Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Bolemanía

 

Sobre el bolero se ha escrito muchas paginas, algunas, cargadas de emotividad, parece emularlo con el tono desgarrado y sentimental de sus letras. hay poetas que le han consagrado libros enteros como el colombiano Juan Gustavo Cobo-Borad y ensayistas que se esmeran por explicar el fenómeno del bolero en términos a veces incomprensibles, como el venezolano Rafael Castillo Zapata o la puertorriqueña Iris Zavala. En torno a sus canciones, interpretes y compositores, flores una literatura deliciosa como la del mexicano Carlos Molsilvais o la del español Manuel Román, salpicada de revelaciones y anécdotas, la Boleromanía parece ser una ciencia persistente a juzgar por la frecuencia con que se escriben artículos o historias en torno al bolero o a determinados boleros en particular. El bolero ha resistido las traslaciones de tiempo y espacio. Ni siquiera la inevitables cursilería de casi todas sus letras han sido obstáculo para que sobreviva, cada vez mas entero y renivado a crisis y decadencias, o quizás ocurre que el bolero expresa al cursi que todos llevamos dentro.

 

Dice al respeto el mejor biógrafo de Agustín Lara, Paco Ignacio Taibo, para Agustín Lara lo cursi era él mismo y aceptaba cualquier exceso, puesto que ya había razón para poner a la cursilería un limite. Todo podía....Al fin y al cabo, la cursilería solo la ven los demás. Es decir aquellas pobres gentes que no son cursis".

 

Algo ha de tener el bolero para mostrarse tan fuerte y conquistador, y ese algo es que manifiesta genuinamente los sentimientos amorosos del pueblo que lo han formado y gozado a lo largo de esta centuria. El bolero es una música que se alimenta de lo intimo, de lo más humano, habla de pasiones y desamores, que son asuntos del alma; algo lamentablemente relegado en un mundo de preocupaciones económicas, políticas, militares y de seguridad.