar bada)

 

 

 

A.  Benedikatua gure Jainkoa, orain eta beti eta menderen mendetan!

 

 

 

D.  Amin!

 

 

 

Apezak esku ezkerraz harzen du lehen ogia, eskuinaz lanza eta honekin hiruetan guruzearen seinalea egiten du ogiaren gainean, erranez:

 

 

 

Acto seguido el sacerdote coge la lanza con la mano derecha y la prósfora con la mano izquierda. Con la lanza hace tres signos de la cruz encima el prósfora, diciendo, cada vez:

S En memoria de nuestro Señor, Dios y Salvador Jesucristo.

Corta el prósfora alrededor del sello para recortar en forma de cubo la parte central, denominada "Cordero". Primero corta el lado derecho del prósfora (que en relación al celebrante corresponde a su izquierda), diciendo:

D Rogamos al Señor.

 

 

A.  Jesu Kristo, gure Jauna, Jainko eta Salbazailearen orhoizapenetan.

 

 

 

Piko bakoxaren aintzinean, diakreak, estola esku eskuinean, oparier buruz, erraiten du:

 

 

 

D.  Otoiz Jaunari!

 

 

 

Lanzarekin eskuineko urrakoa egiten du erranez.

 

 

 

 

A.  Ardi bat bezala hilzerat eraman dute!

 

S Como una oveja ha sido traído a la inmolación.

 

 

Ezkerrean. 

 

Corta el lado izquierdo, diciendo:

S Y como un cordero sin mancha, mudo ante quién le trasquila, Él no abre boca.14

 

 

A.  Axuri garbia, motzlearen aintzinean ixilik dagon bezala, ahorik ez du zabaldu!

 

 

 

Gaineko aldean.

 

Corta la parte superior, diciendo:    

S En su humillación, se celebró su juicio.

 

 

A.  Auzi bihurri batez eramana izan da!

 

 

 

Peko aldea.

 

Finalmente corta la parte inferior y dice:

S ¿Quién relatará su generación?

 

 

A.  Haren zorteaz nork du axola?

 

 

 

Lanza eskuinetik zeiharka sartuz, Axuria peko axaletik berexten du.

 

El diácono levanta el orárion con la mano derecha y a cada incisión dice:

D Rogamos al Señor. Levanta, Padre.

 

 

D.  Ken Jauna!

 

 

 

A.  Bizidunen artetik kendu dute!

 

El sacerdote, con la lanza, levanta el Cordero desprendido por haberlo separado de la parte inferior del prósfora y dice:

S Porque su vida ha sido descuajada de la tierra.

D Inmola, Padre.

 

 

Axuria pekoz gora ezarzen du platoaren gainean.

D.  Sarraskitu, Jauna!

Apezak bi urrako egiten diozka, guruzatuz eta barnaska, geroxago puskazea errexteko.

A.  Sarraskitua da Jainkoaren bildotsa, munduko bekatua kenzen duena, biziaren eta salbamenduaren emaiteko!

El sacerdote corta el Cordero profundamente y en forma de cruz. Tiene que ir con cuidado de no romperlo, porque ahora sólo prepara la fracción del pan en cuatro partes que se hará durante el canon eucarístico.

S El Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, es inmolado por la vida y la salvación del mundo.18

Acto seguido da la vuelta al Cordero y lo deja, con el sello cara arriba, en medio de la patena.

D Atraviesa, Padre.

D.  Zila Jauna!

Axuria izulzen du eta zilazen lanzarekin, eskuin aldean, IC hitzen azpian, erranez:

Con la lanza el sacerdote hace una incisión en el lado derecho del Cordero (lado izquierdo en relación al celebrante) y dice:

S Uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza y al momento brotó sangre y agua. Y aquel quién lo ha visto da testimonio y su testimonio es verídico.19

El diácono presenta al sacerdote el vino mezclado con el agua.

D Bendice, Padre, la santa unión.

A.  Soldado batek sahetsa zilatu zion here lanzaz, eta berehala odola eta ura atera ziren.  Ikusi duena lekuko da eta haren lekukotasuna egiazkoa da.

Anartean diakreak erakusten diozka arno eta ura eta kalizarat ixurzen erranez:

D.  Benedika Jauna, biak elgarretaraturik!

A.  Benedikatua zure sainduen batasuna, orain eta beti eta menderen mendetan, amin!

S.  Bendita sea la santa unión, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.  Amén.

Kaliza estalzen da oihal plegatu batez.  Apezak bigarren ogia harzen du.

El sacerdote bendice y el diácono derrama el vino y el agua en el cáliz. Entonces el sacerdote coge el segundo prósfora y dice:

S En honor y memoria de la bendita Soberana Theotokos y siempre Virgen, María. Por sus plegarias, Señor, acepta este sacrificio en tu altar celeste.

A.  Gure Erregiña guztiz saindu, Jainkoaren Ama, Birjina Mariaren ohore eta omenetan.  Hak otoizturik Jauna, onhar gure oparia zeruko aldarean!

Hiru kantoineko ogi poxi bat hausten du eta Axuriaren eskuinean ezarzen erranez:

El sacerdote saca con la lanza una porción triangular que deposita a la derecha del Cordero (a su izquierda), diciendo:

S La princesa te espera guarnida, la esposa te viene a la derecha, con oro de Ofir.20

A.  Zure eskuinean, erregiña, urre finez apaindurik.

Bederazi puska emaiten ditu Axuriaren exkerrean, hirunazka, gain-beherako hiru lerrotan, erranez:

El sacerdote coge el tercer prósfora, de dónde saca nueve porciones que depositará verticalmente, en tres filas paralelas, al lado izquierdo del Cordero (a su derecha). Saca la primera porción, diciendo:

A.  1.go  Jondoni Mikel, Gabriel eta Rafael eta zeruetako indar, eta izpiritu guztien ohoretan eta omenetan.

S.  En honor y memoria de los santos Miguel, Gabriel y Rafael y todas las Potestades angelicales y espíritus celestiales.

A.  2. — Jondoni Joani Batixta eta haren aintzineko Mois eta Aaron, Xamuel, Elias eta Eliseo, David, Isaias, hiru gazte sainduak, Daniel eta profeta saindu guztiak.

S En honor y memoria del venerable y glorioso profeta y bautizador, Juan, el Precursor.

Y la pone junto al Cordero, en la parte superior. Saca la segunda porción y la deposita bajo la primera, diciendo:

S De los santos y gloriosos profetas Moisés y Aarón, Elías y Eliseo, Isaías, David y Jesé, de los tres santos jóvenes y del profeta Daniel, y de todos los santos profetas.

A.  3. — Petri eta Paulo, eta heien lagun apostolu saindu eta goresgarriak.

Saca la tercera porción y la deposita bajo la precedente, diciendo:

S De los santos, gloriosos e ilustres apóstoles Pedro y Pablo, y de todos los santos apóstoles.

A.  4. — Gure apez nagusi eta erakasle Baxileo, Gregori, Joanes Krisostomo, Atanasio eta Kiril, Mirako Nikola, Irene, Xipirine, Fermin eta apezpiku saindu guztiak.

Saca la cuarta porción y la pone junto a la primera, de suerte que empieza la segunda hilera vertical, y dice:

S De nuestros padres entre los santos, los jerarcas Basiliomagno, Gregorio el teólogo y Juan Crisóstomos, Atanasio y Cirilo, Nicolás de Myra, Pacián y Severo de Barcelona, Narciso de Girona, Fructuoso de Tarragona, Leandro e Isidoro de Sevilla, Julián y Eugenio de Toledo, Fulgencio de Cartagena, Fermín de Pamplona, Álvaro de Córdoba, Froilán de León, Braulio de Zaragoza, Justo de Urgell y de todos los santos jerarcas.

A.  5. — Estebe, Gorka, Bixinxo, Laurendi, Mattin eta Jesus Jaunaren lekuko izan direnak; eta lerro berean Zezila, Blandina, Kitteri sainduak eta martiri saindu guztiak.

Saca la quinta porción y la pone bajo la precedente, diciendo:

S Del Santo apóstol y primero mártir, el arzidiácono Esteban, de los santos y grandes mártires Demetrio, Jorge, Teodoro, Cugat de Barcelona, Medir de Barcelona, Félix, Paulino, Justo, Sissi y Germán de Girona, Magí de Tarragona, Anastasio de Lleida, Eulogio de Córdoba, Iscle de Córdoba y de todos los santos mártires; de las santas mártires Tecla, Bárbara, Ciriaca, Eufémia, Parasceva, Catalina, Eulália y Madrona de Barcelona, Juliana y Semproniana de Iluro, Afra de Girona, Justa y Rufina de Sevilla, Eugénia de Zaragoza, Leocádia de Toledo, Victoria de Córdoba y de todas las santas mártires.

A.  6. — Frailetan Paulo, Andoni, eta Benito eta seroretan Anaztazi, Maria eta Eskolatua eta serora saindu guztiak.

Saca la sexta porción y la deposita al final de la segunda hilera vertical, diciendo:

S De los santos monjes teóforos, Antonio, Eutimio, Sabbas, Onofre, Atanasio del Athos, Sature de Soria, Domingo de Silos, Eudaldo y Gil de Girona, Milán de la Cogolla y de todos los santos monjes; de las santas monjas Pelágia, Teodósia, Anastásia, Eupráxia, Febrónia, Teodúlia, Eufrosina, María la egipcíaca y de todas las santas monjas.

A.  7. — Kosma eta Damia, Nikola eta sendazale guztiak.

Saca la séptima porción y empieza la tercera hilera vertical, diciendo:

S De todos los santos taumaturgos y inmercenarios Cosmo y Damián, Ciro y Juan, Pantaleón y Hermolao y de todos los santos inmercenarios.

A.  8. — Jainkoaren arbaso zuzen eta saindu, Kuakiñ eta Aña, (I.) eliza honen patroin saindua, (I.) egun ohorazen dugun saindua eta saindu guztiak; hek galdadurik so egiguza Jauna!

 

Saca la octava porción y la deposita bajo el anterior diciendo:

S De los santos y justos progenitores de Dios, Joaquín y Ana (del santo del día de hoy, del Santo patrón de la Iglesia) y de todos los santos. Visítanos por sus plegarias, o Dios.

 

 

 

 

 

 

 

A.  Aitaurren saindu, Joanes Krisosotomo, iguzki aldeko apezpiku nagusia.

 

Saca la última porción y la pone al final de la tercera renglera diciendo:

S De nuestro padre entre los santos, Juan Crisóstomos, arzobispo de Constantinopla.

 

 

Laugarren ogitik puxka bat kenzen du eta axuriaren pean emaiten ezkerreko aldean erranez:

 

Cogiendo el cuarto prósfora, el sacerdote extrae una porción que sitúa bajo el Cordero, al lado izquierdo de la patena, y dice:

S Recuerda, Señor, amigo de los hombres, todo el episcopado ortodoxo, nuestro obispo N., el orden venerable de los presbíteros, el diaconado en Cristo, y todo el orden sagrado; nuestros hermanos y concelebrantes aquí presentes, y todos nuestros hermanos, que en tu ternura ha llamado a tu comunión, o Señor bondadoso.

 

 

A.  Gizonen adixkide Jauna, orhoit zite Paulo gure aitaurraz, Luka gure apezpikuaz, apezen sail laudagarriaz, Kristo baitako diakregoaz, gure ospezale lagun apez eta diakrez, eta urrikariz zure mahainerat deitzen dituzun gure anaia guztiez!

 

 

 

Orduan aipazen ditu Jainkoari gomendatu nahi dituan bizi guztiak, ordenatu duen apezpikutik haste (bizi bada) ogi pixka bat hautsiz bakotxarenzat eta erranez:

 

A continuación pone en una línea horizontal las porciones para los vivos, según las listas de la parroquia (dípticos) y las listas aportadas por los fieles. Coge el quinto prósfora y lo deposita bajo la porción del orden eclesiástico, diciendo:

S En memoria y remisión de los pecados de los santísimos patriarcas y de los bienaventurados fundadores de este Santo templo.  

 

 

A.  Orhoit Jauna (I.)ez

 

 

 

Bostgarren ogiarekin:

 

 

 

A.  Eliza honen egilearen omenetan eta bekatuen  barkamendurako!

 

 

 

Bigarren ogi poxi lerroa egiten du hilak aipatuz eta hetan lehena ordenatu duen apezpikua, hila bada, hitz berak erranez:

 

Después, separando las porciones correspondientes, conmemora el obispo que le ha ordenado, si este está muerto, y a todos los difuntos inscritos en los dípticos y en las listas aportadas por los fieles. Deposita estas porciones en una fila horizontal, bajo la de los vivos. Acaba la fila de los difuntos añadiendo una porción, y dice:

S Y por todos nuestros padres y hermanos ortodoxos que se han dormido en la esperanza de la resurrección y de la vida eterna en tu comunión, Señor, amigo de los hombres.

 

 

A.  Orhoit Jauna gure arbaso eta haurride  girixtinoez, berriz pizteko eta alde bat zurekin bizizeko esperantzan lokartu baitira, Zu gizakiaren adixkidea.

 

 

 

Azken poxi bat harzen du berezt eta bizien lerroaren buruan pausazen, erranez:

 

Retomando el prósfora de los vivos, saca una última porción para la propia intención y lo deposita al final de la hilera correspondiente, y dice:

S Acuérdate, también, Señor, de mi indigno y perdóname toda transgresión voluntaria o involuntaria.

Es así como queda figurada encima la patena la Iglesia católica, reunida alrededor del Cordero. El diácono coge el incensario, pone incienso y dice:

D Bendice, Padre, el incienso. Rogamos al Señor.

 

 

A.  Orhoit zaitez ez nizala gai eta barkazkidazu nahiz eta nahi-gabe egin dituztan bekatuak!

 

 

 

Diakreak insentsua unzian ezarzen du eta apezari ekarzen erranez:

 

 

 

D.  Benedika jauna insensua!  Otoiz Jaunari!

 

 

 

 

 

 

 

 

A.  Eskainzen dautzugu insensu hau, Kristo gure Jainkoa; zeruko aldarean usain onezko opari honek ardiets dezaikun Izpiritu Sainduaren dohaina!

 

S (Bendiciendo) Te ofrecemos el incienso, Cristo Dios nuestro, como un perfume de espiritual suavidad. Cuando lo recibas sobre tu altar celeste, envíanos en cambio la gracia de tu Santísimo Espíritu.

 

 

D.  Otoiz Jaunari!

 

D Rogamos al Señor.

El sacerdote toma el asterisco, lo mantiene debajo del incensario y lo pone encima de la patena, bajo el Cordero y las porciones, y dice:

S Y el astro apareció y se detuvo sobre el sitio dónde estaba el Niño.

D Rogamos al Señor. Padre, oculta.

 

 

Apezak izarra insensuz usainzen du, platoaren gainean ezarri aintzin, erranez:

 

 

 

A.  Izarra, haurra zagon tokiaren gainean gelditu zen.

 

 

 

D.  Otoiz Jaunari!

 

 

 

Apezak lehen oihala insensuz uzainzen du, izarraren gainean ezarri aintzin, erranez:

 

El sacerdote mantiene el primer velo encima el incensario, con el cual oculta la patena, diciendo:

S El Señor ha entrado en su reino, se ha revestido de majestad; el Señor se ha revestido y se ciñe de poder.

D Rogamos al Señor. Padre, oculta.

 

 

A.  Jauna errege dago, ospez jauntzia.  Jauna indarrez beztitua, gerrikoa errainetan!

 

 

 

D.  Otoiz Jaunari!

 

 

 

Apezak bigarren oihala insensuz uzainzen du, kalizaren gainean ezarri aintzin, erranez:

 

El sacerdote mantiene encima el incensario el segundo velo, con el cual oculta el cáliz, diciendo:

S Los cielos están cubiertos por tu virtud, o Cristo, y la tierra se llena de tu alabanza.

D Rogamos al Señor. Padre, oculta.

 

 

A.  Zure gorespenak zeruak gaindizen ditu eta zuri doakon aintzak lurra betezen.

 

 

 

D.  Otoiz Jaunari!

 

 

 

Apezak oihal handia insensuz uzainzen du, opari guztien gainean ezarri aintzin, erranez:

 

El sacerdote mantiene el aer encima del incensario, con el cual cubre el cáliz y la patena, diciendo:

S Protégenos a la sombra de tus alas; aparta de nosotros todo enemigo y adversario; haznos vivir en paz. Señor, ten piedad de nosotros y del mundo que te pertenece y salva nuestras almas, porque Tú eres bueno y amigo de los hombres.

 

 

A.  Zure hegalen gerizan ezar gaizazu, urrunt gutarik kontrako eta etsaiak, lañoki bizi gaitezen;  urrikal Jauna, gutaz eta zurea den munduaz; salbatu gure arimak, Zu hain ona eta gizakiaren adixkidea.

 

 

 

Apezak hiruetan insensazen du oparien aldarea erranez aldikara:

 

El sacerdote inciensa tres veces la mesa de las preparaciones diciendo cada vez:

S Bendito sea nuestro Dios, que así lo ha dispuesto. ¡Gloria a ti!

D En todo tiempo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Por los dones preciosos que nos han sido ofrecidos, rogamos al Señor.

 

 

A.  Benedikatua, Zu Jainkoa, hala baita zure nahia, aintza zuri!

 

 

 

Aldikara diakreak segizen du erranez:

 

 

 

D.  Orain eta beti eta menderen mendetan, amin!

 

 

 

Gero diakreak harzen du insensua erranez:

 

 

 

 

D.  Harenzat apailatuak diren opari baliosenzat, otoiz Jaunari!

 

D.  Por los preciosos dones que hemos preparado, rogamos al Señor.

 

 

Apezak, eskuak alxatuz, erraiten du oparien otoiza:

 

 

 

 

A.  Jainkoa!  Gure Jainkoa!  Zuk igorri daukuzu zeruko ogi, munduaren hazkurri Jesu Kristo gure Jauna; benedika zazu zuhaurek opari hau eta onhar zure zeruko aldarean.  Orhoitu, ona baizira eta gizakiaren adixkide, nork eta norentzat eskainia dauzun; hutsik gabe bet dizagun zure mixterio sainduak; ospagarri da zure Izena, Aita, Seme eta Izpiritu Saindua, orain eta beti eta menderen mendetan, amin.

 

Ospe zuri, Kristo Jainkoa, gure esperanza, ospe zuri!

 

S O Dios, nuestro Dios, Tú, que nos has enviado el Pan Celestial, alimento para todo el mundo, Señor nuestro y Dios Jesucristo, Salvador, Redentor y Benefactor que nos bendice y nos santifica; Tú mismo bendice esta ofrenda y acéptala en tu altar celestial. Acuérdate, porque eres bueno y amigo de los hombres, de todos aquellos que la han aportada y de aquellos por los que ha sido ofrecida, y líbranos de condenación en la celebración de tus divinos misterios. Porque tu nombre magnífico y honoradísimo es santificado y glorificado, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Gloria a ti, o Cristo Dios nuestro, nuestra esperanza, gloria a ti.

D Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén. Señor, ten piedad (tres veces). Padre, das tu bendición.

 

 

D.  Ospe Aitari, Semeari, bai Izpiritu Sainduari, orain eta beti eta mendaren mendetan, amin!

 

Urrikal Jauna! (3etan)

 

 

 

A.  (Igandetan: Hiletarik piztu den) Kristo gure egiazko Jainkoa, arrarteko ditugula zure Ama guztiz-garbia, Konstaninoblako arzipezpiku Joanes Krisostomo (edo Kapadoziaren Zezareako arzipezpiku Baxileo Handi) saindua eta saindu guztiak, urrikal zaitez gutaz eta salba gaizazu Zu hain ona eta gizakiaren adixkidea!

 

El domingo dice:

S Que aquél que ha resucitado de entre los muertos, Cristo...

Entre semana: S Que Cristo...

...nuestro verdadero Dios, por las oraciones de su santa Madre toda pura, de nuestro padre entre los santos, Juan Crisóstomos, arzobispo de Constantinopla, y de todos los santos tenga piedad de nosotros y nos salve, porque es bueno y Amigo de los hombres.

 

 

Erridaua idekizen da.  Diakreak insensazen du aldare nagusia, lau aldetarik, ahopetik erranez:

 

D Amén.

El diácono abre la cortina e inciensa el altar trazando con el incensario una señal de la cruz sobre cada costado, y ante el altar dice:

D En la tumba, corporalmente.

A la derecha: D En los infiernos, en alma, como Dios. Detrás del altar: D En el paraíso con el ladrón. Finalmente, a la izquierda: D Tú estás en el trono con el Padre y el Espíritu, o Cristo que lo llenas aun cuando ningún lugar puede contenerte.

 

 

D.  Hobian gorputzarekin — infernuetan arimarekin, Jainko bezala — Parabisuan gaizkile onarekin — zeruko alkian zinauden Aitarekin eta Izpiritu Sainduarekin; oro zure Izanaz betezen duzularik!

 

 

 

50garren salmoa erranez insensazen du aldare aintzina, sainduen pareta eta eliza gutzia.  Gibeleratekoan berriz aldarea, apeza, eta insensua pausazen du.

 

Después, recitando con voz mediana el salmo 50, el diácono inciensa todo el santuario. Sale por la puerta norte, inciensa el iconostasio, el pueblo y el templo, de derecha a izquierda, y entra en el santuario por la puerta sur. Inciensa el altar otra vez, pero sólo de bruces; después inciensa el celebrante y da el incensario al acólito.

 

 

50. Salmoa

  1. Urrikal nitaz, ene Jainkoa, zure maitasunaz; suntsitu nere hobena, zure neurrigabeko gupidaz.

  2. Garbi nezazu, oso-osorik, nere hobenetik; garbi nere bekatutik.

  3. Aitorzen dut bai nere hobena; begien bixtan dut betikotzat nere bekatua!

  4. Zure kontra, zure kontra bakarrik, egin dut bekatu; zure nahiaren kontra jokatu!  Hortakoz arrazoin duezu akusazean; hobenik gabe izanen zare jujazean.

  5. Hara hobendun sortu ninzan, bekatoros egin ninduen amak!

  6. Zuk aldiz, bihotz leiala duzu maite; barne barnean zuhurzia dautazu erakasten!

  7. Ken nere bekatua eta ur bizia baino garbiago izanen naiz; garbi nezazu eta elurra bano xuriago izanean.

  8. Sendi ditzadala berriz bozkario eta alegranzia; azkar dadila zuk kraskatu gizonki hau!

  9. Bazter begiak nere bakatutik, suntxitu nere hoben guztiak!

  10. Ene Jainkoa, bihotz garbia sortu nitan Izpiritu berri sendoa nere baitan!

  11. Ez nezazu bota zure aintzinetik; ez ni utz zure Izpiritu saindurik gabe!

  12. Bozkaria nezazu berriz zure salbamenduaz, sendotu zure Izpiritu handi-zabalaz!

  13. Zure bideak erakutsiko ditut gaixtoeri eta zure ganat itzuliko dira bekatoreak!

  14. Libra nezazu heriotze-gaztigutik, ene Jainko, en Jainko salbazailea!  Eta nere ezpainek, bozkariorekin aipatuko dute zure zuzentasuna.

  15. Idek Juana, nere ezpainak, eta nere ahoak zure ohorea jakinaraziko du.

  16. Sakrifizioak ez dituzu maite;  opariak eskainzen banauzkizu, ez zinuke atsegin!

  17. Sakrifizio hautuzkoa, damuz hautsia den izpiritua;  Zuk ez duzu mesprexazen, ene Jainkoa, bihotz hautsi eta umildua.

  18. Edertu Sion zure fagoreaz, xuti berriz Jerusalengo murruak.

  19. Orduan atsegin dukezu legezko sakrifizio, eskaintza eta erre-sakrifizioetan; zure aldarean zezenak eskainiko dira!

 

 

 

 

 

Salmo 50

  1. Misericordia, O Dios, según tu gran piedad y por tu inmensa ternura tacha mi culpa,

  2. Lávame a fondo de mi culpa y de mi pecado purifícame.

  3. Pues mi delito yo lo reconozco, mi pecado sin cesar está ante mí;

  4. Contra ti, contra ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí.  Así eres justo tú cuando sentencias, sin reproche cuando juzgas. 

  5. Mira que en culpa ya nací, pecador me concibió mi madre.

  6. Más tú amas la verdad en lo íntimo del ser, y en lo secreto me enseñas la sabiduría. 

  7. Rocíame con hisopo, y seré limpio, lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

  8. Devuélveme el son del gozo y la alegría, exulten los huesos que machacaste tú. 

  9. Retira tu faz de mis pecados, borra todas mis culpas.

  10. Crea en mí, O Dios, un puro corazón, un espíritu firme dentro de mí renueva;

  11. No me rechaces lejos de tu rostro, no retires de mí tú Santo Espíritu.

  12. Vuélveme la alegría de tu salvación, y en espíritu de nobleza afiánzame;

  13. Enseñaré a los rebeldes tus caminos, y los pecadores volverán a ti.

  14. Líbrame de la sangre, Dios de mi salvación, y aclamará mi lengua tu justicia;

  15. Abre, Señor mis labios, y publicara mi boca tu alabanza.

  16. Pues no te agrada el sacrificio, si ofrezco un holocausto no lo aceptas. 

  17. Mi sacrificio es un espíritu contrito; un corazón contrito y humillado, O Dios, no lo desprecias

  18. ¡Favorece a Sión en tu benevolencia, reconstruye las murallas de Jerusalén! 

  19. Entonces te agradarán los sacrificios justos, ―holocausto y oblación entera―, se ofrecerán entonces sobre tu altar novillos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ospe Aitari, Semeari, bai Izpiritu Sainduari, orain eta beti eta mendaren mendetan, amin!

 

D.  Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.  Amén.

 

 

Orenean otoizak erraiten badira liturjia aintzin, apezak aintzin-otoizen artetik erraiten du "Gure Aita"ren ondotik:

 

 

 

 

A.  Zurea duzu erregetza, zureak ospe ta indarra, Aita, Seme eta Izpiritu Saindu, orain eta beti eta menderen mendetan, amin!

 

S.  Pues tuyo es reino, el poder y la gloria, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.  Amén.

 

 

Irakurleak galdazen dio:

 

 

 

 

I.  Jaunaren izenean, nagusia, benedika!

 

K.  ¡Bendito sea el que viene en el nombre del Señor!

 

 

A.  Gure arbaso sainduen otoizen medioz, Jesu Kristo gure Jainkoa, urrikal gutaz!

edo

Jainkoak bar gaitzala bere gerizan, benedika gaitzala, bere aurpegia erakutsiz, eta urrikal dadila gutaz!

 

S.  Por las intercesiones de nuestros santos padres, Señor Jesucristo, Dios nuestero, ten piedad y sálvanos.

(o bien:)

Que Dios nos conceda su gracia y nos bendiga, derramando su mirada sobre nosotros, y que tenga piedad de nosotros.

 

 

Apezak eta diakreak hiruetan aldarea agurzen dute erranez:

 

El rito que viene a continuación se hace en voz baja hasta la doxología final. El sacerdote y lo diácono, de pie ante el altar, hacen tres inclinaciones y dicen:

Rey del cielo, Consolador, Espíritu de Verdad, Tú, que estás presente arreo y que lo llenas todo, tesoro de bienes y dador de vida, ven y habita en nosotros, purifícanos de toda mancha y salva nuestras almas, Tú, que eres bondad.

Gloria a Dios en las alturas, paz en la tierra, y benevolencia entre los hombres (dos veces).

Señor, abrirás mis labios y mi boca proclamará tu alabanza.

 

 

A. + D.  Zeruko errege, gure sokorri, Egiaren Izpiritua, orotan eta betikoz zirena, biziaren eta ontasun guztien iturria, zatoz gutan egoitera, garbi gaitzazu eta salba gaitzazu, Zu hoin ona.

 

 

 

Ospe Jainkoari zeru gorenetan, eta lurrean bake, maite dituen gizoneri (bietan).

 

 

 

Jauna, idek gure ezpainak eta gure ahoak zure goresmena aipatuko du!

 

 

 

Apezak Ebanjelioa, aldarea eta gurutzea musutzen ditu, diakreak aldarea bakarrik eta erraiten du:

 

Acto seguido, el sacerdote besa el evangelio y el diácono besa el altar. El diácono, inclinando la cabeza ante el celebrante, levanta el orárion con la mano derecha y dice:

D He aquí el tiempo de obrar para el Señor. Bendice, Padre.

 

 

D.  Jaunarentzat has ordu dugu; benedika zazu!

 

 

 

A.  Benedikatua gure Jainkoa, orain eta beti eta menderen mendetan!

 

S Bendito sea nuestro Dios, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

D Ruega por mí, padre santo.

 

 

D.  Amin!  Enetzat otoiz Jauna!

 

 

 

A.  Jaunak zure urhatsak gida ditzala!

 

S Que el Señor guíe tus pasos.

D Acuérdate de mí, padre santo.

 

 

D.  Orhoit nitaz Jauna!

 

 

 

A.  Jainko Jauna, bere erresuman, zutaz orhoit dadila, orain eta beti eta menderen mendetan.

 

S Que el Señor Dios se acuerde de ti en su reino, ahora y siempre y por los siglos de los siglos.

D Amén.

El diácono sale del santuario por la puerta norte, se sitúa ante las puertas reales y hace tres inclinaciones, diciendo en secreto:

D Señor, abrirás mis labios y mi boca proclamará tu alabanza. Y en voz alta: D Bendice, Padre.

 

 

D.  Amin.

 

 

 

Apezaren eskua musutzen du eta jalgizen da ate sainduen aintzinerat, ezkerreko aldetik eta hiruetan agurzen ditu erranez ahopetik:

 

 

 

D.  Jauna, idek ene ezpainak, eta ene ahoak zure goresmena aipatuko du.

 

 

 

Hurrengo orrialdetara

 

A la página siguiente

 

 

© 2004   Ebanjelista Saindu Markosen Parroki  -  K/ Santaklara, 8 Behea   -   20.100 Errenteria  -  Gipuzkoa  -  Tlf.a  943 34 40 83