Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

CONOCE TU MUNDO...

CONOCE TU CUERPO

¿Sabías que en tu cuerpo hay unos 200 huesos que forman tu esqueleto? El esqueleto es una estructura que sostiene y protege los órganos de tu cuerpo.

¿QUÉ ES EL ESQUELETO Y PARA QUÉ SIRVE?

El esqueleto se parece a las vigas de una casa en construcción, un armazón recubierto por los músculos y la piel que sostiene los órganos de tu cuerpo. Sirve de soporte para los tejidos blandos y sobre él se apoyan los músculos para poder realizar su función. El esqueleto es como un rompecabezas formado por huesos que se unen entre sí por músculos y ligamentos.

Una de las primeras características que definió al ser humano fue la capacidad de andar erguido sobre los dos pies.¡Gracias a tu esqueleto puedes caminar derecho! El esqueleto no sólo da forma a tu cuerpo sino que ayudado por los músculos te permite también moverte. Además, sostiene y protege órganos, como el corazón, los pulmones o el cerebro. Los huesos de tu esqueleto contienen muchos minerales y son como un gran almacén de donde tu cuerpo los obtiene cuando los necesita.

¿QUÉ HUESOS FORMAN TU ESQUELETO?

En tu esqueleto hay un eje central, la columna vertebral, a la que se conectan el resto de tus huesos. Vamos a diferenciar distintas zonas en tu cuerpo para estudiar los huesos que hay en cada una de ellas. Hablaremos de los huesos de la cabeza, los del tronco y el abdomen, y los de los brazos y las piernas.

Huesos de la cabeza.

En la cabeza están los huesos del cráneo y los huesos de la cara.

Los huesos del cráneo forman una especie de caja que protege el cerebro y que da forma a tu cabeza. Los 8 huesos del cráneo están fuertemente unidos entre sí y no tienen ningún movimiento. El cráneo se une con la columna vertebral.

Los huesos de la cara son los que forman los pómulos, la nariz, la boca y las cavidades donde se alojan los ojos. Si abres y cierras la boca para masticar sólo mueves un hueso. Este hueso con forma de herradura es el maxilar inferior o mandíbula. El maxilar inferior es el único hueso móvil de la cara.

Huesos del tronco.

En el tronco está la mayor parte de la columna vertebral, las costillas, el esternón, las clavículas y los omóplatos.

La columna vertebral está formada por 24 vértebras. Dile a tu amigo o amiga que te deje tocar con tus dedos desde el cuello hacia abajo la parte media de su espalda, estarás tocando las vértebras. Las vértebras son unos huesos cortos que están colocados unos encima de otros ¡como si formaran una gran torre! Para que esta torre no se caiga, las vértebras se unen entre sí por músculos y ligamentos. Por arriba, la columna vertebral se une con el cráneo y por abajo, con el hueso sacro. Entre cada vértebra hay una pequeña almohadilla redonda que se llama disco intervertebral. No todas las vértebras son iguales, algunas son más anchas, más altas o más grandes que las otras. Las vértebras del cuello son diferentes de las de la espalda o de las de la zona del abdomen. Hay 7 vértebras en el cuello (vértebras cervicales), 12 vértebras en la espalda (vértebras dorsales) y 5 vértebras en la zona del abdomen (vértebras lumbares). En todas las vértebras existe un agujero por donde pasa la médula espinal, una estructura del sistema nervioso.

Los huesos de las costillas, el esternón y la columna vertebral forman una especie de jaula que llamamos caja torácica. La caja torácica protege el corazón y los pulmones. Si tocas con los dedos tu pecho notarás en su parte media una zona muy dura; es el esternón. La forma del esternón recuerda a una corbata. Si ahora inflas tu pecho con aire y tocas hacia los lados notarás varios huesos delgados que desde el esternón se dirigen hacia la parte de atrás de la espalda. Son las costillas. Las costillas son 24 huesos planos, delgados y alargados, que se curvan hacia atrás. Hay 12 costillas en el lado derecho y 12 en el izquierdo. Las costillas se unen por detrás con la columna vertebral y por delante mediante un cartílago con el esternón. Las dos últimas costillas no llegan hasta el esternón y se llaman costillas flotantes.

Los huesos de las clavículas tienen forma de “S”. Hay dos clavículas y cada una se une con el esternón y con el omóplato correspondiente.

El omóplato, que también se llama escápula, es un hueso plano con forma de triángulo. En la espalda hay dos omóplatos detrás de las costillas. Cada omóplato se articula con dos huesos: la clavícula y el hueso del brazo, el húmero.

Huesos de los brazos y de las manos.

En la extremidad superior están los huesos de los brazos, los antebrazos, las muñecas y los dedos.

En el brazo hay sólo un hueso largo, el húmero. El húmero se une al tronco por arriba con el omóplato y por abajo con los huesos del antebrazo.

En el antebrazo hay dos huesos largos colocados uno al lado del otro, el cúbito y el radio. Por arriba se articulan con el húmero y por abajo con los huesos de la muñeca. Además, estos huesos se articulan entre sí.

En la muñeca hay 8 huesos que se disponen en dos filas (huesos del carpo). Una se articula con el cúbito y el radio, y otra con los huesos de la mano.

¡Dobla mucho la muñeca y cierra los dedos! Si con los dedos de la otra mano tocas con fuerza por encima la mano que está cerrada notarás unas zonas más salientes y duras que se dirigen hacia cada dedo. Son los metacarpianos. En la mano hay 5 huesos largos, los metacarpianos, que se articulan con los huesos de la muñeca y con los de los dedos.

¡Ahora dobla un dedo! ¿En cuantas partes se divide? En cada parte hay un hueso. En cada uno de los dedos hay tres huesos largos, tres falanges, excepto en el pulgar en el que sólo hay dos. Las falanges se llaman primeras, segundas y terceras. La primera falange de cada dedo se articula por un extremo con el metacarpiano y por el otro con la segunda falange. La segunda falange está entre la primera y la tercera falange y se articula con ellas. La tercera falange sólo se articula por un extremo con la segunda falange.

Huesos del abdomen.

En el abdomen está la zona final de la columna vertebral, el hueso sacro, el coxis y los huesos de la pelvis.

La pelvis está formada por cuatro huesos, el sacro, el coxis y dos huesos coxales, uno a cada lado. Todos estos huesos se unen formando un círculo, como un gran anillo. Este anillo se llama pelvis. El sacro y el coxis están detrás y forman un triángulo con la punta hacia abajo. Estos huesos se unen por arriba con la columna vertebral y por los lados con cada uno de los huesos coxales. A su vez, los huesos coxales se unen por delante y cierran el anillo. Coloca tus manos sobre la cintura, estás tocando la parte más saliente de tus huesos coxales. ¡Ahora, fíjate bien a tu alrededor! ¿Sabías que la pelvis de las mujeres es un poco diferente de la de los hombres? Esto se debe a que los bebés al nacer pasan por dentro del anillo que forma la pelvis y la pelvis de la mujer está preparada para ello.

Huesos de las piernas y de los pies.

Sólo queda estudiar los huesos que forman la extremidad inferior. Los huesos de los muslos, las piernas y los pies.

¿Sabes que el hueso más largo está en el muslo? El fémur es el hueso más largo del cuerpo y sostiene un gran peso. Por arriba se articula con los huesos coxales (articulación de la cadera) y por debajo con la tibia, uno de los huesos de la pierna. Por delante de la zona en la que el fémur se articula con la tibia hay un hueso de forma redondeada que se llama rótula. Todo este conjunto forma la rodilla.

¡Ay, mi espinilla! ¿Has recibido alguna vez una patada jugando al fútbol? Toca con los dedos la pierna de arriba abajo un poquito hacia dentro y notarás una zona muy dura. Este hueso es la tibia. La tibia es un hueso largo y muy fuerte. Al lado de la tibia hacia fuera está el peroné. El peroné también es un hueso largo pero mucho más fino. La tibia y el peroné son los huesos que forman la pierna.

En el pie, igual que en la mano, también hay muchos huesos. Siete huesos cortos (como en la muñeca) que forman el tarso. Después, 5 huesos largos que se corresponden con cada uno de los dedos, los metatarsianos. Y finalmente, en cada dedo hay tres huesos largos, las falanges, excepto en el dedo gordo que hay dos.

Huesos del oído.

Además de todos estos huesos que hemos visto, hay seis huesos que no forman parte del esqueleto pero de los que no podemos olvidarnos. Son los huesecillos del oído: el yunque, el martillo y el estribo.

¿CÓMO PUEDES CUIDAR TU ESQUELETO?

Tu esqueleto necesita huesos duros y resistentes y, para ello, tu alimentación debe ser sana y muy rica en productos como la leche y sus derivados, que proporcionan el calcio y los minerales necesarios. Debes cuidar mucho la posición de tu espalda cuando te sientas para comer, estudiar o ver la televisión y adoptar una postura correcta para que tu columna vertebral no sufra. Pero además también es muy importante que hagas ejercicio, ¡tus huesos para crecer sanos deben moverse!

 

ESQUELETO

HUESOS DE LA MANO

HUESOS DEL PIE

CRANEOS DE:

  NIÑO            Y         ADULTO