Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

TAMPICO ENCABEZO LA LISTA DE QUEJAS EN LA OFICINA DE DERECHOS HUMANOS

En campaña o en el ejercicio del poder, cualquier candidato ó gobernante tiene entre sus principales prioridades, la segurridad y el respeto de los derechos humanos de los ciudadanos. Estos temas forman parte de la plataforma de quienes aspiren a ocupar un puesto público.

Por temor a posibles represalias, sobre todo, cuando se trata de casos relacionados con la policía, es común que algunos ciudadanos se queden callados y no acuden a poner su queja para defender sus derechos. Sin embargo, hay otros que recurren ante las instancias oficiales para ser asesorados y se les procure justicia.

Por diversas circunstancias, quienes están al frente de las responsabilidades de gobierno, en ocasiones ignoran las injusticias y atropellos que cometen los servidores públicos, violando flagrantemente los derechos humanos de los ciudadanos.

Hace días, el Lic. Cirilo León, Titular de la Segunda Visitaduria de la Comisión Nacional de Derechos Humanos manifestó que las policías preventiva y ministerial de Tampico ocuparon el primer lugar de quejas ante ese organismo. En el año 2002 le registraron 78 quejas a la policia preventiva y 27 a la ministerial de este puerto. Acudí a verificar las cifras ante la oficina mencioada y, además de confirmarlas, encontré que ambas fueron superiores a las del año anterior.

No pongo en duda las buenas intenciones de nuestro Alcalde Arturo Elizondo y de las autoridades de la seguridad de nuestro puerto, pero los datos y la información que tiene registrada la Comisión de Derechos Humanos son un llamado de atención, pues representan que algo no les esta funcionando correctamente.

Soslayar esta información, representa que el discurso y las buenas intenciones no están respaldados por los hechos, de otra forma, las quejas que registran los ciudadanos ante la Oficina de Derechos Humanos no estarían aumentando.

Las autoridades no se ganan o pierden la confianza por los buenos o malos discursos pronunciados, el mejor indicador de todo esto son los hechos consumados.


Indice