Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

EL FALSO DIOS

El falso Dios respira entrecortadamente.

Su grandeza se ha desvanecido, como un castillo de arena.

Lo que lo hizo grande, se ha vuelto contra sí mismo.

Paradoja letal, es el nombre que le daremos al fenómeno.

Su posición fetal genera diversas reacciones: patetismo, lástima, violencia.

Todo tipo de pensamientos usurpan su mente.

Antes podría crear con eso: era su materia prima.

No encuentra salida y (esto es una suposición aventurada) quizás tampoco quiera encontrarla.

Me explico: creció con la idea de que para crear, primero que hay que saber sufrir.

Su capital creador se ha ido. Está vacío por primera vez y ese es su tormento.

Analiza las posibles variables: su presencia miserable o una ausencia magna. "Es mi hora" sentencia.

Su liberación es total, y la refleja en su mueca final.

De repente, no existe más, aunque nunca lo había hecho realmente.