Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

LA CRÍA DE LOMBRICES, UN BUEN NEGOCIO

 

No es una excentricidad ni mucho menos: en sus dieciséis años de vida útil, cada uno de estos pequeños gusanos produce enormes cantidades de abono orgánico.

Los expertos en lombricompuesto afirman que sus propiedades aventajan a cualquier otro tipo de fertilizante natural y enriquecen todo tipo de suelos y cultivos.

No existe aún demasiada experiencia en el tema, pero desde los últimos años más de una veintena de productores y emprendedores de Neuquén y Río Negro comenzaron a ver el “lado rentable” que -a mediano plazo- presenta la lombricultura. De este modo, iniciaron un proyecto de explotación en forma intensiva.

Desde el 2000 en adelante empezaron a obtenerse las primeras producciones, a baja escala, pero ya en los últimos dos años lograron duplicar los volúmenes de lombriz obtenidos.

 

Sin embargo, los niveles todavía son escasos a nivel regional para poder alcanzar uno de los mayores desafíos, que es dar respuesta a las demandas que llegan del exterior. Por el momento, las ventas se dirigen al mercado local.

 

La producción de lombricompuesto consiste en criar lombrices rojas californianas; el excremento de estas lombrices se transforma en humus, abono, fertilizante, completamente orgánico.

¿Dónde radica el interés en este negocio?

¿Por qué el interés en producir abonos orgánicos? Varios motivos... la zona, los suelos de acá requieren ser fertilizados. Además, ahora la onda es la producción orgánica, la demanda en todo el mundo es de producción orgánica en cuanto a alimentos se refiere, y para esto hay que abonar el suelo con fertilizantes orgánicos. Eso hace pensar que la demanda va a ser mayor a medida que transcurra el tiempo.

¿Hoy es importante la demanda?

La demanda existe, está en la zona, en el país y en el mundo. Nuestra aspiración es lograr volumen para poder exportar, porque existen mercados concretos de toda Europa, de Ecuador, de México; si bien algunos de esos países son exportadores, también son compradores.

La lombriz roja californiana (eisenia foetida), bastante resistente al clima y de vida muy prolífica, es la especie que mejor se adecua a esta actividad, explican los lombricultores.

Esta lombriz, que en estado adulto llega a medir unos 8 centímetros de largo, consume por día su propio peso en comida y, por ende, “el resultado final es muy bueno”. Básicamente, lo que consume son gusanos: de vaca, de caballo, de aves y de chivo, mezclados con celulosa, que se agrega a través de viruta de álamo o de hojas secas. Su trabajo permite obtener un humus con mayores cantidades de nitrógeno, fósforo, potasio y calcio que cualquier otro.

 

VOLVER

 

 

POCA INVERSIÓN

 

Comenzar a desarrollar la lombricultura no es una tarea que requiera demasiada inversión en infraestructura, pero sí demanda una importante capacidad de mano de obra y no es sencilla de llevar a cabo.

Un terreno de buenas proporciones, los desechos orgánicos de otros animales y varios núcleos de lombrices son algunos de los “ingredientes” necesarios para comenzar a generar lombricompuesto.

Un núcleo está integrado por un número aproximado de 20.000 unidades, y para echar a rodar el emprendimiento se requieren, como mínimo, unas 80.000 lombrices. Luego, éstas comienzan a multiplicarse en forma muy rápida.

El ciclo productivo en estas zonas frías suele ser un poco más lento y en un año puede haber hasta tres cosechas anuales de fertilizante. En cada ciclo, normalmente se deben duplicar, si todo es normal.

El humus de lombriz es un material sumamente liviano y es presentado en medidas volumétricas en “decímetros cúbicos (dm3)”: un dm3 es equivale a un litro-

En función de la humedad, normalmente un dm3 pesa aproximadamente unos 600/700 gramos.

Todavía no hay volúmenes para exportar, porque para esto se requiere tener una cantidad sostenida de producción, pero no estamos lejos.

Mientras tanto, la comercialización se realiza en el mercado local para abastecer las demandas en horticultura, fruticultura, producción de plantines, floricultura y jardinería en general, entre otras actividades que lo requieran.

 VOLVER

 

RAZONES VALIDAS PARA SU CULTIVO

 

Se trata de un emprendimiento altamente rentable con un mínimo de inversión inicial y no requiere demasiada mano de obra. Enumeraré algunas razones válidas para emprender el cultivo de lombrices:

1- Pequeña inversión inicial en proporción al rinde final.

2- No se necesitan grandes terrenos para su explotación.

3- Son de muy fácil manejo y requieren muy poca dedicación.

4- Un empleado solo puede atender grandes extensiones de cultivo.

5- Las lombrices raramente se enferman a diferencia de otros animales de criadero.

6- El capital inicial se multiplica dado el alto nivel de reproducción de las lombrices.

7- Los productos que se obtienen de la lombriz son muchos y variados.

8- Rendimientos económicos muy buenos con muy bajo costo de mantenimiento.

9- Las lombrices comen basura, es decir, no se necesita comprar alimentos balanceados.

10- Es un mercado en expansión con grandes vetas comerciales en todo el mundo.

 

La lombricultura tiene la ventaja de producir muchas alternativas comerciales con cada producto derivado de la lombriz. El humus puede emplearse en viveros, granjas, jardines y en plantaciones agrícolas mejorando notablemente la capacidad de la tierra. También puede venderse la lombriz viva para producción de carne de lombriz, harina de lombriz con un alto nivel de proteínas. Los pescadores y acuarios también son potenciales clientes ya que emplean la lombriz viva para encarnar y para alimentar los peces. Finalmente la lombriz viva se exporta para reciclar basura en tambos, frigoríficos, etc y también para mejorar la tierra. El humus es el producto más conocido y fácil de vender por sus múltiples aplicaciones pero no hay que dejar de pensar en la lombriz como un potencial alimento para el consumo humano con su alto nivel de proteínas.

 VOLVER