Amor de Madre Amor inmenso, sin igual, profundo, amor bendito que en el alma siento, a quien le rinde adoración el mundo, presta a mi lira tu celeste acento. Presta a mi lira enlutecida y triste el suave aroma que de ti se exhala, que ha tu recuerdo el corazón se viste para cantarte de vistosa gala. Amor del alma, sentimiento santo, blanca, entreabierta flor de la natura, tú cubres la mujer de regio manto y la colocas en sublime altura. Que no hay ternura igual a tu ternura, sentimiento purísimo y bendito; ni hay para la mujer mayor ventura que de un hijo escuchar el primer grito. Compensación suprema que el Eterno otorga a la mujer compadecido: la gloria puso al lado del infierno y al lado del dolor el bien querido. Cuando entregada a dolorosa angustia, una mujer padece sin consuelo, como la flor abandonada y mustia que rueda a la ventura por el suelo. Cuando llora talvez desesperada teniendo en el pesar los ojos fijos, cuando al bajar incierta la mirada ve alrededor sonriéndole sus hijos. Entonces ¡Oh gran Dios! cambiase en risa, su supremo dolor, todo lo olvida, con el materno amor se diviniza y en su pecho los junta estremecida. Perdón Señor! exclama arrepentida yo debo bendecirte noche y día, que tú quisiste embellecer mi vida con ese amor, llenando el alma mía. Amor de madre!....el universo entero se siente con tu aliento embalsamado, único amor sin mancha y verdadero, sin porvenir, presente ni pasado. Amor que nada pide, nada espera, que de si mismo satisfecho vive, que la infeliz impúdica ramera como sagrada redención recibe. Amor de madre en la modesta choza, en la humilde casita del obrero, del rico en la mirada voluptuosa, amor, amor del universo entero. Ama la madre el hijo cuando siente que su seno de un ser está animado, lo idealiza, lo sueña, lo presiente, mientras llega el instante tan deseado. Nace, y al contemplarlo temblorosa, en la embriaguez de su pasión inmensa, lo abraza, lo contempla, lo reboza, loca lo adora y en amarlo piensa. Las noches pasa en inquietud constante, olvidando su propio sufrimiento, lo mueve, lo acaricia palpitante, y se inquieta al más leve movimiento. Pasan los años y el hermoso niño crece, arrullado por su amor de madre, y le forma un edén con su cariño, y más le adora si le falta padre. Si sola tiene que velar su suerte, con que empeño tan tierno lo ha criado! se juzga grande, se contempla fuerte, y olvida su dolor y su pasado. Con frente erguida en su morada pobre a Dios le dice de esperanza llena, Señor, Señor, que tu bondad le sobre para él la dicha, para mi la pena. Si el niño ingrato el abnegado empeño de la madre infeliz olvida un día, ella, intranquila, velará su sueño, a Dios alzando su plegaria pía. Y siempre lo amará!....bendito sea el amor de una madre, sin segundo sentimiento del alma, que campea con todos los amores en el mundo. Ama la madre al ser a quien da vida, como la casta virgen a Jesús, es el hijo la antorcha de su vida su fe cristiana, su fulgente luz. Hijo, dice la madre desgraciada, hijo, dice también la noble esposa; hijo, repite en la modesta choza la ignorante mujer asalariada! El mismo grito en toda la natura!.... grito que a Eva pobre y maldecida, la hizo feliz en su morada oscura, que fue con este grito embellecida. Amor de madre religioso y santo, sol que alumbra mi espíritu abatido, por ti secóse mi ardoroso llanto, y la tierra en Edén se ha convertido. Con mis hijos la vida es tan hermosa!.... quiero vivir para gozar con ellos, velar por su existencia cuidadosa, y trenzar sonriendo sus cabellos. Besar sus ojos, que mi ser reflejan a mi pecho estrecharles conmovida, llamarlos en la noche si se quejan, y que me llamen madre: esta es la vida! ¡Gracias! ¡gracias! Señor Omnipotente gracias porque me diste ese tesoro! también mis hijos doblarán su frente para adorarte como yo te adoro! Amelia Denis de Icaza