Carta a Mami por Tere

Mami

Yo, también como Jesus estoy tratando de entender el porque no puedes estar aquí con nosotros como ayer, como siempre. Yo se que estaras presente en nuestros corazónes y en todo lo que hagamos para siempre hasta el día que te volvamos a ver. Pero estos momentos que estamos pasando son terriblemente difíciles porque Tú esta supuesta ha estar aquí, a llamarnos cuando crees que llegamos a nuestro destino, a acordarte de hacer un appointment, de recoger las medicinas, de buscarte una tarjeta de cumpleanos para alguién, de félicitar a alguién, a preguntarte porque no has llegado, porque te tardastes, en fin…Mami estas supuesta a ser la Mami que todos queremos y conocemos.

Cuando estabas aquí con nosotros la casa olia a comida recién cocinada, olia al perfume que te echabas tan exageradamente, se oia el ruido de la lavadora y secadora, se respiraba un aire de paz y tranquilidad un aire de frescura, un aire de familia, un aire de amor. Hoy dia camino por la casa esperando oler el olor de comida recién cocinada, a oler el aroma de tú perfume a oirte llamar a Jesús o a Pancho o gritandome a mi, o contestando el teléfono que siempre llevabas encima. Miro la silla de tú escritorio y espero que estes ahí rezando tús infinitas oraciónes o separando las medicinas de Papi, o escribiendo la lista de los mandados. Después miro el butacón donde te sentabas a ver tús novelitas de la noche, las cual no túvistes problemas en dejarlas para jugar domino, y espero verte con los pies subidos en la mesita haciendo tús ejercicios para la circulación. Miro la escalera y me parece verte bajar toda arreglada y con una sonrisa en los labios. Siempre atenta para cuando llegaba el correo salir y buscar las cartas las cuales sorteabas en la cocina y después le llevabas a cada quien las suyas. Siempre entrando a cada cuarto para asegurarte que estaba recogido, que no hubiera basura en los cubos y que todo estaba en orden. En fin las cosas que tú hacias Mami son infinitas de contar y tú presencia esta en todas partes. Esta casa es toda Tú, Mami, cada esquina, cada adorno, cada imagen de la Virgen y de Dios, cada planta, cada flor, cada caldero, cada retrato. Todo eres Mami y Mami lo eres todo…..el vacio es sumamente grande y el dolor inconsolable. Cuando miro alrededor mio no puedo entender porque estando tú recuerdo, tú memoria y tú retrato tan vivo en esta casa ya no te puedo ver, besar, jugar contigo, asustarte y mortificarte como lo hacia muchas veces. Aún cuando siento tú presencia en todos los lugares de esta casa no entiendo porque no te veo en tú butacón en tú silla pelando papas, jugando domino, rezando tús oraciónes, cocinando, hablando en el teléfono, y tomandote tú café con leche.

En mi corazón se que estas con Dios gozando de la vida eterna, pero nunca pense que te irias tan temprano, antes de tú hora, para esta cita con Dios. Como Jesús menciona en un escrito que te hizo, a Ti nunca te gustaba estar tarde, siempre temprano, antes de tú hora…..pero porque no pudistes demorarte un poco para esta cita, porque quisistes llegar antes de tú hora….aunque nunca sabremos si ya habias extendido tú hora, si ya habias prolongado tú viaje….solo Tú y Dios saben el porque, el porque te fuiste primero, el porque no supimos lo que te estaba pasando con anterioridad, el porque no te forzamos a ir al medico, el porque nunca pensamos que tú salud se podia debilitar, el porque te estabas cansando, el porque te dejastes a ti siempre para lo último, el porque tan pronto, tan rápido y sin advertencias….porqué?

Cuando salistes de esta casa para ir a Ocala en Enero 14, 2008, tú sabias que habia algo serio, que habia algo malo con tú salud. Mercy te dijo antes de irte al verte preocupada que todo iba a estar bien y le dijistes que ‘habrian sorpresas’. Ya Tú y Diosito lo sabian y nunca flaqueastes ante el dolor de la enférmedad, ante las pruebas puestas en tú camino. Al contrario, recibistes la enférmedad con una pregunta ‘Y cuanto tiempo me queda?’ y después cuando nos vistes tristes y abatidos por el dolor nos consolastes con la oración de ‘Jesus, en Ti Confio’ y cuando te dijimos que deberiamos ser nosotros y no tú con esta enférmedad tan mala, gritastes que NO, eso Nunca….tús Hijos NO ¡! Siempre tan sacrificada, siempre dejandote a ti para lo último, siempre llevando los sufrimientos y el dolor de los demas. Después que te comunicaron el diagnostico y que tenias 6 meses de vida, no volvistes a hablar de la enférmedad, tan solo te dedicastes a ir a tús tratamientos a tús transfusiones y a seguir las ordenes que te daban los medicos. Te dijimos que no podias hacer nada, ni cocinar, ni limpiar ni hacer nada de lo que estaba en ti de hacer…lo que siempre has hecho, lo que te gustaba hacer. No pusistes un ‘pero’, solamente te dignastes a seguir todo a la letra y nunca renegastes preguntando porque tú? Porque esta enférmedad? …Nunca, al contrario, me dijistes ‘Hay que acatar los designios de Dios’ y asi lo hicistes, al pie de la letra. Sin quejas ni lamentos y cargastes tú cruz con fé y amor, como Jesucristo cargo la suya.

Durante la primera estadia larga en el hospital te diagnosticaron con pneumonia. La Doctora Burns te trato y te receto muchos antibioticos para combatir la inféccion. Cuando te sentias mal y cansada por los diférentes problemas que surgian, como la tos que no te permitia que te acostaras y tenias que estar en el butacón sentada todo el tiempo, o las hemorroides que se alborotaron por tanta medicina que destruian tú estomago y por estar sentada todo el tiempo. En fin, con tantos problemas, pero de tú boca solamente surgia un Ay Madre, Ay Senor, y de vez en cuando decias un ‘No Puedo’, al cual nosotros te deciamos ‘Si Puedes Mami’, Tú eres una mujer muy fuerte, tú vas a ver que Si Puedes! Te forzabamos a caminar, a comer y hacer ejercicios y aunque a veces nos costaba trabajo al final tú siempre hacias lo que queriamos porque era para el bien túyo y porque nos querias complacer. A pesar de todos los problemas de salud que surgian y te mantenian agobiada, te pregunte si habias comenzado a rezar por ti, por tú salud; y me respondistes que ‘no, porque habia muchas otras personas mas necesitadas por las cual rezar’. Desde ese dia te pedi que por favor rezaras por ti al igual que nosotros estabamos rezando y a diario empezamos a rezar la oración recomendada por la Santisima Virgen para uso de los enférmos. Un dia con lagrimas en los ojos le dijistes a Yuyo mientras yo estaba ahí ‘Ay Joseito que carga tan grande soy para ustedes’, a la cual te respondiamos que tú nunca serias una carga que el mismo cuidado que nos dieron cuando pequenitos ahora era nuestro deber hacerlo por ustedes. Y como pensar que eras un carga…eso Nunca ¡ Tú nunca serias carga para nosotros, ojala que el Senor hubiera permitido que te pudieramos seguir cuidando por el resto de nuestras vidas….ademas Cargas con Amor NO pesan!!

Estabamos tan contentos cuando finalmente volvistes a la casa el Domingo, Marzo 2. Te esperamos afuera cuando Mercy te trajo del hospital, teniamos globos de ‘welcome home’, ‘we love you’ y ‘get well soon’ cuando llegastes a la casa ya te teniamos tú butacón y todo listo. Pero tú estadia en la casa no fue larga ya que llegastes sitiendote mal y con el dolor de nuestras almas te túvimos que llevarte para el hospital el Lunes siguiente, Marzo 3 a las 3 de la tarde en ambulancia porque no podias sostenerte y ya no estabas hablando mucho. Nos mirabas pero casi no respondias ni atendias a nuestras preguntas. Lo mas doloroso fue que al decirte que te teniamos que llevar al hospital ya que estabas bien malita y con fiebre, tú llorando nos dijistes ‘No quiero ir al hospital’…pero no te podiamos dejar en la casa sabiendo que no estabas bien. Para convencerte de ir al hospital llamamos a Papi para que te llamara y te pidiera que fueras al hospital, el cual el lo hizo y te dijo que si lo querias deberias ir y le dijistes que si irias. Llegastes al hospital y te admitieron en el cuarto 351 donde Papi estúvo cuando el se enférmo durante su tratamiento. Llegastes con fiebre al hospital pero no se sabia exactamente que la estaba ocasionando ya que no tenias tos como la ves anterior. Te empezaron a dar sueros de muchos diférentes antibioticos para cubrirte contra todas las bacterias posibles. Túvistes varias transfusiones de sangre y de plaquetas y para suerte de Mercy ella te pudo donar sangre directamente para unas de tús transfusiones ya que ella y Panchy donaron sangre y al ser O positivo como tú eran donantes compatibles. En otra ocasión Tito, Danny, Gloria, Ita, Jesús y yo (Tere) tambien donamos sangre y de todo nosotros el unico que fue compatible fue Tito. Danny tenia mucho miedo donar sangre y Gloria, Ita, Tito y Jesus nunca lo habian hecho pero sabiendo que tenian la posibilidad de poderte donar todos fueron con la ilusion que uno de ellos seria honrado en darte sangre.

Gracias a Dios que no tenias tos durante esta estadia en el hospital y pudistes acostarte en la cama el cual te era mas facil poder descansar. Ya no estabas hablando mucho, permanecias despierta pero con la mirada fija. El Martes la Doctora Burns tenia sospechas que tenias encefalitis y te empezaron medicinas nuevas para combatir este virus. Durante la madrugada del siguiente dia tú tenias la vista fijada en la ventana y no decias nada. Como a la 3 de la manana te empezaron convulsiones que me aterraron ya que tú cuerpo, especialmente el lado izquierdo, temblaba irregularmente y tús ojos parpadeaban sin control. Te aguante la mano y te abrazaba sintiendo que se me iba la vida y sintiendo tú sufrimiento y dolor. Aquellos momentos duraron una eternidad y parecia todo como en camara lenta y le preguntaba a Yuyo que porque no te podian dar algo para parar las convulsiones. Mientras tú estabas convulsionando yo pensaba que este era el final y rezaba en tú oido y era tanto el sufrimiento que yo llegue a pedirle a Dios que por favor que te llevara pero que no te dejara sufrir. Te dije que no te preocuparas por nosotros y Papi que todos ibamos a estar bien y que te fueras en paz. Después que finalmente acabaron las convulsiones porque te dieron algo para deternerlas quedastes como en estado de coma del cansancio y de todas las contraciones involuntarias que creo que duraron cerca de 45 minutos. Los 45 minutos mas largos, dolorosos y en los cuales me senti la persona mas desesperada e inútil de este mundo.

Al dia siguiente te hicieron una punción lumbar a la cual yo estaba aterrada y le decia a Yuyo que porque te tenian que hacer eso, pero era la unica manera de cerciorarse que lo que tenias era encefalitis y que las medicinas que te estaban dando fueran las correctas para la diagnosis. Yuyo fue contigo cuando te hicieron la punción lumbar y al pobrecito creo que le dolio mas que a ti. Según Yuyo tú no deberias haber sentido nada de lo que te hicieron al igual cuando te hicieron el MRI. Al regresar al cuarto del MRI tú finalmente empezastes a despertar diciendo “me metieron en una caja donde no cabia y donde habia mucha bulla y me montaron en un elefante y el elefante metia patadas horribles” Asi nos describistes todo lo que te hicieron y lo cual nosotros pensabamos que tú no estabas ni sintiendo ni escuchando. Como siempre nos volvistes a asombrar con tú picardia y la virtúd que siempre has tenido de saberlo todo, oirlo todo y estar siempre en control. No me acuerdo necesariamente como y cuando exactamente sucedieron ciertos hechos pero se que nos hicistes reir a todos muchisimos llamando al Dr. Khana “Cara de Luna” y relajearlo cada vez que venia a verte. Yo creo que al le gustaba venir ya que se divertia mucho contigo y le agradaba ver a una familia tan unida. Bautizastes tambien a la Doctora Burns como “Rosario” la de Popeye y estoy segura que la Doctora tambien llego a estimarte muchisimo al igual que todas las enférmeras que te atendieron. Siempre a todas le encantaban entrar a tú cuarto porque decian que era el cuarto que mas rico olia. Mientras estúviste consciente siempre estabas pendiente de estar limpia, fresca y oliendo a perfume y crema de coco. Al igual cuando no estabas consciente nosotros tús hijos hicimos lo mismo que tú hubieras hecho, mantenerte limpia, fresca y oliendo a perfume y cremas. Gozamos mucho tú nuevo sentido del humor y tú sarcasmo, le llamabas a Horten “La Generala” porque ella te obligaba a que te dejaras hacer los pies. A Blanqui le decias que se callara cuando con insistencia te preguntaba mil veces “Que querias comer”. Una vez le dijistes “me brindas muchas cosas pero no veo nada que me traes”, ese dia estabas bien hambrienta y te comiste el potaje de Blanqui con muchas ganas. Cuando vistes a Patrick le dijistes que era el “Nino desobediente” y cuando vistes a Pat le dijistes que era el “Hombre que hacia todo lo que el Nino le decia”. Túvimos oportúnidad de cantar juntas las canciones de Libertad Lamarque, Jurame y MadreSelva. Tambien cantastes ‘Me olvide de Vivir’.

Te cuento Mami que siempre supe que tenias unos hijos excelentes, porque de Padres excepcionales solamente pueden salir hijos excepcionales…pero Dios nos brindo esta oportúnidad de tú enférmedad como una validación de lo que sabiamos que teniamos…una familia grandiosa, unos Padres intachables y unos hermanos unidos en el amor que ustedes nos brindaron. Te puedo decir que todos tús hijos estúvimos dedicados por completo a ti, y no dudamos nunca en hacer cualquier cosa que túvieramos que hacer por ti. Es mas, nos teniamos que túrnarnos porque todos te queriamos hacer algo, ayudar con algo y compartir contigo para hacer estos momentos tan difíciles para ti lo mejor que pudieramos. Yuyo fue tú verdadero medico de cabecera ya que se quedo todas las noches en el hospital contigo velando por ti junto con una de nosotras. Yo me siento orgullosa de todos mis hermanos y se que Papi estaba conmovido viendo el cuidado que te dimos y el amor con que te lo ofrecimos. Pero Tú no te merecias nada menos por la Gran Madre que siempre has sido y siempre seras. Ojala que hubiera habido alguna forma de donarte anios de nuestras vidas para poder extender la túya. Si hubiera sido asi hubieras estado viviendo por los siglos de los siglos.

Durante esta ultima estadia en el hospital teniamos la computadora de Yuyo tocando constantemente el Rosario cantado de la Divina Misericordia y fotos túyas con la familia se desplegaban una tras la otra. Las enférmeras miraban las fotos y comentaban lo bonita que eras y la bendicion de tener una familia tan bella. A las 3 de la tarde en punto siempre rezabamos el Rosario de la Divina Misericordia y te aseguro que todos internamente estabamos rezando por tú salud, para que te pusieras bien, ya que nos ensenastes que a las 3 de la tarde es la hora de la Divina Misericordia y es cuando se pide y se implora a la Misericordia de Dios. Cada noche sin falta tambien rezabamos el Rosario en familia en tú cuarto del hospital. Durante el rezo de los rosarios Yuyo normalmente te aguantaba la mano o uno de nosotros nos parabamos a tú cabezera. Cada oportúnidad que teniamos te unjiamos la frente con aceite bendito y te haciamos la senal de la cruz diciendo ‘en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritú Santo. Durante los dos meses de tú enférmedad te repetimos todo el tiempo lo mucho que te queriamos, te tocabamos, te acariciabamos y no queriamos separarnos de ti.

Los dias buenos en el hospital comenzaron a ser menos y los dias malos, dias de fiebre y dias en los cuales no hablabas mucho aumentaron. Con tristeza y un dolor inexplicable te vimos apagarte poco a poco y aunque nos aférramos a ti y rezabamos para que todo saliera bien, Dios tenia otros planes para ti. Un plan de una vida mejor, una vida sin dolor y sin sufrimiento, una vida eterna en su compania y cuidado. Y asi te nos fuistes casi en silencio, con mi cabeza en tú pecho y tú brazo, con Blanqui aguantandote una mano, Mercy la otra, Jesús a tú cabecera y Yuyo y Horten muy cercanos a ti. Panchi se habia llevado a Papi a la casa para descansar ya que todos nos quedamos la noche anterior en el cuarto contigo acompanandote y velando tú sueno.

Te marcharstes de nuestro lado y al encuentro del Senor un Lunes Santo, Marzo 17 del 2008, a las 4 a.m. de la manana, en la fécha del cumpleanos de Horten. Te fuiste en un suspiro, te fuiste en paz, en paz con Dios y con todos. Tú rostro palido y tús labios color naranja claro reflejaban calma y serenidad. Luchastes en la batalla contra la Leucemia como tú lo hacias con todo, ‘de frente, ni un paso para atras y sin temor alguno’. Nos ensenastes que el valor esta en la fé en Dios y eso a ti nunca te falto! Perdistes la batalla contra el cancer pero ganastes la batalla Eterna y hoy por hoy sabemos que Dios te tiene en su Gloria y ahora el cielo gano una brillante estrella y Dios te tiene a ti “Nuestra Madre” como uno mas de sus Angeles Celestiales. Te quiero con toda mi vida y te querre para toda la vida. Descansa en Paz Mami y ahora cuando vaya a dormir podre ‘sonar con los angelitos’ porque tú eres Nuestro Angelito querido, Nuestro Angel de la Guarda!

Me imagino que algun dia entendere el porque de las cosas pero tambien me imagino que todo paso de la manera que a ti te hubiera gustado que pasara. Si tú túvieras que escribir tú historia y tú final de nuevo, creo que hubieras duplicado exactamente lo que paso y como paso. A ti nunca te gusto ser el centro de atracion, al contrario te dejastes para ultimas siempre, hasta en el cuidado túyo y tambien en la enférmedad y ya sabes que hacias todo rapido y no te gustaba perder tiempo. Ya ves, ni en tú enférmedad perdistes tiempo, te fuistes rapido para no hacernos sufrir mucho para no alargar lo inevitable, para no hacernos esperar, para no ser la carga que temias ser para nosotros. Siempre dijistes que solamente podia haber un enférmo a la vez y la atención para una persona a la vez! No nos distes la oportúnidad de que la atención fuera solamente en ti por eso todo fue tan rapido. Tú lo sabias y asi lo quisistes. Tú sabias que solamente se puede tener un enférmo a la vez ¡! Te preocupabas que estabamos sufriendo por ti y para evitarnos el sufrimiento y que se prolongara el dolor te fuiste rápido, muy rápido…pero las huellas que has dejado en nuestras vidas y en nuestro corazónes son inmensas, son permanentes, son inigualables, son eternas, son huellas en el alma!

Mami, nos has dejado una tristeza enorme, un gran vacio y un gran dolor pero también nos dejastes el mejor regalo que una Madre puede dar a sus hijos. Nos dejaste un Gran Testamento de Tú Fé que es un legado que cada uno de nosotros se debe de responsabilizar en promover entre sus esposos, hijos y amigos para que tú sigas viviendo en los corazónes de todo. Y que en cada momento en nuestras vidas y especialmente en los momentos mas difíciles podamos decir con fé, la enseñanza y el ejemplo que con tanto férvor nos distes durante el transcurso de tú vida, tú enfermedad y tú muerte…. “Jesús Misericordios en Ti Confio!!

“El amor de Dios no impone cargas que no podamos soportar, ni nos plantea exigencias a las que no podamos enfrentarnos. A la vez que pide, El ofrece la ayuda necesaria”.

Te Quiero con toda mi alma y corazón hasta la eternidad.


Tere