Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Patagrande en la Florida

Por Virgilio Sanchez-Ocejo

Aquí, en la Florida, al Patagrande se le ha llamado el "FLORIDA SKUNK APE". El nombre Skunk (mofeta) le viene por el mal olor que tiene; una combinación a mofeta con huevos podridos y estiercol húmedos. La criatura ha sido generalmente descrita tener cerca de 7 piesde altura y pesar unas 300 libras. La zona comprendida entre Homestead, Lago Okeechobee y Fort Myres es donde más se han visto. Muy facilmente puede esconderse en esta parte del Everglade, la vegetación es tan tupida que con unos pasos Ud. puede esconderse sin ser visto, ni siquiera desde un helicóptero volando a baja altura. Además, el pantano borra fácilmente todas las huellas. La popular leyenda del Skunk Ape ha sido parte del Everglades por décadas.

Las primeras historias cuentan que el Ejercito capturó un ejemplar y lo mantuvo cautivo en el Parque Nacional del Everglade, hasta que la criatura derrumbó una pared y se escapó. Existe docenas de reportes de avistamiento en los años 70, todos conteniendo una descripción del repugnante olor. A diferencia de los demás Patabrande, el Skunk Ape es descrito como una criatura "amigable".

En Islamorada, al sur de Miami, estuvimos siguiendo un caso de Patagrande, cuando vecinos de la isla, se quejaron a las autoridades de ruidos, tanques de basura por el suelo, y algunas ventanas rotas. La policía cerró la isla al tráfico con la esperanza de capturar al animal.
Después de horas de búsqueda, nada se encontró. Unos testigos nos afirmaron que habpian visto a un Patagrande por la isla.


Foto del SKUNK APE de la Florida

En el verano de 1967, a las 2 de la madrugada. Se encontraba pescando a la entrada del Puerto de Miami, el Sr. Antonio Martín, cuando vió un chapoteo en el agua. Pensó que se trataba de un buseador submarino, pero cual fue su asombro cuando salió del océano un corpulento animal, que calculó tendría unos 8 pies de altura y pesaría unas 400 libras.

"La cabeza; cara, ojos y orejas, como un mono. El cuerpo lo tenía cubierto con un pelo muy negro, los brazos le llegaban más abajo de las rodillas, las manos y los pies muy grandes. Un bombillo en una pequeña casa alumbraba el lugar. Cuando salió del agua caminó arrastrando el pie izquierdo haciendo un círculo alrededor mío. Había una pequeña cerca, de unos 3 pies de alto, y no le costo ningún trabajo pasarla. El animal se paró a unos 10 pies frente a mi porespacio de un minuto, emitiendo un sonido gutural. En esos momentos las luces de un carro patrullero de la policía lo iluminó, y la criatura continuó su camino haciendo el círculo alrededor mío, arrastrando su pierna izquierda. Al llegar al otro lado de la orilla, saltó al mar, desapareciendo en la noche. Los dos policías llegaron, pistolas en mano, uno de ellos me preguntó que había pasado y yo le expliqué. El otro policía me dijo que ya sabían del animal y que ellos sospechaban venía del otro lado del canal." refiriéndose a la Isla Fisher, enfrente del Government Cut. En ese tiermpo, esa isla no estaba habitada y estaba cubierta por un manglar. " Cuando llegué a mi casa juré abandonar mi deporte favorito, la pesca." nos dijo. En la actualidad el Sr. Antonio Martín esta retirado y vive el Las Vegas, Nevada.

En Julio de 1977, el Sr. Hector Abascal, de 26 años y el Sr. Jorge Porte, de 25 años, sedirigían por la carretera 75, conocida como Everglades Parkway cerca de Naples hacia Disney World en Orlando, y nos reportan:

"Se nos ponchó una de las ruedas traseras del auto donde viajabamos, cerca de Naples, eran más de las 11 de la noche. Bajamos del auto y comenzamos la tarea de cambiar la goma. Abrí el baul y sacamos el repuesto y las herramientas. Jorge comezó a aflojar los tornillos de la rueda pochada" nos dijo Hector.

"Ambos comenzamos a sentir un fuerte olor muy desagradable, lo comparamos con algo podrido, al mismo tiempo, escuchamos una respiración fuerte y unas fuertes pisadas. Miré al otro lado de la carretera y vi a éste gigantesco símeo, iluminado por la luz del baul del auto, cruzando la carretera hacia nosotros. Me volví a Jorge y éste estaba ya corriendo carretera abajo. Me paré, con la herramienta de cambiar la rueda en las manos como defensa. El animal ya estaba frente a mí. Me sentí paralizado. El animal me miró, dio media vuelta y continuó su camino, hacia el Norte, internandose en los matorrales. Jorge regresó, nos montamos en el auto sin decir una palabra y nos alejamos velozmente de allí sin llegar a cambiar la goma ponchada."
Según la descripción, el Patagrande tendría de 7 a 8 piés de estatura. Un olor muy fuerte como a huevo podrido. Respiraba fuertemente. Tenía la forma de una persona con la cara de un mono. Su cuerpo estaba cubierto por un espeso pelo oscuro.

Lugar: Ochopee. Fecha: Julio 21, 1997. Vince Doerr, Jefe de los Bomberos de esa localidad situada a 75 millas al oeste de Miami, informó haber visto y fotografiado un Patagrande de 7 pies de alto atravezando Burn Road, cerca de su casa e internandose en el Everglade.
"Iba manejando cuando, frente a mí, a unos 800 pies, una cosa alta de color marrón cruzó el camino corriendo. No era un oso, de eso estoy seguro. Corrió hacia los bosques." aseguró.
Las autoridades locales dieron el permiso para hacer pública esta foto.


Foto tomada por Vince Doerr. En el círculo, el SKUNK APE

Lugar: Ochopee. Fecha: Julio 23, 1997. Don Rowland, de 54 años, un guía turístico de los Everglades, dijo que llevaba a seis turistas británicos por Turner River Road, cuando divisaron al Patagrande corriendo junto a los cipreses del lado oeste del camino, unas dos millas al norte de Tamiami Trail. "Parecía un mono de 7 pies de altura ( 2 metros ), su cuerpo cubierto con un pelo largo color carmelita. Desapareció en la maleza." declaró.

Lugar: Marco Island. Fecha: Julio 24, 1997. Un guía turístico de Naples Trolley Tour avistó al misterioso Patagrande. Hubo informes de otros operadores de excursiones que recorren uno de los mejores lugares del sur de la Florida para ver la vida silvestre; el Turner River Road. La carretera estatal no pavimentada atraviesa cenegales con multitud de cipreses cargados de musgo negro y plantas colgantes.

Lugar: Lynne. Fecha: Julio 25, 1997. En Half Moon Lake, una localidad situada a 14 millas ( 21 kilómetros ) al este de Ocala, estaban acampados la familia Blair. Los dos hijos del matrimonio habían regresado de explorar el lugar diciendo que se habían topado con un gorila.
El Sr. Brian Blair salió a investigar y pudo ver a un Patagrande de rodillas tomando agua en un arroyo. El Patagrande huyo al bosque cuando sintió la presencia del ser humano.


David Shealy, mostrando las dos huellas de yeso de 13.5 pulgadas
pertenecientes al FLORIDA SKUNK APE

Lugar; Ochopee. Fecha; Septiembre 9, 1997. David Shealy, dueño del Florida Panther Gift Shop y del lugar para acampar Trail Lakes, piensa que el Skunk Ape es real. No solo le ha tomado fotos sino que muestra en su Gift Shop dos huellas de yeso, de 13.5 pulgadas, tomadas cerca de la carretera estatal Turner River Road, como prueba. Shearly dice que la criatura se alimenta de vegetales, especialmente de frijoles, y no pierde la esperanza de cazar uno. Shealy cuenta que unos cazadores le dijeron que un Skunk Ape se cayó del techo en medio de la cabaña donde dormían, pero mientras trataron de armarse, el Patagrande arrancó una ventana de la pared y escapó hacia el Everglades.

Robert Smith, investigador privado trabajando para la Bigfoot Research Organization, declaró que los avistamientos son auténticos. "Como grupo científico, vine a ver si todo era una farsa." dijo Smith. "Con el calor tan intenso y los mosquitos, no puedo creer que sea alguien con un traje de gorila. En el pantano -Everglades- si no te atacan los insectos y los cocodrilos, lo hace las serpientes moccassin de agua." aseguró


Ultima foto tomada por David Shealy del Patagrande

Algunos escépticos afirman que los avistamientos, hasta 10 en dos semanas, ocurren en el verano porque son los meses en que menos turistas acuden a estos lugares, y los locales se benefician ya que estas anécdotas atráen público. Por otro lado Grover Krantz, antropólogo ym conocido expero en Bigfoot, de la Universidad del Estado de Washington afirmó: " El número de avistamientos en la Florida supera en gran número a los del noroeste del Pacífico".

No nos queda más que esperar la captura de un ejemplar como prueba irrefutable de la existencia de unas criaturas que han podido sobrevivir en un mundo dominado por el hombre.

VOLVER