Para coleccionar

Breve Historia del Arte de los Argentinos

Vigésima sexta entrega (*)

Dr. Ignacio Gutiérrez Zaldivar

ALICIA CARLETTI
INQUIETANTES SUEÑOS

Mágica, fantástica, y seductora, la pintura de Alicia Carletti, como aquellos cuentos que nos leían en la infancia, tiene la virtud de encantar e inquietar al contemplador. "Alicia en el País de las Maravillas" fue su libro de cabecera y sin duda, la mágia de Lewis Carroll, surge con nueva y personal expresión en la obra de Alicia Carletti.

De chica no imaginaba que sería pintora, aunque siempre tenía a mano su caja de colores y disfrutaba ilustrando sus libros de cuentos. Su familia amaba la música y Alicia, que tocaba bien la guitarra, pensaba ser concertista o bailairna.

 

Fue al terminar la escuela primaria que descubrió su vocación y decidió estudiar Bellas Artes. Para ese entonces, guiada por una vecina, se había familiarizado con óleos y pinceles; pero debió acceder a la voluntad de sus padres e ingresar a un colegio religioso, donde pronto se destacó por cubrir los pizarrones con magníficos dibujos y por "volver locas a las monjas".

Gracias a su tozudez, dos años más tarde ingresa a una Escuela de Artes Visuales y luego a la Escuela Nacional Prilidiano Pueyrredón. Al egresar, se presentó en un certamen de pintura de San Isidro y, para su sorpresa, pues competía con artistas consagrados, obtuvo el Primer Premio.

"Desde la orilla", 1995

1946

Nace en San Isidro, Provincia de Buenos Aires.

1966

Egresa de la Escuela Nacional de Artes Visuales "A. Bologni"

1969

Obtiene el título de Profesora Nacional de Pintura en la Escuela Nacional de Bellas Artes "Prilidiano Pueyrredón"

1970

Recibe el Primer Premio del Décimo Salón Anual de Artes Plásticas de San Antonio de Areco"

1972

Realiza su primera Muestra Individual, en la Galería Lirolay, de Buenos Aires. Desde ese año expone en nuestro país y en el exterior.

1975

Es galardonada con la Mención Especial de Cultura "Bienal Santa María de los Buenos Aires", en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

1983

Realiza una exitosa presentación en la Galería Bonino de New York.

1991

Participa de la Exposición "Cincuenta Pintores Latinoamericanos" que se lleva a cabo en el Banco Interamericano de Desarrollo, en la ciudad de Nagoyá, Japón.

1995

Alicia expone en Zurbarán por primera vez en forma individual. Presentamos el libro "Más allá de la realidad" en el cual incluyo a Alicia junto a otros cuatro artistas argentinos (La Generación del Siglo XXI)

   

Entre los miembros del Jurado estaba el querido e igualable Keneth Kemble, quien entusiasmado con sus trabajos, la estimuló para que comenzara a exponer.

Así iniciaba su brillante carrera profesional en la que se sucedieron las muestras y los reconocimientos.

La obra de Alicia Carletti se articula en series en las que va elaborando las ideas plásticas que la obsesionan. Primero fueron las casas anudadas "prisioneras, solitarias y pavorosamente vacías", como escribió Manuel Mujica Láinez, en la presentación de una de sus exposiciones.

Luego fueron los hongos enormes y temibles. En la década del 80 surgieron las niñas vistiendo ropas de mujer, con los labios pintados y los zapatos desbordando por sus pequeños pies. Su modelo predilecta es su hija Venecia, nacida de su matrimonio con el pintor Jorge Álvaro.

En sus obras de los 90, las niñas comparten protagonismo con el paisaje de flores y juguetes que las rodean.


"Jugando a las Escondidas" 1994

Lirios, rosas y orquídeas proliferan, acechantes, mientras ellas navegan en inseguros barcos de papel rodeadas de muñecos de mirada equívoca. Extraños escenarios, seres y objetos tangibles e irreales al mismo tiempo, imágenes inquietantes que crea con excelente oficio.

Un día, frente al espejo, descubrió que todo podía ser igual y diferente al mismo tiempo, como en la realidad, pero al revés...

Y en esa experiencia de la infancia, que recuerda vívidamente, reside el secreto de sus imágenes.

Alicia había descubierto la ambigüedad.

Las flores pueden ser bellas y opresivas al mismo tiempo, los juguetes inocentes y amenazantes, sólo era cuestión de cambiar las reglas, alterar las proporciones y atreverse a mirar la realidad desde perspectivas inusuales. Como señalara Rafael Squirru: "Pese a la dulzura inocente de los temas hay algo de inquietante en esa belleza...".

Cuidado equilibrio en la composición, admirable el dibujo, precioso el color de sus gamas claras; poética, sugerente, refinada, y por sobre todo, buena pintura...

"Minnie", 1993

 

Próxima entrega: 100 Pintores, Sus Historias:
Ceferino Carnacini, El Espíritu del Paisaje.

(*) Especial para Magazine del Domingo. Es necesario aclarar que las imágenes insertadas en el texto lo han sido a modo de ilustración y no de reproducción.

 

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com  

ir a portada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Contador de visitas