“Ángel de Mi Guarda”

 

     Cuando niña mi Madre a rezar me enseñaba,

          Y esta oración me repetía;

    “Angel de mi Guarda, dulce compañía,

   No me desampares ni de noche ni de día”

 

       Ese Ángel al que al cielo yo miraba

Cuando esta oración ofrecía,

       Ese Ángel el cual yo le pedía protección

      Y mis pasos noche a noche yo le confiaba

 

Ese Ángel a mi lado siempre estaba

Y en mi cama noche a noche se sentaba

Ese Ángel velaba y rezaba sin cesar por mí todos los días

Arrullando mis sueños mientras me cantaba

 

Ese Ángel mi niñez siempre protegió

Me cuido, se desvelo y por mi muchos sacrificios ofreció;

Ese Ángel le dio luz a mi vida,

Ese Ángel fue de Dios para mí la elegida

 

Ese Ángel todo me lo daba sin reproches ni lamentos

Siempre a mi lado cuidándome en todos los momentos

Sin desvanecer sin pedir nada a cambio,

Ese Ángel de la mano me llevaba y nunca sola me dejaba

 

Ese Ángel compartía mis alegrías y tristezas,

Me conocía y sabía que yo era muy traviesa

Ese Ángel de todas formas me quería

Y su amor por mí sin condiciones me ofrecía

 

Ese Ángel su amor puro me brindo

Guiando y velando cada uno de mis pasos,

Ese Ángel su gran misión en esta vida supo cumplir

Y al encuentro de Dios Nuestro Señor tuvo que partir

 

Ese Ángel al que yo de niña le rezaba

La oración del Ángel de la Guarda que con afán mi Madre me ensenaba

Ese Ángel que fue mi Guardián y protector

Ese Ángel siempre fue mi Madre, una Santa de Gran Corazón

 

Hoy cuando repito esta oración

Al cielo tengo que mirar

Porque ese Ángel que me dio la vida y conmigo estuvo noche y día,

Ese Ángel desde el cielo hoy me cuida y me da su bendición

Y hoy con dolor y llanto repito esta oración:

“Madre de Mi Alma dulce compañía

No me desampares ni de noche ni de día”!