Por la madre difunta Continuamente te rezamos, Señor, por nuestra madre. La recordamos con paz y con amor ante Ti, seguros de que ella vive, como estamos seguros de que vives Tú y de que tu amor dura para siempre. La recordamos cuando estaba entre nosotros... A veces, nos parece sentir el calor y el sosiego de su presencia protectora como cuando vivía aquí, mucho más para nosotros que para sí misma. Dale, Señor, tu amor, dale tu vida. Dale tu paz. Tenla muy cerca de Ti. Sea feliz y ruegue ante Ti por nosotros. Ayúdanos a vivir lo que ella nos enseño, más con amor que con palabras. A rezarte como ella, a quererte como ella, a hacer de Ti y de los demás, igual que ella, el sentido de nuestra vida. Y si por descuido o por debilidad en algo te faltó, perdónala, Tú que sabes lo que es ser Padre y Madre y conoces como nadie el amor y el perdón sin medida ni límites... Perdónale sus faltas por lo mucho que amó a todos. Gracias, Señor, por esta oración que nos llena de paz en el recuerdo de nuestra madre. A m é n.